Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000888.htm

Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)

La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es una infección del útero (matriz), los ovarios o las trompas de Falopio.

Causas

La EIP es una infección causada por bacterias. Cuando las bacterias de la vagina o el cuello uterino viajan hasta el útero, las trompas de Falopio o los ovarios, pueden causar una infección.

La mayoría de las veces, las bacterias de clamidia y gonorrea causan la EIP. Estas son infecciones de transmisión sexual (ITS). Tener relaciones sexuales sin protección con alguien que tenga una ITS puede causar EIP.

Las bacterias que se encuentran normalmente en el cuello uterino pueden viajar al útero y las trompas de Falopio durante un procedimiento médico como:

En los Estados Unidos, cerca de 1 millón de mujeres al año adquiere EIP. Alrededor de 1 de cada 8 mujeres adolescentes sexualmente activas presentará EIP antes de los 20 años.

Usted es más propensa a desarrollar EIP si:

  • Tiene un compañero sexual con gonorrea o clamidia.
  • Tiene relaciones sexuales con muchas personas diferentes.
  • Ha tenido una ITS.
  • Ha tenido recientemente EIP.
  • Le han puesto recientemente un DIU.
  • Ha tenido actividad sexual antes de los 20 años.

Síntomas

Los síntomas más comunes de la EIP incluyen:

  • Fiebre
  • Dolor o sensibilidad en la pelvis, la parte baja del abdomen o la parte baja de la espalda
  • Secreción vaginal con color, consistencia u olor anormal

Otros síntomas que pueden ocurrir con la EIP:

  • Sangrado después de la relación sexual
  • Escalofríos
  • Sentirse muy cansada
  • Dolor al orinar
  • Micción frecuente
  • Cólicos menstruales que duele más de lo habitual o dura más de lo normal
  • Sangrado o manchado inusual durante el periodo
  • Falta de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Ausencia de la menstruación
  • Relaciones sexuales dolorosas

Usted puede tener una EIP y no presentar síntomas severos. Por ejemplo, la clamidia puede causar EIP sin síntomas. Las mujeres que tienen un embarazo ectópico o infertilidad a menudo padecen EIP causada por clamidia. Un embarazo ectópico es cuando el óvulo crece por fuera del útero. Esto pone en peligro la vida de la madre.

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica puede hacer un examen de la pelvis para detectar: 

  • Sangrado del cuello uterino. Es la abertura hacia el útero.
  • Flujo que sale del cuello uterino.
  • Dolor cuando se toca el cuello uterino.
  • Sensibilidad en el útero, las trompas de Falopio o los ovarios.

Le pueden hacer exámenes de laboratorio para buscar signos de infección generalizada:

Otros exámenes incluyen:

  • Exudado de la vagina o el cuello uterino. Esta muestra se analizará para detectar gonorrea, clamidia u otras causas de EIP.
  • Ultrasonido o tomografía computarizada de la pelvis para averiguar qué más puede estar causando los síntomas. La apendicitis o las cavidades de infección alrededor de las trompas y los ovarios, llamados abcesos tubo-ováricos (ATO) pueden causar síntomas similares.
  • Prueba de embarazo

Tratamiento

Con frecuencia, su proveedor le suministrará antibióticos mientras espera los resultados del examen.

Si usted tiene EIP leve:

  • Su proveedor le aplicará una inyección que contiene un antibiótico.
  • Se le enviará a casa con pastillas de antibióticos para tomarlos hasta por dos semanas.
  • Usted necesitará asistir a un control cuidadoso con su proveedor.

Si usted tiene EIP más grave:

  • Puede requerir hospitalización.
  • Le pueden dar antibióticos por vía intravenosa (IV).
  • Posteriormente, le pueden dar pastillas de antibióticos por vía oral.

Existen muchos antibióticos diferentes que pueden tratar la EIP. Algunos son seguros para mujeres embarazadas. El tipo de antibiótico que tome depende de la causa de la infección. Puede recibir un tratamiento diferente si tiene gonorrea o clamidia.

Si su EIP es provocada por una infección de transmisión sexual como la gonorrea o la clamidia, su pareja sexual también debe recibir tratamiento.

  • Si usted tiene más de una pareja sexual, todas deben recibir tratamiento.
  • Si su pareja no recibe tratamiento, lo puede infectar otra vez, o puede infectar a otras personas en el futuro.
  • Tanto usted como su pareja deben terminar de tomar todos los antibióticos recetados.
  • Use condones hasta que ambos hayan terminado de tomar los antibióticos.

Posibles complicaciones

Las infecciones por EIP pueden causar cicatrización en los órganos pélvicos. Esto puede llevar a:

Si usted tiene una infección grave que no mejora con antibióticos, es posible que necesite cirugía.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si:

  • Tiene síntomas de EIP.
  • Piensa que ha estado expuesta a una infección de transmisión sexual.
  • El tratamiento para una infección de transmisión sexual actual no parece estar funcionando.

Prevención

Reciba tratamiento oportuno para las ITS.

Usted puede prevenir la EIP practicando relaciones sexuales seguras.

  • La única manera absoluta de prevenir una ITS es no tener relaciones sexuales (abstinencia).
  • Usted puede reducir el riesgo teniendo relaciones sexuales solo con una persona. A esto se denomina ser monógamo.
  • Su riesgo también disminuirá si usted y sus parejas sexuales se realizan exámenes de ITS antes de comenzar una relación.
  • Usar un condón cada vez que tenga relaciones sexuales también reduce el riesgo.

Debajo se detallan formas en las que se puede reducir el riesgo de EIP:

  • Hacerse exámenes regulares de detección de ITS.
  • Si se trata de una nueva pareja, háganse examinar antes de comenzar a tener relaciones sexuales. Los exámenes pueden detectar infecciones que no están causando síntomas.
  • Si usted es una mujer sexualmente activa de 24 años o menos, debe hacerse exámenes todos los años de clamidia y gonorrea.
  • Todas las mujeres con nuevos compañeros sexuales o compañeros sexuales múltiples también deben examinarse.

Nombres alternativos

EIP; Ooforitis; Salpingitis; Salpingo - ooforitis; Salpingo - peritonitis

Referencias

McKinzie J. Sexually transmitted diseases. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 88.

Smith RP. Pelvic inflammatory disease (PID). In: Smith RP, ed. Netter's Obstetrics & Gynecology. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 155

Workowski KA, Berman S; Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2015. MMWR Recomm Rep. 2015;64(RR-03):1-137. PMID: 26042815 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26042815.

Ultima revisión 8/26/2017

Versión en inglés revisada por: Peter J Chen, MD, FACOG, Associate Professor of OBGYN at Cooper Medical School at Rowan University, Camden, NJ. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.