Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001224.htm

Síndrome compartimental

Es una afección seria que implica aumento de la presión en un compartimento muscular. Puede llevar a daño en nervios y músculos, al igual que problemas con el flujo sanguíneo.

Causas

Capas gruesas de tejido, denominadas fascia, separan grupos de músculos entre sí en los brazos y en las piernas. Dentro de cada capa de fascia se encuentra un espacio confinado, llamado compartimento. Este compartimento incluye tejido muscular, nervios y vasos sanguíneos. La fascia rodea estas estructuras de manera similar a como los cables están cubiertos por un material aislante.

La fascia no se expande. Cualquier inflamación en un compartimento ocasionará aumento de presión en esa área. Esta presión elevada oprime los músculos, los vasos sanguíneos y los nervios. Si esta presión es lo suficientemente alta, el flujo de sangre al compartimento se bloqueará. Esto puede ocasionar lesión permanente en los músculos y los nervios. Si la presión se prolonga durante un tiempo considerable, el músculo puede morir y el brazo o la pierna no funcionarán más. Es posible que se necesite cirugía o incluso amputación para corregir el problema.

El síndrome compartimental agudo puede ser ocasionado por:

  • Traumatismo, como por una lesión por aplastamiento o cirugía
  • Fractura ósea
  • Músculo con muchos hematomas
  • Torcedura grave
  • Yeso o vendaje que está muy apretado

El síndrome compartimental prolongado (crónico) puede ser causado por actividades repetitivas como correr. La presión en un compartimento únicamente se incrementa durante esa actividad y disminuye después de que dicha actividad se ha detenido.

El síndrome compartimental es más común en la parte inferior de la pierna y en el antebrazo. También puede presentarse en la mano, el pie, el muslo y en la parte superior del brazo.

Síntomas

Los síntomas del síndrome compartimental no son fáciles de detectar. Con una lesión sería, los síntomas pueden convertirse en graves dentro de unas pocas horas.

Los síntomas pueden incluir:

  • Disminución de la sensibilidad, entumecimiento, hormigueo, debilidad del área afectada
  • Palidez de la piel
  • Dolor intenso que no desaparece después de tomar analgésicos o elevar el área afectada
  • Hinchazón o incapacidad para mover la parte afectada

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica realizará un examen físico y haré preguntas acerca de los síntomas, enfocándose en el área afectada. Para confirmar el diagnóstico, el proveedor posiblemente tenga que medir la presión en el compartimento. Eso se hace empleando una aguja colocada dentro del área del cuerpo. Este examen se debe realizar durante y después de una actividad que ocasione dolor.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es prevenir el daño permanente. En caso de síndrome compartimental agudo, se requiere cirugía inmediatamente. El hecho de demorar la cirugía puede llevar a un daño permanente. Esta cirugía se denomina fasciotomía e involucra el corte de la fascia y el músculo para aliviar la presión.

En caso de síndrome compartimental crónico:

  • Si el yeso o el vendaje están muy apretados, se deben cortar o aflojar para aliviar la presión
  • Detener la actividad o ejercicio repetitivos, o cambiar la manera de realizarlos
  • Elevar el área afectada a la altura del corazón para disminuir la hinchazón

Expectativas (pronóstico)

Con un diagnóstico y tratamiento oportunos, el pronóstico es excelente y los músculos y nervios que se encuentran dentro del compartimento se recuperarán. Sin embargo, el pronóstico general estará determinado por la lesión que llevó al síndrome.

Si el diagnóstico se retrasa, se puede presentar una lesión permanente en el nervio y pérdida de la función muscular. Esto es más común cuando la persona lesionada está inconsciente o demasiado sedada y es incapaz de quejarse del dolor. La lesión permanente del nervio puede ocurrir después de 12 a 24 horas de compresión.

Posibles complicaciones

Las complicaciones incluyen lesión permanente a los nervios y los músculos que puede llegar a deteriorar su desempeño de manera dramática. Esto se denomina contractura isquémica de Volkmann si se presenta en el antebrazo.

En casos más graves, se puede requerir la amputación.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor de inmediato si ha sufrido una lesión y presenta hinchazón severa o dolor que no mejora con analgésicos.

Prevención

Probablemente no haya ninguna forma de prevenir esta afección. El diagnóstico y tratamiento oportunos ayudan a prevenir muchas de las complicaciones.

Si usted usa yeso, acuda al proveedor o a la sala de urgencias si el dolor por debajo del yeso aumenta, incluso después de haber tomado analgésicos y haber elevado la zona.

Nombres alternativos

Fractura - síndrome compartimental; Cirugia - síndrome compartimental; Traumatismo - síndrome compartimental; Hematoma muscular - síndrome compartimental; Fasciotomía - síndrome compartimental

Referencias

Chung J, Modrall JG. Compartment syndrome. In: Cronenwett JL, Johnston KW, eds. Rutherford's Vascular Surgery. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 163.

Jobe MT. Compartment syndrome and Volkmann contracture. In: Canale ST, Beaty JH, eds. Campbell Operative Orthopaedics. 12th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2013:chap 74.

Stevanovic MV, Sharpe F. Compartment syndrome and Volkmann ischemic contracture. In: Wolfe SW, Hotchkiss RN, Pederson WC, Kozin SH, Cohen MS, eds. Green's Operative Hand Surgery. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 51.

Ultima revisión 9/22/2016

Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados