Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002447.htm

Fórmulas para lactantes: descripción general

Durante los primeros 4 a 6 meses de vida, los lactantes únicamente necesitan leche materna o leche maternizada (fórmula) para satisfacer todas sus necesidades alimentarias. Las fórmulas para lactantes incluyen polvos, líquidos concentrados y presentaciones listas para usarse.

Fuentes alimenticias

Hay distintas fórmulas disponibles para niños menores de 12 meses de edad que no están tomando leche materna. Si bien existen algunas diferencias, las fórmulas para lactantes que se venden en los Estados Unidos cuentan con todos los nutrientes que los bebés necesitan para crecer y desarrollarse.

TIPOS DE FÓRMULAS

Los bebés necesitan hierro en sus dietas. Lo mejor es utilizar una fórmula fortificada con hierro, a menos que el pediatra le diga lo contrario.

Fórmulas a base de leche de vaca común:

  • Casi todos los bebés toleran bien las fórmulas a base de leche de vaca.
  • Estas fórmulas están hechas con proteína de leche de vaca que ha sido modificada para que sea más parecida a la leche materna. Contienen lactosa (un tipo de azúcar que se encuentra en la leche) y minerales de la leche de la vaca.
  • La fórmula también contiene aceites vegetales, además de otros minerales y vitaminas.
  • La irritabilidad y los cólicos son problemas comunes para todos los bebés. La mayoría de las veces, las fórmulas a base de leche de vaca no causan estos problemas. Esto significa que usted probablemente no necesite cambiar a una fórmula diferente si su bebé está irritable. Si no está seguro, hable con el pediatra de su hijo.

Fórmulas a base soya:

  • Se elaboran usando proteínas de la soya. No contienen lactosa.
  • La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) sugiere utilizar fórmulas a base de leche de vaca siempre que sea posible, en lugar de las fórmulas a base de soya.
  • Para los padres que no quieren que su hijo consuma proteína animal, la AAP recomienda el amamantamiento. Las fórmulas a base de soya también son una opción.
  • NO se ha demostrado que las fórmulas a base de soya ayuden con las alergias a la leche o los cólicos. Los bebés que son alérgicos a la leche de vaca también pueden ser alérgicos a la leche de soya.
  • En lactantes que presenten galactosemia, una afección infrecuente, se deben usar fórmulas a base de soya. Estas fórmulas también se pueden utilizar para bebés que no pueden digerir la lactosa, cosa que es poco común en niños menores de 12 meses.

Fórmulas hipoalergénicas (de hidrolizado de proteína):

  • Este tipo de fórmula puede ser útil para bebés que tengan alergias a la proteína de la leche y para aquellos con salpullidos o sibilancias (silbidos al respirar) causadas por alergias.
  • Las fórmulas hipoalergénicas generalmente son mucho más costosas que las comunes.

Fórmulas deslactosadas:

  • También se utilizan para galactosemia, así como para niños que no pueden digerir la lactosa.
  • Un niño que tenga una enfermedad con diarrea por lo regular no necesitará fórmula deslactosada.

Existen fórmulas especiales para bebés con ciertos problemas de salud. Su pediatra le informará si su bebé necesita una fórmula especial. No le dé estas fórmulas a menos que su pediatra lo recomiende.

  • Las fórmulas para el reflujo se espesan previamente con almidón de arroz. Por lo regular, se necesitan sólo para los bebés con reflujo que no están aumentando de peso o que están muy incómodos.
  • Las fórmulas para bebés prematuros y de bajo peso al nacer tienen calorías y minerales adicionales para satisfacer las necesidades de estos lactantes.
  • Se pueden usar fórmulas especiales para bebés con cardiopatía, síndromes de absorción deficiente y problemas para digerir la grasa o procesar ciertos aminoácidos.

Fórmulas más nuevas sin una función clara:

  • Las fórmulas para niños pequeños se ofrecen como nutrición adicional para niños que son quisquillosos para comer (comen solo algunos alimentos preferidos). Hasta la fecha, no han demostrado que sean mejores que la leche entera y las multivitaminas. También son costosas.

La mayoría de las fórmulas pueden comprarse en las siguientes formas:

  • Lista para el consume. No es necesario agregar agua; son convenientes, pero cuestan más.
  • Fórmulas líquidas concentradas. Es necesario mezclarlas con agua, pero cuestan menos.
  • Fórmulas en polvo. Deben mezclarse con agua, pero son la forma menos costosa.

Recomendaciones

La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics - AAP) recomienda que todos los bebés sean alimentados con fórmula fortificada con hierro o leche materna durante al menos 12 meses.

Su bebé tendrá un patrón de alimentación ligeramente diferente dependiendo de si es amamantado o si lo alimenta con leche maternizada.

En general, los bebés que son amamantados comen más a menudo.

Los bebés que son alimentados con leche maternizada pueden necesitar alimentarse aproximadamente de 6 a 8 veces al día.

  • Con recién nacidos, comience con 2 a 3 onzas (unos 60 a 90 ml) de leche maternizada por alimentación (para un total de 16 a 24 onzas o 470 a 710 ml al día).
  • Al igual que con el amamantamiento, la cantidad de alimentaciones disminuirá a medida que el bebé crezca, pero la cantidad de leche maternizada aumentará a aproximadamente de 6 a 8 onzas (unos 180 a 240 ml) por alimentación.
  • Entre los 4 y los 6 meses de edad, un lactante debe estar consumiendo de 28 a 45 onzas (unos 830 a 1,300 ml) de fórmula y a menudo está listo para comenzar la transición a alimentos sólidos.

La fórmula para bebés se puede usar hasta que un niño cumpla 1 año de edad. La AAP no recomienda la leche de vaca regular para niños menores de 1 año. Después del año, el niño debe recibir sólo leche entera, no desnatada ni baja en grasa.

Las fórmulas estándar contienen 20 Kcal/onza y 0.45 gramos de proteína/onza. Las fórmulas a base de leche de vaca son apropiadas para la mayoría de los bebés a término y prematuros.

Los bebés que toman suficiente fórmula y están aumentando de peso por lo regular no necesitan vitaminas ni minerales adicionales. El médico o la enfermera le pueden recetar fluoruro extra si la fórmula la están preparando con agua que no ha sido fluorada.

Nombres alternativos

Alimentación con biberón; Alimentación con fórmula (leche maternizada o artificial)

Referencias

Labiner-Wolfe J, Fein SB, Shealy KR. Infant formula - handling education and safety. Pediatrics. 2008;122 Suppl 2:S85-S90. PMID: 18829836 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18829836.

O'Connor NR. Infant formula. Am Fam Physician. 2009;79:565-70. PMID: 19378873 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19378873.

Stettler N, Bhatia J, Parish A, Stallings VA. Feeding healthy infants, children, and adolescents. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 42.

Actualizado 5/11/2015

Versión en inglés revisada por: Liora C Adler, MD, Pediatric ER, Joe DiMaggio Childeren’s Hospital, Hollywood, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados