Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007186.htm

Virus del Nilo Occidental

Es una enfermedad transmitida por mosquitos. La afección puede ir de leve a grave.

Causas

El virus del Nilo Occidental se identificó por primera vez en 1937 en Uganda al este de África. En los Estados Unidos, se descubrió por primera vez en el verano de 1999 en Nueva York. Desde entonces, el virus se ha diseminado a lo largo de todo el país.

Los investigadores creen que se disemina cuando un mosquito pica a un ave infectada y luego inocula a una persona.

Los mosquitos transportan las mayores cantidades del virus a principios del otoño, por lo que más gente contrae la enfermedad a finales de agosto y principios de septiembre. El riesgo de padecerla disminuye entonces a medida que el clima se vuelve más frío y los mosquitos comienzan a extinguirse.

Aunque muchas personas son picadas por los mosquitos portadores del virus del Nilo Occidental, la mayoría no saben que han resultado infectadas. 

Los posibles factores de riesgo para contraer un tipo más grave de la enfermedad incluyen los siguientes:

  • Afecciones que debiliten el sistema inmunitario, tales como VIH/SIDA, trasplante de órganos y quimioterapia reciente
  • Edad avanzada o muy temprana
  • Embarazo

El virus del Nilo Occidental también se puede diseminar por medio de las transfusiones de sangre y los trasplantes de órganos. Es posible también que una madre infectada le transmita el virus a su hijo por medio de la leche materna.

Síntomas

Los síntomas pueden ocurrir de 1 a 14 días después de resultar infectado. La enfermedad leve, generalmente llamada fiebre del Nilo Occidental, puede causar algunos o todos los síntomas siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Fiebre, dolor de cabeza y dolor de garganta
  • Inapetencia
  • Dolores musculares
  • Náuseas, vómitos y diarrea
  • Salpullido
  • Inflamación de ganglios linfáticos

Estos síntomas generalmente duran de 3 a 6 días, pero pueden durar un mes.

Las formas más graves de la enfermedad se pueden denominar encefalitis o meningitis del Nilo occidental, según qué parte del cuerpo esté afectada. Se pueden presentar los siguientes síntomas y necesitan atención oportuna.

Pruebas y exámenes

Los signos de la infección por el virus del Nilo Occidental son similares a los de otras infecciones virales. Es posible que no haya hallazgos específicos en un examen físico. Casi la mitad de las personas puede tener una erupción.

Los exámenes para diagnosticar el virus del Nilo Occidental incluyen:

Tratamiento

Debido a que esta enfermedad no es causada por bacterias, los antibióticos no tratan la infección causada por este virus. Los tratamientos complementarios pueden ayudar a disminuir el riesgo de complicaciones en caso de enfermedad grave.

Expectativas (pronóstico)

Las personas con una infección leve por el virus del Nilo Occidental estarán bien después del tratamiento.

El pronóstico es más incierto para aquellos con casos graves de la infección. La encefalitis o la meningitis del Nilo Occidental puede llevar a daño cerebral y a la muerte. Una de cada 10 personas con inflamación cerebral no sobrevive.

Posibles complicaciones

Las complicaciones a causa de la infección leve por el virus del Nilo Occidental son muy raras.

Las complicaciones a causa de la infección grave por este virus incluyen:

  • Daño cerebral
  • Debilidad muscular permanente (algunas veces similar a la polio)
  • Muerte

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si tiene síntomas de la infección por el virus del Nilo Occidental, particularmente si puede haber estado expuesto a los mosquitos. Si está se siente muy mal, acuda a la sala de emergencias.

No existe ningún tratamiento para evitar contraer la infección por el virus del Nilo Occidental después de la picadura de un mosquito. Las personas con buena salud por lo general no contraen una infección grave por este virus.

Prevención

La mejor forma de prevenir la infección por el virus del Nilo Occidental es evitar las picaduras de los mosquitos:

  • Use repelentes para mosquitos que contengan DEET.
  • Utilice camisas de manga larga y pantalones largos.
  • Drene los pozos de aguas quietas como recipientes de basura o platos de macetas (los mosquitos se reproducen en aguas estancadas).

Asimismo, la fumigación de los mosquitos en la comunidad puede prevenir su reproducción.

Referencias

Fischer M, Staples JE, Campbell GL. West Nile virus. In: Magill AJ, Hill DR, Solomon T, Ryan ET, eds. Hunter's Tropical Medicine and Emerging Infectious Diseases. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2013:chap 34.5.

Ultima revisión 12/7/2014

Versión en inglés revisada por: Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados