Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002932.htm

Reparación de prolapso rectal

Es la cirugía para reparar un prolapso rectal. Esta es una afección en la cual la última parte del colon (llamada recto) sobresale a través del ano.

Descripción

El prolapso rectal puede ser parcial, cuando involucra solamente el revestimiento interno del intestino (mucosa). O puede ser completo cuando compromete toda la pared del recto.

En la mayoría de los adultos, se usa la cirugía para reparar el recto ya que no existe otro tratamiento efectivo.

Los niños con prolapso rectal no siempre necesitan cirugía, a menos que el prolapso no mejore con el tiempo. El prolapso en bebés a menudo desaparece sin tratamiento.

La mayoría de procedimientos quirúrgicos para el prolapso rectal se realizan con anestesia general. En personas mayores o más enfermos se puede utilizar anestesia epidural o raquídea.

Existen 3 tipos básicos de cirugía para reparar el prolapso rectal. Su cirujano decidirá cuál es el mejor para usted.

Para los adultos sanos, un procedimiento abdominal tiene la mayor probabilidad de éxito. Mientras que usted está con anestesia general, el médico hace una incisión quirúrgica en el abdomen y retira una parte del colon. El recto puede fijarse (suturarse) al tejido circundante, para que no se deslice y salga a través del ano. A veces, un pedazo de malla suave se envuelve alrededor del ano para ayudarlo a permanecer en su lugar. Estos procedimientos también pueden hacerse con cirugía laparoscópica (también conocida como cirugía del ojo de la cerradura o cirugía telescópica).

En adultos mayores o personas con otros problemas médicos, una técnica a través del ano (abordaje perineal) podría ser menos riesgosa. También podría ser menos dolorosa y conducir a una recuperación más corta. Pero con esta técnica, es más probable que el prolapso regrese (recurra).

Una de las reparaciones quirúrgicas a través del ano consiste en extirpar el prolapso del recto y del colon y luego suturar el recto a los tejidos circundantes. Este procedimiento puede realizarse bajo anestesia raquídea, epidural o general.

Las personas muy débiles o muy enfermas pueden necesitar un procedimiento menor para reforzar los músculos del esfínter. Esta técnica engloba los músculos con una banda de malla suave o un tubo de silicona. Esta técnica proporciona sólo mejoría a corto plazo y casi nunca se utiliza.

Riesgos

Los riesgos de la anestesia y la cirugía en general incluyen:

  • Reacciones a los medicamentos, problemas respiratorios
  • Sangrado, coágulos de sangre

Los riesgos de esta cirugía incluyen:

  • Infección: Si se retira una parte del recto o del colon, el intestino debe reconectarse. En raras ocasiones, esta conexión puede filtrar, lo que causa infección. Pueden necesitarse más procedimientos para tratar la infección.
  • El estreñimiento es muy común, aunque la mayoría de las personas tiene estreñimiento antes de la cirugía.
  • En algunas personas, la incontinencia (pérdida del control del intestino) puede empeorar.
  • Recurrencia del prolapso después de la cirugía abdominal o perineal.

Antes del procedimiento

Durante las 2 semanas antes de la cirugía:

  • Se le podría pedir que suspenda los medicamentos que dificultan la coagulación de la sangre. Estos incluyen ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno, Naprosyn y warfarina.
  • Pregúntele a su médico qué medicamentos debe tomar incluso el día de la cirugía.
  • Si  fuma, trate de suspenderlo. Pídale ayuda a su médico.
  • Asegúrese de informarle a su cirujano si se enferma antes de la cirugía. Esto incluye un resfriado, gripe, brote de herpes, problemas urinarios o cualquier otra enfermedad.
  • Coma alimentos ricos en fibra y tome de 6 a 8 vasos de agua al día.

El día antes de la cirugía:

  • Coma algo ligero en el desayuno y el almuerzo.
  • Le pueden recomendar beber sólo líquidos claros tales como caldo, jugo claro y agua después del mediodía.
  • Siga las instrucciones de cuándo dejar de comer o beber.
  • Le pueden recomendar enemas o laxantes para vaciar los intestinos. Si es así, siga esas instrucciones al pie de la letra.

En el día de la cirugía:

  • Tome los medicamentos que su médico le indicó con un sorbo pequeño de agua.
  • Asegúrese de llegar a tiempo al hospital.

Después del procedimiento

El tiempo de permanencia en el hospital depende del procedimiento que se utilice. Para los procedimientos abdominales abiertos, puede ser de 5 a 8 días. Usted se irá a casa más rápidamente si le realizaron cirugía laparoscópica. La internación en caso de cirugía perineal puede ser de 2 a 3 días.

Usted se debe recuperar por completo en 4 a 6 semanas.

Expectativas (pronóstico)

Normalmente, la cirugía funciona bien en la reparación del prolapso. El estreñimiento y la incontinencia fecal pueden ser problemas para algunas personas.

Nombres alternativos

Cirugía de prolapso rectal; Cirugía del prolapso anal

Referencias

Fry RD, Mahmoud NN, Maron DJ, Bleier JIS. Colon and rectum. In: Townsend CM Jr, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL. Sabiston Textbook of Surgery. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 52.

Pidala MJ. Rectal prolapse. In: Bailey HR, Billingham RP, Stamos MJ, Snyder MJ, eds. Colorectal Surgery. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 30.

Actualizado 2/27/2016

Versión en inglés revisada por: Debra G. Wechter, MD, FACS, general surgery practice specializing in breast cancer, Virginia Mason Medical Center, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados