Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000157.htm

Comunicación interauricular (CIA)

Es un defecto cardíaco que está presente al nacer (congénito).

Mientras el bebé se desarrolla en el útero, se forma una pared (llamada tabique interauricular) que divide la cámara superior en aurícula izquierda y derecha. Una formación anormal de esta pared puede provocar un agujero que permanece después del nacimiento. Esto se denomina comunicación interauricular o CIA.

Causas

Normalmente, la sangre no puede circular entre las dos cámaras superiores del corazón. Sin embargo, la CIA permite que esto ocurra.

Cuando la sangre circula entre las dos cámaras del corazón, esto se denomina derivación o comunicación (shunt). Se puede acumular presión en los pulmones. Con el tiempo, habrá menos oxígeno en la sangre que va al cuerpo.

Defecto del tabique auricular

Las comunicaciones interauriculares se definen como primum o secundum.

  • Los defectos primum están relacionados con otros defectos cardíacos del tabique ventricular y la válvula mitral.
  • Los defectos secundum pueden ser un agujero único, pequeño o largo. También pueden ser más de un agujero pequeño en el tabique o en la pared entre las dos cámaras.

Los defectos muy pequeños (de menos de 5 milímetros o 1/4 de pulgada) son menos propensos a causar problemas. Los defectos más pequeños generalmente se descubren más tarde en la vida que los más grandes.

Junto con el tamaño de la CIA, dónde está localizado el defecto juega un rol en el flujo de sangre y los niveles de oxígeno. La presencia de otros defectos cardíacos también es importante.

La CIA no es muy común.

Síntomas

Una persona que no tiene ningún otro defecto cardíaco o que tiene uno pequeño (menos de 5 mm) puede ser asintomática, o puede que los síntomas no se presenten hasta una mediana edad o posteriormente.

Los síntomas que sí se presentan pueden comenzar en cualquier momento después del nacimiento y en la infancia. Pueden incluir:

  • Dificultad respiratoria (disnea)
  • Infecciones respiratorias frecuentes en niños
  • Sensación de percibir los latidos cardíacos (palpitaciones) en adultos
  • Falta de aliento con la actividad

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica revisará qué tan grande y grave es la CIA basándose en los síntomas, el examen físico y los resultados de pruebas cardíacas.

El proveedor puede escuchar ruidos cardíacos anormales al auscultar el pecho con un estetoscopio. Asimismo, se puede escuchar un soplo únicamente en ciertas posiciones corporales y, algunas veces, el soplo puede no escucharse en absoluto. Un soplo quiere decir que la sangre no está circulando a través del corazón de manera uniforme.

El examen físico también puede mostrar signos de insuficiencia cardíaca en algunos adultos.

Una ecocardiografía es un examen en el que se utilizan ondas sonoras para crear una imagen en movimiento del corazón. Con frecuencia, es el primer examen que se hace. El estudio Doppler hecho al mismo tiempo que una ecocardiografía permite al proveedor de atención médica evaluar la cantidad de derivación de sangre entre las cámaras del corazón.

Otros exámenes que pueden realizarse abarcan:

  • Cateterismo cardíaco
  • Angiografía coronaria (para pacientes de más de 35 años)
  • ECG
  • Resonancia magnética del corazón
  • Ecocardiografía transesofágica (ETE)

Tratamiento

Es posible que la CIA no necesite tratamiento si no hay síntomas o si estos son pocos o el defecto es pequeño y no está asociado con otras anomalías. Se recomienda cirugía para cerrar el defecto si este ocasiona una gran cantidad de derivación, el corazón está hinchado o si se presentan síntomas.

Se ha desarrollado un procedimiento para cerrar el defecto sin necesidad de cirugía.

  • El procedimiento implica colocar un dispositivo de cierre de la comunicación interauricular dentro del corazón a través de sondas llamadas catéteres.
  • El médico hace un corte pequeño en la ingle, luego introduce los catéteres en un vaso sanguíneo y los sube hasta el corazón.
  • El dispositivo de cierre se coloca luego a través de la comunicación interauricular y se cierra el defecto.

 A veces se requiere de una cirugía a corazón abierto para reparar el defecto. Es posible que se necesite este tipo de cirugía cuando están presentes otros defectos cardíacos.

Algunas personas con defectos del tabique auricular pueden hacerse este procedimiento, dependiendo del tamaño y la ubicación del defecto.

Las personas que se hicieron cirugía para CIA deberían tomar antibióticos antes de cualquier procedimiento dental que necesiten después de la cirugía. No se requieren antibióticos más tarde.

Expectativas (pronóstico)

En los bebés, las comunicaciones interauriculares pequeñas (menos de 5 mm) a menudo no causarán ningún problema o se cerrarán sin tratamiento. Las comunicaciones interauriculares más grandes (8 a 10 mm) con frecuencia no se cierran y pueden necesitar un procedimiento.

Los factores importantes abarcan: el tamaño del defecto, la cantidad de sangre extra que circula a través de la abertura y si la persona tiene algún síntoma.

Algunas personas con comunicación interauricular pueden tener otras afecciones cardíacas congénitas, entre ellas, una válvula permeable o un agujero en otra zona del corazón.

Posibles complicaciones

Las personas con una CIA más grande o más complicada están en mayor riesgo de presentar otros problemas, incluso:

  • Arritmias, particularmente fibrilación auricular
  • Insuficiencia cardíaca
  • Infecciones cardíacas (endocarditis)
  • Presión arterial alta en las arterias de los pulmones (hipertensión pulmonar)
  • Ataque cerebral (accidente cerebrovascular)

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si tiene síntomas de una comunicación interauricular.

Prevención

No hay una manera conocida de prevenir este defecto. Algunas de las complicaciones se pueden prevenir con la detección temprana.

Nombres alternativos

Defecto cardíaco congénito - CIA; Defecto cardíaco de nacimiento - CIA; Primum CIA; Secundum CIA

Referencias

Geva T, Martins JD, Wald RM. Atrial septal defects. Lancet. 2014;383(9932):1921-1932. PMID: 24725467 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24725467.

Hanslik A, Pospisil U, Salzer-Muhar U, Greber-Platzer S, Male C. Predictors of spontaneous closure of isolated secundum atrial septal defect in children: a longitudinal study. Pediatrics. 2006;118(4):1560-1565. PMID: 17015547 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17015547.

Marelli AJ. Congenital heart disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 69.

Silvestry FE, Cohen MS, Armsby LB, et al. Guidelines for the echocardiographic assessment of atrial septal defect and patent foramen ovale: from the American Society of Echocardiography and Society for Cardiac Angiography and Interventions. J Am Soc Echocardiogr. 2015;28(8):910-958. PMID: 26239900 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26239900.

Webb GD, Smallhorn JF, Therrien J, Redington AN. Congenital heart disease. In: Mann DL, Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 62.

Instrucciones para el paciente

Ultima revisión 1/19/2016

Versión en inglés revisada por: Larry A. Weinrauch MD, Assistant Professor of Medicine, Harvard Medical School, Cardiovascular Disease and Clinical Outcomes Research, Watertown, MA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados