Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/003781.htm

Arteriografía renal

Es una radiografía especial de los vasos sanguíneos de los riñones.

Forma en que se realiza el examen

El examen se realiza en el hospital. Usted se acuesta sobre una mesa de rayos X.

Los proveedores de atención médica usan frecuentemente una arteria cerca de la ingle para el examen. En algunas ocasiones, el proveedor puede usar una arteria en la muñeca.

Su proveedor:

  • Limpiará y rasurará la zona.
  • Aplicará anestesia en la zona. 
  • Colocará una aguja dentro de la arteria.
  • Introducirá un alambre delgado a través de la aguja dentro de la arteria. 
  • Sacará la aguja.
  • Colocará un tubo flexible, delgado y largo, llamado catéter, en su lugar.

El radiólogo guía el catéter hasta la posición correcta con la ayuda de imágenes radiográficas del cuerpo. Un instrumento llamado fluoroscopio envía las imágenes a un monitor de televisión que el proveedor puede ver.

El catéter se empuja hacia adelante sobre el alambre hasta la aorta (el vaso sanguíneo principal que sale desde el corazón). Luego entra hasta la arteria renal. El examen utiliza un tinte o colorante especial (llamado medio de contraste) para ayudar a que las arterias aparezcan en la radiografía. Los vasos sanguíneos de los riñones no se ven con las radiografías ordinarias. El medio de contraste circula por el catéter hacia la arteria renal.

Se toman imágenes radiográficas a medida que el medio de contraste va pasando por los vasos sanguíneos. A través del catéter, también se puede inyectar una solución salina (solución salina estéril) que contiene un anticoagulante con el fin de evitar la coagulación de la sangre en la zona.

Después de tomar las radiografías, se retira el catéter. Se coloca un dispositivo de cierre en la ingle o se aplica presión en la zona para detener el sangrado. La zona se examina después de 10 a 15 minutos y se coloca un vendaje. Posiblemente le pidan que mantenga la pierna estirada durante 4 a 6 horas después del procedimiento.

Preparación para el examen

Coméntele al proveedor si:

  • Está embarazada.
  • Alguna vez ha sufrido algún problema de sangrado.
  • Actualmente toma anticoagulantes, incluso ácido acetilsalicílico (aspirin) diariamente.
  • Alguna vez ha tenido una reacción alérgica, especialmente las que tienen que ver con el material de contraste para los rayos X o sustancias yodadas.
  • Alguna vez le han diagnosticado insuficiencia renal o mal funcionamiento de los riñones.

Usted debe firmar una autorización. NO coma ni beba nada durante las 8 horas anteriores al examen. A usted se le entrega una bata hospitalaria para que la use y se le solicita quitarse todas las joyas. Asimismo, se le puede administrar un analgésico (sedante) antes del procedimiento o sedantes por vía intravenosa, durante el mismo.

Lo que se siente durante el examen

Usted se acostará en la mesa de rayos X. Generalmente hay un cojín, pero no es tan cómodo como una cama. Usted puede sentir un pinchazo cuando se administra la anestesia. No sentirá el medio de contraste. Puede sentir alguna presión y molestia mientras se coloca el catéter.

Algunas personas experimentan una sensación de calor cuando se inyecta el medio de contraste, pero la mayoría no puede sentirlo. Usted no sentirá el catéter adentro del cuerpo. 

Puede haber una ligera sensibilidad y hematoma en el lugar de la inyección luego del examen.

Razones por las que se realiza el examen

La arteriografía renal a menudo se utiliza para ayudar a determinar cuál es el mejor tratamiento después de haber hecho otros exámenes inicialmente. Estos incluyen una ecografía dúplex, un TC del abdomen o un angiograma por TC. Estos exámenes pueden mostrar los siguientes problemas: 

Este examen a menudo se utiliza para examinar a donantes y receptores antes de un trasplante de riñón. El resultado determina la cantidad de arterias y venas de cada riñón.

Resultados normales

Los resultados pueden variar. La persona debe hablar con el médico acerca del significado de los resultados específicos de su examen.

Significado de los resultados anormales

La angiografía renal puede mostrar la presencia de tumores, estrechamiento de la arteria o aneurismas (dilatación de una vena o de una arteria), coágulos sanguíneos, fístulas o sangrado en el riñón.

El examen también se puede hacer con las siguientes afecciones:

Algunos de estos problemas se pueden tratar con procedimientos que se hacen al mismo tiempo que el arteriograma. 

  • La angioplastia es un procedimiento para abrir vasos sanguíneos estrechos o bloqueados que abastecen los riñones de sangre.
  • Un stent es un pequeño tubo de malla metálica que se usa para mantener abierta una arteria estrechada.
  • Los tumores cancerosos y no cancerosos se pueden tratar utilizando un proceso llamado embolización. Esto involucra utilizar sustancias que bloquean el flujo sanguíneo para matar o secar el tumor. En ocasiones este se realiza en combinación con cirugía.

Riesgos

El procedimiento en general es seguro. Puede haber algunos riesgos tales como:

  • Reacción alérgica al colorante (medio de contraste)
  • Daño en las arterias
  • Daño a la arteria o a la pared arterial (puede llevar a la formación de coágulos de sangre)
  • Daño renal por el daño a la arteria o a raíz del medio de contraste

Hay una baja exposición a la radiación. Las mujeres embarazadas y los niños son más sensibles a los riesgos relacionados con los rayos X.

Consideraciones

El examen NO debe practicarse si usted está embarazada o tiene problemas de sangrado.

Se puede realizar una angiografía por resonancia magnética (ARM) o una angiografía por tomografía computarizada (ATC) en aquellos pacientes a quienes no se les pueda practicar una arteriografía renal. La ARM y la ATC no son invasivas y pueden suministrar imágenes similares de las arterias renales, aunque no se pueden usar para tratamiento.

Nombres alternativos

Angiograma renal; Angiografía - riñón; Angiografía renal; Estenosis de la arteria renal - arteriografía

Referencias

Azarbal AF, Mclafferty RB. Arteriography. In: Sidawy AN, Perler BA, eds. Rutherford's Vascular Surgery and Endovascular Therapy. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 25.

Duddalwar VA, Jadvar H, Palmer SL, Boswell WD. Diagnostic kidney imaging. In: Skorecki K, Chertow GM, Marsden PA, Taal MW, Yu ASL, eds. Brenner and Rector's The Kidney. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 28.

Patel MS, Lumsden AB, Davies MG. Renal artery atheroembolism. In: Stanley JC, Veith FJ, Wakefield TW, eds. Current therapy in Vascular and Endovascular Surgery. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:811-812.

Textor SC. Renovascular hypertension and ischemic nephropathy. In: Skorecki K, Chertow GM, Marsden PA, Taal MW, Yu ASL, eds. Brenner and Rector's The Kidney. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 48.

Ultima revisión 12/31/2017

Versión en inglés revisada por: Jason Levy, MD, Northside Radiology Associates, Atlanta, GA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.