Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000166.htm

Pericarditis después de un ataque cardíaco

La pericarditis es la hinchazón e inflamación de la cubierta del corazón (pericardio). Se puede presentar en los días o semanas siguientes a un ataque cardíaco.

Pericardio

Causas

Se pueden presentar dos tipos de pericarditis después de un ataque cardíaco.

Pericarditis temprana: esta forma ocurre con mayor frecuencia al cabo de 1 a 3 días después de un ataque cardíaco. Se presenta hinchazón e inflamación a medida que el cuerpo trata de limpiar el tejido cardíaco enfermo.

Pericarditis post-IM

Pericarditis tardía: también se denomina síndrome de Dressler. Asimismo, se le conoce como síndrome de lesión poscardíaca o pericarditis poscardiotomía. Casi siempre ocurre varias semanas o meses después de un ataque cardíaco, cirugía cardíaca u otro traumatismo al corazón. También puede suceder una semana después de una lesión al corazón. Se cree que el síndrome de Dressler sucede cuando el sistema inmunitario ataca el tejido cardíaco sano por error.

Los factores que incrementan su riesgo de pericarditis incluyen:

Síntomas

Los síntomas incluyen:

  • Ansiedad
  • Dolor torácico por el roce del pericardio inflamado con el corazón. El dolor puede ser agudo, tirante u opresivo y se puede irradiar al cuello, el hombro o el abdomen. Adicionalmente, el dolor puede empeorar con la respiración y puede desaparecer al inclinarse hacia adelante, pararse o sentarse erguido.
  • Problemas para respirar
  • Tos seca
  • Frecuencia cardíaca rápida (taquicardia)
  • Fatiga
  • Fiebre (común con el segundo tipo de pericarditis)
  • Malestar (indisposición general)
  • Sujetarse las costillas (inclinarse o sujetar el tórax) con la respiración profunda

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica escuchará el corazón y los pulmones con un estetoscopio. Se puede presentar un sonido de fricción (llamado roce pericárdico, que no se debe confundir con un soplo). Los ruidos cardíacos en general pueden ser débiles o escucharse distantes.

Una acumulación de líquido en la cubierta del corazón o el espacio alrededor de los pulmones (derrame pericárdico) no es común después de un ataque cardíaco. Sin embargo, a menudo se presenta en algunas personas con síndrome de Dressler.

Los exámenes pueden incluir:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es hacer que el corazón trabaje mejor, al igual que reducir el dolor y otros síntomas.

Se puede emplear ácido acetilsalicílico (aspirin) para tratar la inflamación del pericardio. Un fármaco llamado colchicina también se usa a menudo con estos medicamentos.

En algunos casos, es posible que sea necesario remover el exceso de líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico). Esto se hace con un procedimiento denominado pericardiocentesis. En caso de presentarse complicaciones, algunas veces se puede requerir la extirpación de parte del pericardio con cirugía (pericardiectomía).

Pericardio

Expectativas (pronóstico)

En algunos casos la afección puede repetirse, 

Posibles complicaciones

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte a su proveedor si:

  • Presenta síntomas de pericarditis después de un ataque cardíaco
  • Le han diagnosticado pericarditis y los síntomas continúan o reaparecen a pesar del tratamiento

Nombres alternativos

Síndrome de Dressler; Pericarditis posinfarto al miocardio; Síndrome de lesión cardíaca posterior; Pericarditis poscardiotomía

Referencias

Jouriles NJ. Pericardial and myocardial disease. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 72.

LeWinter MM, Imazio M. Pericardial diseases. In: Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Mann DL, Tomaselli GF, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 83.

Maisch B, Ristic AD. Pericardial diseases. In: Vincent J-L, Abraham E, Moore FA, Kochanek PM, Fink MP, eds. Textbook of Critical Care. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 84.

Ultima revisión 7/30/2020

Versión en inglés revisada por: Thomas S. Metkus, MD, Assistant Professor of Medicine and Surgery, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore, MD. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.