Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001386.htm

Leishmaniasis

Es una enfermedad infecciosa transmitida por la picadura del flebótomo o mosquito simúlido hembra.

Causas

La leishmaniasis es causada por un parásito diminuto de nombre protozoo leishmania. Los protozoos son organismos compuestos de una sola célula.

Las formas diferentes de leishmaniasis son:

  • La leishmaniasis cutánea afecta la piel y las membranas mucosas. Las llagas en la piel por lo regular comienzan en el sitio de la picadura del flebótomo. En algunas personas, se pueden desarrollar llagas en las membranas mucosas.
  • La leishmaniasis sistémica o visceral afecta el cuerpo entero. Esta forma ocurre de 2 a 8 meses después de que la persona es picada por el flebótomo. La mayoría de las personas no recuerdan haber tenido una llaga en la piel. Esta forma puede llevar a complicaciones mortales. Los parásitos dañan al sistema inmunitario disminuyendo la cantidad de células que combaten enfermedades.

Se ha informado de casos de leishmaniasis en todos los continentes, a excepción de Australia y la Antártida. En los países de América, la enfermedad puede encontrarse en México y Suramérica. También se han reportado casos en el personal militar que regresó del Golfo Pérsico.

Síntomas

Los síntomas de la leishmaniasis cutánea dependen de dónde están localizadas las lesiones y pueden incluir:

  • Dificultad para respirar
  • Llagas en la piel que pueden convertirse en una úlcera cutánea que sana muy lentamente
  • Congestión, goteo y hemorragia nasal
  • Dificultad para deglutir
  • Úlceras y desgaste (erosión) en la boca, la lengua, las encías, los labios, la nariz y el tabique nasal

En los niños, la infección visceral sistémica empieza generalmente de una manera súbita con:

Los adultos por lo general presentan una fiebre que dura de 2 semanas a 2 meses, acompañada de síntomas como fatiga, debilidad e inapetencia. La debilidad aumenta a medida que la enfermedad empeora.

Otros síntomas de la leishmaniasis visceral sistémica pueden incluir:

  • Molestia abdominal
  • Fiebre que dura semanas (puede aparecer y desaparecer en ciclos)
  • Sudores fríos
  • Piel escamosa, grisácea, oscura y pálida
  • Adelgazamiento del cabello
  • Pérdida de peso

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica lo examinará y puede descubrir que su bazo, su hígado y sus ganglios linfáticos están agrandados. Le preguntarán si recuerda haber sido picado por flebótomos, o si ha visitado un área en la que la leishmaniasis es común.

Los exámenes que se pueden hacer para diagnosticar la afección incluyen:

Otros exámenes que se pueden realizar incluyen:

Tratamiento

Los compuestos que contienen antimonio son los medicamentos principales utilizados para tratar la leishmaniasis. Estos incluyen:

  • Antimoniato de meglumina
  • Estibogluconato de sodio

Otros medicamentos que se pueden utilizar incluyen:

  • Anfotericina B
  • Ketoconazol
  • Miltefosina
  • Paromomicina
  • Pentamidina

Puede necesitarse una cirugía plástica para corregir la desfiguración causada por las llagas en la cara (leishmaniasis cutánea).

Expectativas (pronóstico)

Las tasas de curación son altas con los medicamentos apropiados, mayormente cuando el tratamiento se inicia antes de que afecte al sistema inmunitario. La leishmaniasis cutánea puede causar desfiguración.

La muerte por lo regular es causada por complicaciones, como otras infecciones, y no por la enfermedad en sí. A menudo, ocurre en un período de 2 años.

Posibles complicaciones

La leishmaniasis puede causar lo siguiente:

  • Sangrado (hemorragia)
  • Infecciones mortales debido a daño en el sistema inmunitario
  • Desfiguración facial

Cuándo contactar a un profesional médico

Comuníquese con su proveedor de atención si tiene síntomas de leishmaniasis después de haber visitado un área en donde se sabe que se presenta la enfermedad.

Prevención

Tomar medidas para evitar las picaduras de los mosquitos simúlidos o flebótomos puede ayudar a prevenir la leishmaniasis:

  • Coloque doseles de malla fina alrededor de las camas (en áreas donde se presenta la enfermedad)
  • Ponga mallas en las ventanas
  • Use repelentes de insectos
  • Use ropa protectora

Las medidas de salud pública para reducir los flebótomos son importantes. No existen vacunas ni medicamentos que prevengan la leishmaniasis.

Nombres alternativos

Kala-azar; Leishmaniasis cutánea; Leishmaniasis visceral; Leishmaniasis del viejo mundo; Leishmaniasis del nuevo mundo

Referencias

Aronson NE, Copeland NK, Magill AJ. Leishmania species: visceral (kala-azar), cutaneous, and mucosal leishmaniasis. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2020:chap 275.

Bogitsh BJ, Carter CE, Oeltmann TN. Blood and tissue protistans I: hemoflagellates. In: Bogitsh BJ, Carter CE, Oeltmann TN, eds. Human Parasitology. 5th ed. London, UK: Elsevier Academic Press; 2019:chap 6.

Ultima revisión 8/25/2019

Versión en inglés revisada por: Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.