Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002935.htm

Reparación de hernia umbilical

Es la cirugía para reparar una hernia umbilical. Una hernia umbilical es un saco (bolsa) formado del revestimiento interno del vientre (cavidad abdominal) que se abre camino a través de un agujero en la pared abdominal a nivel del ombligo.

Descripción

Usted probablemente recibirá anestesia general (dormido y sin dolor) para esta cirugía. Si la hernia es pequeña, le pueden aplicar anestesia raquídea, de bloqueo epidural o anestesia local y un medicamento para relajarlo. Usted estará despierto pero sin dolor.

El cirujano hará una incisión quirúrgica bajo el ombligo.

  • El cirujano identificará la hernia y la separará de los tejidos a su alrededor. Luego, reintroducirá suavemente los contenidos del intestino dentro del abdomen.
  • Se usarán puntos de sutura fuertes para reparar el agujero o el punto débil causado por la hernia umbilical.
  • El cirujano también puede poner un pedazo de malla por encima de la zona débil (generalmente no en los niños) para fortalecerla.

La hernia umbilical también se puede reparar usando un laparoscopio. Este es un tubo delgado y con luz que le permite al médico ver dentro del abdomen. El laparoscopio se introducirá a través de una de las incisiones. Los instrumentos se insertarán a través de los otros cortes.

Si a su hijo se le va a practicar esta cirugía, el cirujano analizará el tipo de anestesia que va a recibir. El profesional también describirá la forma como se realizará la operación. 

Por qué se realiza el procedimiento

Las hernias umbilicales son bastante comunes en niños. Una hernia al momento de nacer empuja el ombligo hacia afuera. Es más visible cuando el bebé llora debido a que la presión ocasionada por el llanto la hace protruir más.

En los bebés, el defecto normalmente no se trata con cirugía. La mayoría de las veces, la hernia umbilical se encoge y se cierra por sí misma cuando su hijo llega a los 3 o 4 años de edad.

La reparación de la hernia umbilical puede ser necesaria en los niños por las siguientes razones:

  • La hernia es dolorosa y está atrapada en la posición de protrusión.
  • El riego sanguíneo al intestino se ve afectado.
  • La hernia no ha cerrado a los 3 o 4 años de edad.
  • El defecto es muy grande o inaceptable para los padres debido a la apariencia que ocasiona en su hijo. Incluso en estos casos, el médico probablemente sugerirá esperar hasta que el hijo tenga 3 o 4 años de edad para ver si cierra por sí sola.

Adultos:

Las hernias umbilicales también son bastante comunes en los adultos. Se observan más en las personas con sobrepeso y en las mujeres, sobre todo después del embarazo. Estas hernias tienden a aumentar de tamaño con el tiempo.

Las hernias más pequeñas que no presenten síntomas se pueden vigilar algunas veces. La cirugía puede ofrecer riesgos mayores para pacientes con problemas de salud graves.

Sin la cirugía, existe el riesgo de que algún pedazo de tejido adiposo o una parte del intestino se atasque (encarcelación) en la hernia y que resulte imposible reintroducirlos. Esto por lo regular es doloroso. Si el riego sanguíneo a esta zona está suspendido (estrangulación), se necesita una cirugía urgente. Usted puede experimentar náuseas o vómitos y la zona protuberante puede tornarse de color azul o de un color más oscuro.

Para evitar este problema, los cirujanos a menudo recomiendan reparar la hernia umbilical en los adultos. La cirugía también se emplea para hernias que se están volviendo más grandes o que son dolorosas. La operación asegura el tejido de la pared abdominal debilitado (fascia) y cierra cualquier agujero.

Consiga ayuda médica inmediata si tiene una hernia que no reduce su tamaño cuando está acostado o que no puede reintroducirse nuevamente.

Riesgos

Los riesgos de la cirugía para la hernia umbilical por lo regular son muy bajos, a menos que la persona también tenga otros problemas de salud serios.

Los riesgos de la anestesia y la cirugía en general son:

Los riesgos de la cirugía para la hernia umbilical incluyen cualquiera de los siguientes:
  • Lesión al intestino delgado o grueso (raro)
  • La hernia vuelve a aparecer (riesgo pequeño)

Antes del procedimiento

El cirujano o el médico anestesiólogo lo examinarán y darán instrucciones para usted o su hijo.

El anestesiólogo analizará la historia clínica suya o la de su hijo para determinar la cantidad correcta y el tipo de anestesia a usar. A usted o a su hijo les pueden solicitar que dejen de comer y beber 6 horas antes de la cirugía. No se olvide de comentarle a su proveedor de atención médica acerca de cualquier medicina que esté tomando, alergias o antecedentes de problemas de sangrado.

Varios días antes de la cirugía, le pueden pedir que deje de tomar:

  • Ácido acetilsalicílico (aspirin) o antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno, Motrin, Advil o Aleve
  • Otros anticoagulantes
  • Ciertas vitaminas y suplementos

Después del procedimiento

La mayoría de las reparaciones de hernias umbilicales se hacen de manera ambulatoria. Esto significa que usted probablemente regresará a su casa el mismo día. Algunas reparaciones pueden requerir una corta hospitalización si la hernia es muy grande.

Después de la cirugía, su proveedor de atención médica vigilará sus signos vitales (pulso, presión arterial y respiración). Usted permanecerá en la zona de recuperación hasta que se estabilice. El médico le recetará analgésicos si usted los necesita.

Su proveedor de atención médica le mostrará cómo cuidar de su incisión o la de su hijo en su casa. Usted o su hijo deben ser capaces de realizar todas sus actividades normales en 2 a 4 semanas. Los niños más pequeños probablemente podrán volver a la mayoría de sus actividades de inmediato.

Expectativas (pronóstico)

Siempre existe una posibilidad de que la hernia pueda reaparecer. Para las personas saludables, este riesgo es muy bajo.

Referencias

Carlo WA, Ambalavanan N. The umbilicus. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JF, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 105.

Weber TR. Umbilical and other abdominal wall hernias. In: Holcomb GW, Murphy P, Ostlie DJ. Ashcraft's Pediatric Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2014:chap 49.

Actualizado 2/9/2015

Versión en inglés revisada por: Robert A. Cowles, MD, pediatric surgeon, Associate Professor of Surgery, Yale University School of Medicine, New Haven, CT. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados