Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000856.htm

Mitos sobre el consumo de alcohol

Hoy en día sabemos mucho más sobre los efectos del alcohol de lo que sabíamos en el pasado. Sin embargo, aún existen mitos sobre la bebida y los problemas con el consumo de alcohol. Aprenda la verdad sobre el abuso del alcohol para poder tomar decisiones saludables.

Mito #1: No tengo un problema porque puedo soportar el alcohol

Ser capaz de tomar unas cuantas bebidas sin sentir ningún efecto puede parecer algo bueno. De hecho, si necesita beber cantidades cada vez mayores de alcohol para sentir un efecto, podría ser una señal de que tiene un problema con el alcohol.

Mito #2: Solo bebo los fines de semana

No es necesario que tome todos los días para tener un problema con el alcohol. El consumo excesivo se define por la cantidad de alcohol que bebe en un día o en una semana.

Usted puede estar en riesgo si:

  • Es hombre y consume más de 4 bebidas al día o más de 14 bebidas en una semana
  • Es mujer y consume más de 3 bebidas al día o más de 7 bebidas en una semana

Beber estas cantidades de alcohol o más se considera un consumo excesivo. Este es el caso incluso si solo lo hace los fines de semana. El consumo excesivo de alcohol puede ponerlo en riesgo de sufrir problemas de salud como enfermedad del corazón, accidente cerebrovascular, enfermedad hepática, problemas para dormir y algunos tipos de cáncer.

Mito #3: Soy demasiado viejo para tener un problema con la bebida

Usted puede creer que los problemas con la bebida deben empezar temprano en la vida. De hecho, algunas personas desarrollan problemas con la bebida cuando son más grandes.

Una razón es que la gente se vuelve más sensible al alcohol conforme envejece. O pueden tomar medicamentos que hacen más fuertes los efectos del alcohol. Algunos adultos mayores pueden comenzar a beber más porque están aburridos o se sienten solos o deprimidos.

Incluso si usted no bebía mucho cuando era joven, puede tener problemas con la bebida al envejecer.

¿Cuál es un rango saludable de consumo de alcohol para hombres y mujeres mayores de 65 años? Los expertos recomiendan no tomar más de 3 bebidas en un solo día o no más de un total de 7 bebidas por semana. Una bebida se define como 12 onzas de líquido (355 ml) de cerveza, 5 onzas de líquido (148 ml) de vino, o 1 1/2 onzas de líquido (45 ml) de licor.

Mito #4: No tengo un problema porque solo bebo vino y cerveza

Los problemas con la bebida no están relacionados con lo que bebe, sino con cómo esto afecta su vida. Por ejemplo, si puede responder "sí" a cualquiera de las siguientes declaraciones, la bebida puede estar provocándole problemas.

  • Hay momentos en los que usted bebe o lo hace durante más tiempo de lo que planeó.
  • No ha podido reducir el consumo de alcohol o dejar de beber por sí mismo, incluso si ha tratado o desea hacerlo.
  • Pasa mucho tiempo consumiendo alcohol, estando enfermo a consecuencia de la bebida o recuperándose de los efectos del alcohol.
  • Su necesidad de beber es tan fuerte que no puede pensar en nada más.
  • Como resultado del consumo de alcohol, usted no hace lo que se supone debe hacer en casa, en el trabajo o en la escuela. O, sigue enfermándose a consecuencia de la bebida.
  • Usted continúa bebiendo, a pesar de que el alcohol le esté causando problemas con su familia o amigos.
  • Usted pasa menos tiempo o ya no participa en actividades que solían ser importantes o que disfrutaba. En cambio, usted emplea ese tiempo para beber.
  • Su consumo de alcohol lo ha llevado a situaciones en las que usted o alguien pudo haber sufrido una lesión, tal como conducir en estado de ebriedad o tener relaciones sexuales sin protección.
  • Su consumo de alcohol lo hace sentirse ansioso, deprimido, olvidadizo o le causa otros problemas de salud, pero continúa bebiendo.
  • Usted necesita beber más de lo que solía para obtener el mismo efecto a causa del alcohol. O, el número de bebidas que acostumbraba consumir ahora le producen menos efecto que antes.
  • Cuando los efectos del alcohol desaparecen, usted tiene síntomas de abstinencia. Esto incluye temblores, sudoración, naúseas o insomnio. Es posible que incluso haya tenido una convulsión o alucionaciones (percibir cosas que no están ahí).

Mito #5: Beber es una buena manera de calmar mi dolor crónico

Las personas que padecen dolor crónico en ocasiones utilizan el alcohol para ayudarles a manejar el dolor. Existen muchas razones por las que esta podría no ser una buena elección.

  • El alcohol y los analgésicos no se mezclan. Beber mientras está tomando analgésicos podría aumentar su riesgo de presentar problemas hepáticos, sangrado del estómago u otros problemas.
  • Hacerlo incrementa su riesgo de problemas con el alcohol. La mayoría de las personas necesita beber más que una cantidad moderada para aliviar el dolor. Además, conforme desarrolle una tolerancia al alcohol, necesitará beber más para obtener el mismo alivio del dolor. Consumir esa cantidad de alcohol aumenta su riesgo de tener problemas con la bebida.
  • El consumo crónico del alcohol puede aumentar el dolor. Si usted tiene síntomas de síndrome de abstinencia del alcohol, puede ser más sensible al dolor. Además, el consumo excesivo de alcohol a lo largo de mucho tiempo de hecho puede causar un cierto tipo de dolor neural.

Mito #6: Si bebo demasiado, el café me ayudará a recuperar la sobriedad

Si usted está ebrio, nada lo ayudará a recuperar la sobriedad más que el tiempo. Su cuerpo necesita tiempo para descomponer el alcohol que hay en su sistema. La cafeína del café puede ayudarle a sentirse despierto. Sin embargo, no mejora su coordinación ni su capacidad de tomar decisiones. Estos aspectos pueden verse afectados por muchas horas luego de que usted deja de tomar. Esta es la razón por la que nunca es seguro conducir luego de haber estado bebiendo, sin importar cuántas tazas de café tome.

Referencias

National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. Overview of Alcohol Consumption. www.niaaa.nih.gov/alcohol-health/overview-alcohol-consumption. Accessed October 27, 2016.

National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. Rethinking Drinking. Updated May 2016. pubs.niaaa.nih.gov/publications/RethinkingDrinking/Rethinking_Drinking.pdf. Accessed October 27, 2016.

National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism. Using Alcohol to Relieve Your Pain: What Are the Risks? Updated July 2013. pubs.niaaa.nih.gov/publications/PainFactsheet/Pain_Alcohol.pdf. Accessed October 27, 2016.

O'Connor PG. Alcohol use disorders. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 33.

Ultima revisión 8/22/2016

Versión en inglés revisada por: Laura J. Martin, MD, MPH, ABIM Board Certified in Internal Medicine and Hospice and Palliative Medicine, Atlanta, GA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados