Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000697.htm

Día a día con EPOC

Su médico le dio la noticia: usted tiene EPOC. No existe cura, pero hay medidas que puede tomar todos los días para impedir que la EPOC empeore, para proteger sus pulmones y para mantenerse sano.

Maneje sus días

Tener EPOC puede agotar su energía. Estos cambios simples pueden facilitar sus días y preservar su fuerza.

  • Pida ayuda cuando la necesite.
  • Separe más tiempo para las actividades diarias.
  • Tome descansos para recuperar el aliento cuando lo necesite.
  • Aprenda a respirar con los labios fruncidos.
  • Manténgase activo física y mentalmente.
  • Organice su casa para que las cosas que utilice todos los días sean fácilmente accesibles.

Aprenda cómo reconocer y manejar las reagudizaciones de la EPOC.

Procure tener aire limpio

Sus pulmones necesitan aire limpio. Así que si usted fuma, lo mejor que puede hacer por sus pulmones es dejar de fumar. Hable con su proveedor de atención médica acerca de las formas de dejar este hábito. Pregunte por los grupos de apoyo y otras estrategias para dejar de fumar.

Incluso el tabaquismo pasivo puede causar daño adicional. Así que pídale a otras personas que no fumen a su alrededor.

Usted también debe evitar otras formas de contaminación como el tubo de escape de los vehículos y el polvo. En los días cuando la contaminación del aire es alta, cierre las ventanas y quédese adentro si puede.

También quédese adentro cuando haga mucho calor o mucho frío.

Coma bien

La dieta afecta la EPOC de varias maneras. El alimento le da la energía para respirar. Inhalar y exhalar aire de los pulmones implica más trabajo y quema más calorías cuando usted tiene EPOC.

El peso también influye en la EPOC. El hecho de tener sobrepeso dificulta más la respiración, pero si usted está demasiado delgado, su cuerpo tendrá dificultad para combatir enfermedades.

Los consejos para comer bien con EPOC abarcan:

  • Consuma comidas y refrigerios pequeños que le den energía, pero que no lo hagan sentirse repleto. Las comidas grandes pueden hacer que sea más difícil para usted respirar.
  • Beba agua u otros líquidos durante todo el día. De seis a ocho tazas al día es una buena meta. Beber muchos líquidos ayuda a diluir el moco para que sea más fácil eliminarlo.
  • Coma proteínas saludables como leche baja en grasa y queso, huevos, carne, pescado y nueces.
  • Consuma grasas saludables como aceites de oliva o canola y margarina blanda. Pregúntele al médico cuánta grasa debe comer un día.
  • Reduzca los refrigerios azucarados como pasteles, galletas y refrescos.
  • Si es necesario, reduzca alimentos como frijoles, repollo y bebidas carbonatadas si lo hacen sentir lleno y le producen gases.

Si necesita bajar de peso:

  • Hágalo gradualmente.
  • Reemplace 3 comidas grandes al día por varias comidas más pequeñas. De esa forma no tendrá mucha hambre.
  • Hable con su proveedor de atención médica sobre un plan de ejercicio que le ayude a quemar calorías.

Si necesita aumentar de peso, busque maneras de agregarle calorías a sus comidas:

  • Agregue una cucharadita de mantequilla o aceite de oliva a las sopas y verduras.
  • Aprovisione su cocina con refrigerios altamente energéticos como nueces, almendras y queso rallado.
  • Agregue mantequilla de maní o mayonesa a sus emparedados.
  • Beba malteadas con helado rico en grasa. Agregue polvo de proteína para obtener un refuerzo adicional de calorías.

Haga ejercicio

El ejercicio es bueno para todos, incluso para las personas con EPOC. El hecho de estar activo puede aumentar su fuerza para que pueda respirar más fácilmente. También puede ayudarle a permanecer saludable por más tiempo.

Hable con su proveedor acerca de qué tipo de ejercicio es adecuado para usted. Luego, comience lentamente. Es posible que usted sólo sea capaz de caminar una distancia corta al principio. Con el tiempo, debe ser capaz de ir más lejos.

Hable con su proveedor sobre rehabilitación pulmonar. Este es un programa formal en el cual los especialistas le enseñan a respirar, ejercitarse y vivir bien con EPOC.

Trate de hacer ejercicio durante al menos 15 minutos, 3 veces por semana.

Si se está quedando sin aliento, disminuya la intensidad y descanse.

Deje de hacer ejercicio y llame a su proveedor si se siente:

  • Con dolor en el pecho, el cuello, el brazo o la mandíbula
  • Enfermo del estómago
  • Con vértigo o mareado

Duerma

Una buena noche de sueño puede hacerlo sentir mejor y mantenerse más saludable. Pero cuando usted tiene EPOC, ciertas cosas hacen que sea más difícil obtener el descanso suficiente:

  • Usted podría despertar con dificultad para respirar o con tos.
  • Algunos medicamentos para la EPOC dificultan el hecho de dormir.
  • Es posible que tenga que tomar una dosis del medicamento a medianoche.

Aquí están algunas formas seguras para dormir mejor:

  • Coméntele al médico que usted está teniendo problemas para dormir. Un cambio en su tratamiento puede ayudarle a conciliar el sueño.
  • Vaya a la cama a la misma hora todas las noches.
  • Haga algo para relajarse antes de ir a la cama. Podría tomar un baño o leer un libro.
  • Utilice cortinas para bloquear la luz exterior.
  • Pida a sus familiares que ayuden a mantener la casa tranquila cuando sea la hora de dormir.
  • NO use somníferos de venta libre. Le pueden causar dificultad para respirar.

Cuándo llamar al médico

Llame a su médico si su respiración es:

  • Cada vez más difícil.
  • Más rápida que antes.
  • Superficial y usted no puede tomar una respiración profunda.

También llame a su médico si:

  • Necesita inclinarse hacia adelante al sentarse para poder respirar fácilmente.
  • Está utilizando los músculos alrededor de las costillas para ayudarse a respirar.
  • Tiene dolores de cabeza con más frecuencia.
  • Se siente soñoliento o confundido.
  • Tiene fiebre.
  • Está expectorando moco oscuro.
  • Está expectorando más moco de lo habitual.
  • Sus labios, yemas de los dedos o la piel alrededor de las uñas están morados.

Referencias

Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (GOLD). Global strategy for the diagnosis, management, and prevention of chronic obstructive pulmonary disease. Updated 2015. www.goldcopd.it/materiale/2015/GOLD_Pocket_2015.pdf. Accessed April 11, 2016.

Han MK, Lazarus SC. COPD. In: Broaddus VC, Mason RJ, Ernst JD, et al, eds. Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 44.

Niewoehner DE. Chronic obstructive pulmonary disease. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 88.

Actualizado 4/3/2016

Versión en inglés revisada por: Denis Hadjiliadis, MD, MHS, Associate Professor of Medicine, Pulmonary, Allergy, and Critical Care, Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.