Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000953.htm

La nicotina y el tabaco

La nicotina que contiene el tabaco puede ser adictiva como el alcohol, la cocaína y la morfina.

Causas

El tabaco es una planta cultivada por sus hojas, las cuales se fuman, se mastican o se inhalan.

  • El tabaco contiene un químico llamado nicotina. La nicotina es una sustancia adictiva.
  • Millones de personas en los Estados Unidos han sido capaces de dejar de fumar. Aunque la cantidad de fumadores de cigarrillo en los Estados Unidos ha bajado en los años recientes, la cantidad de consumidores de tabaco sin humo ha subido constantemente. Los productos del tabaco sin humo se colocan ya sea en la boca, la mejilla o el labio y se chupan o se mastican, o se colocan en las fosas nasales. La nicotina de estos productos se absorbe en la misma proporción que el tabaco que se fuma y la adicción es igualmente muy fuerte.

Tanto el consumo de tabaco para fumar como del tabaco sin humo ofrecen muchos riesgos para la salud.

Síntomas

El uso de la nicotina puede tener muchos efectos diferentes en el cuerpo. Puede:

  • Disminuir el apetito; el temor a aumentar de peso hace que muchas personas no quieran dejar de fumar.
  • Estimular el estado anímico, dar a las personas una sensación de bienestar y quizás incluso aliviar la depresión menor.
  • Incrementar la actividad en el intestino.
  • Crear más saliva y flema.
  • Incrementar la frecuencia cardíaca alrededor de 10 a 20 latidos por minuto.
  • Incrementar la presión arterial a 5 a 10 mmHg.
  • Posiblemente causar sudoración, náuseas y diarrea.
  • Estimular la memoria y la vigilia; las personas que consumen tabaco con frecuencia dependen de este para ayudarlos a cumplir ciertas tareas y desempeñarse bien.

Los síntomas de abstinencia de nicotina aparecen al cabo de 2 a 3 horas después del último consumo de tabaco. Las personas que fumaron por más tiempo o que fumaban una cantidad mayor de cigarrillos al día son más propensas a tener síntomas de abstinencia. Para quienes están dejando de fumar, los síntomas alcanzan su máximo aproximadamente de 2 a 3 días más tarde. Los síntomas comunes incluyen:

  • Un deseo vehemente de nicotina
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Somnolencia o problemas para dormir
  • Malos sueños y pesadillas
  • Sentir tensión, inquietud o frustración
  • Dolores de cabeza
  • Incremento del apetito y aumento de peso
  • Dificultad para concentrarse

Usted puede notar algunos o todos estos síntomas al cambiar los cigarrillos regulares por cigarrillos con contenido bajo de nicotina o cuando reduce la cantidad de cigarrillos que fuma.

Tratamiento

Es difícil dejar de fumar o de consumir tabaco que no se fuma, pero cualquiera puede hacerlo. Hay muchas maneras de dejar de fumar.

También hay recursos para ayudarlo a dejar el tabaco. Los familiares, los amigos y los compañeros de trabajo pueden servir de apoyo. Dejar el tabaco es difícil si usted está intentando hacerlo solo.

Para tener éxito, realmente tiene que tener el deseo de dejar de fumar. La mayoría de las personas que han dejado de fumar lo intentaron sin éxito por lo menos una vez en el pasado. Trate de no ver los intentos anteriores como fracasos. Véalos como experiencias de aprendizaje.

A la mayoría de los fumadores les resulta difícil romper todos los hábitos que han creado en torno al fumar.

Un programa para dejar de fumar puede mejorar sus probabilidades de éxito. Estos programas se ofrecen en hospitales, secretarías de salud, centros comunitarios, lugares de trabajo y organizaciones nacionales.

La terapia de reemplazo de nicotina también puede ser útil. Esto implica el uso de productos que suministran dosis bajas de nicotina, pero ninguna de las toxinas presentes en el humo. Los reemplazos de la nicotina vienen en forma de:

  • Goma de mascar
  • Inhaladores
  • Pastillas para la garganta
  • Aerosol nasal
  • Parche cutáneo

Muchos tipos de reemplazos de nicotina pueden conseguirse sin receta médica. El objetivo es aliviar los deseos vehementes por la nicotina y mitigar los síntomas de la abstinencia.

Los expertos de la salud advierten que los cigarrillos electrónicos no son una terapia de reemplazo para el tabaco. No se sabe exactamente cuánta nicotina hay en los cartuchos de los cigarrillos electrónicos, ya que la información en la etiqueta suele ser incorrecta.

Su proveedor de atención médica también le puede recetar otros medicamentos para ayudarle a dejar de fumar y evitar que recaiga de nuevo.

Grupos de apoyo

Su proveedor de atención puede recomendarle programas para dejar de fumar. Estos programas se ofrecen en hospitales, secretarías de salud, centros comunitarios, lugares de trabajo y organizaciones nacionales.

Expectativas (pronóstico)

Las personas que están tratando de dejar de fumar con frecuencia se desaniman cuando no tienen éxito la primera vez. La investigación muestra que cuantas más veces se intente, mayores probabilidades tendrá de tener éxito. Si usted empieza a fumar de nuevo después de haber tratado de dejarlo, no se rinda. Observe lo que funcionó o no funcionó, piense en nuevas maneras de dejar de fumar y vuelva a intentarlo.

Posibles complicaciones

Hay muchas más razones para dejar de consumir tabaco. Conocer los riesgos graves del consumo de tabaco para la salud puede ayudar a motivarlo para que deje de fumar. El tabaco y los productos químicos relacionados pueden aumentar su riesgo de muchos problemas graves de salud como cáncer, enfermedad pulmonar y ataque cardíaco

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor de atención médica si tiene deseos de dejar de fumar o si ya lo ha hecho y está experimentando los síntomas de la abstinencia. Su proveedor de atención puede ayudar a recomendarle tratamientos.

Nombres alternativos

Abstinencia de la nicotina; Abstinencia y adicción a la nicotina por el tabaquismo; Adicción a la nicotina por el tabaco sin humo (que no se fuma); Fumar cigarros; Fumar pipa; Tabaco rapé; Consumo de tabaco; Tabaco masticable; Tabaco y la adicción a la nicotina

Referencias

Benowitz NL, Brunetta PG. Smoking hazards and cessation. In: Broaddus VC, Mason RJ, Ernst JD, et al., eds. Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 46.

Rakel RE, Houston T. Nicotine addiction. In: Rakel RE, Rakel DP, eds. Textbook of Family Medicine. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 49.

U.S. Preventive Services Task Force. Behavioral and pharmacotherapy interventions for tobacco smoking cessation in adults, including pregnant women: U.S. Preventive Services Task Force reaffirmation recommendation statement. Ann Intern Med. 2015 Sep 22. doi: 10.7326/M15-2023. PMID: 26389730 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26389730.

Actualizado 8/29/2015

Versión en inglés revisada por: Laura J. Martin, MD, MPH, ABIM Board Certified in Internal Medicine and Hospice and Palliative Medicine, Atlanta GA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados