Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000351.htm

Refrigerios y bebidas endulzadas - niños

Seleccionar refrigerios y bebidas saludables para sus hijos puede ser un reto. Hay muchas opciones. Lo que es saludable para su hijo puede depender de cualquier afección de salud específica que tenga.

Refrigerios

Las frutas y las verduras son buenas opciones de refrigerios saludables. Están llenas de vitaminas, no tienen azúcar ni sodio agregados. Algunos tipos de galletas y quesos también conforman buenos refrigerios. Otras opciones de refrigerios saludables incluyen:

  • Manzanas (deshidratadas o cortadas en cuñas)
  • Bananos (plátanos)
  • Semillas mixtas con pasas y cacahuates sin sal
  • Fruta picada con yogur
  • Vegetales crudos con hummus
  • Zanahorias (las zanahorias regulares cortadas en tiras para que sean fáciles de masticar o zanahorias pequeñas)
  • Arveja dulce (las vainas son comestibles)
  • Nueces (si su hijo no es alérgico)
  • Cereal seco (si el azúcar no encabeza la lista como uno de los primeros 2 ingredientes)
  • Galletas saladas
  • Queso en tiras

Ponga los refrigerios en recipientes pequeños para que sean fáciles de llevar en un bolsillo o morral. Utilice los recipientes pequeños para ayudar a evitar porciones excesivamente grandes.

Evite los refrigerios de "comida chatarra" como papitas fritas, dulces, pastel, galletas y helado. La mejor manera de evitar que los niños consuman comida chatarra u otros refrigerios malsanos es no tener estos alimentos en su casa y que sean un regalo especial en lugar de algo cotidiano.

NO es problema permitir que su hijo consuma un refrigerio malsano de vez en cuando. El hecho de no permitir nunca refrigerios o dulces malsanos puede provocar que su hijo prepare furtivamente estos alimentos. La clave es el equilibrio.

Otras cosas que puede hacer incluyen:

  • Reemplace su plato de dulces con un tazón de frutas.
  • Si usted tiene alimentos como galletas, papitas fritas o crema de helado en su casa, guárdelos donde sean difíciles de ver o alcanzar. Traslade los alimentos más saludables hacia el frente, a nivel del ojo.
  • Si su familia toma refrigerios mientras mira la televisión, ponga una porción del alimento en un tazón o en un plato para cada persona. Es fácil comer en exceso directamente del paquete.

Si no está seguro de si un refrigerio es saludable, lea la etiqueta de la información nutricional.

  • Preste mucha atención al tamaño de la porción que se da en la etiqueta. Es fácil comer más de esta cantidad.
  • Evite los refrigerios que tengan el azúcar encabezando la lista de ingredientes.
  • Trate de elegir refrigerios sin azúcar o sodio agregados.

Bebidas

Estimule a sus hijos a beber mucha agua.

Evite las bebidas gaseosas, las bebidas para deportistas y las aguas saborizadas.

  • Limite las bebidas con azúcar agregada. Estas pueden tener un alto contenido de calorías y pueden contribuir al aumento de peso no deseado.
  • De ser necesario, escoja bebidas con edulcorantes artificiales.

Incluso los jugos 100% de fruta pueden llevar a un aumento de peso no deseado. Un niño que tome un jugo de naranja de 12 onzas (360 mililitros) todos los días, además de otros alimentos, puede aumentar hasta 15 libras de exceso (7 kilogramos) por año, adicionalmente al aumento de peso de los patrones de crecimiento normales. Trate de diluir los jugos y las bebidas saborizadas con agua. Empiece agregando solo un poco de agua. Luego, incremente lentamente la cantidad.

  • Los niños de 1 a 6 años de edad no deben tomar más de 4 a 6 onzas (120 a 180 mililitros) de jugo 100% de fruta al día.
  • Los niños de 7 a 18 años no edad no deben tomar más de 8 a 12 onzas (240 a 360 mililitros) de jugo de fruta por día.

Los niños de 2 a 8 años de edad deben tomar aproximadamente 2 tazas (480 mililitros) de leche al día. Los niños mayores de 8 años deben tomar alrededor de 3 tazas (720 mililitros) por día. Puede ayudar el hecho de servir leche con las comidas y agua entre las comidas y con los refrigerios.

Otros consejos para tener en cuenta

  • El tamaño del refrigerio debe ser del tamaño apropiado para su hijo. Por ejemplo, dele medio banano a un niño de 2 años y un banano entero a uno de 10 años.
  • Escoja alimentos que sean altos en fibra y bajos en sal y azúcar agregados.
  • Ofrezca a los niños refrigerios que sean de frutas, verduras y granos integrales en lugar de dulces.
  • Los alimentos endulzados de manera natural (como rebanadas de manzana, bananos, pimientos o zanahorias pequeñas) son mejores que los alimentos y bebidas que contienen azúcar agregada.
  • Limite los alimentos fritos como papas a la francesa, anillos de cebolla y otros refrigerios fritos.
  • Hable con un nutricionista o el proveedor de atención médica de la familia si necesita ideas de alimentos saludables que funcionen para su familia.

Referencias

Marcdante KJ, Kliegman RM. Obesity. In: Marcdante KJ, Kliegman RM, eds. Nelson Essentials of Pediatrics. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 29.

Parks EP, Shaikhkhalil A, Sainath NA, Mitchell JA, Brownell JN, Stallings VA. Feeding healthy infants, children, and adolescents. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 56.

Thompson M, Noel MB. Nutrition and family medicine. In: Rakel RE, Rakel DP, eds. Textbook of Family Medicine. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 37.

Ultima revisión 4/30/2019

Versión en inglés revisada por: Emily Wax, RD, CDN, University of Virginia Health System, Charlottesville, VA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.