Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002498.htm

Intoxicación con ácido clorhídrico

El ácido clorhídrico es un líquido transparente y tóxico. Es altamente corrosivo, lo que significa que inmediatamente ocasiona daño grave, como quemaduras, al contacto.

Este artículo aborda la intoxicación debido a la ingestión o inhalación de este ácido.

Este artículo es solamente informativo. NO lo use para tratar ni manejar una exposición real a un tóxico. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una exposición, llame al número local de emergencia (como 911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse directamente con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito de ayuda Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Elemento tóxico

Ácido clorhídrico

Dónde se encuentra

El ácido clorhídrico se encuentra en:

  • Ciertos fertilizantes
  • Químicos para piscinas
  • Fundentes de soldadura
  • Limpiadores para la taza del inodoro y otras porcelanas

Esta lista no los incluye a todos.

Síntomas

Los síntomas por la ingestión de ácido clorhídrico pueden ser:

  • Dolor abdominal fuerte
  • Dificultad respiratoria debido a la inflamación de la garganta
  • Dolor fuerte en el pecho
  • Babeo
  • Fiebre
  • Dolor fuerte en la boca
  • Rápida disminución de la presión arterial (shock)
  • Dolor fuerte de garganta
  • Vómitos, con sangre

Los síntomas por inhalación de ácido clorhídrico pueden ser:

Si el tóxico toca la piel o los ojos, se puede presentar:

  • Ampollas
  • Quemaduras
  • Dolor
  • Pérdida de la visión

Cuidados en el hogar

Busque asistencia médica inmediata. NO provoque el vómito en la persona, a menos que así lo indique el Centro de Toxicología o un profesional de la salud.

Si el químico entró en contacto con la piel o los ojos, enjuague con abundante agua durante al menos 15 minutos.

Si la persona ingirió el químico, suminístrele agua o leche inmediatamente, a menos que el proveedor de atención médica haya dado otras instrucciones. NO suministre leche ni agua si la persona presenta síntomas que dificulten la deglución (como vómitos, convulsiones o disminución de la lucidez mental).

Si la persona inhaló el tóxico, trasládela inmediatamente a un sitio donde pueda tomar aire fresco.

Antes de llamar al servicio de emergencia

De ser posible, determine la siguiente información:

  • Edad, peso y estado de la persona (por ejemplo, ¿está despierta o consciente?)
  • Nombre del producto (con sus ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Cuándo fue ingerido o inhalado
  • Cantidad ingerida o inhalada

Sin embargo, NO espere para buscar ayuda si esta información no está disponible de inmediato.

Centro de Toxicología

Se puede comunicar directamente con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Usted debe llamar si tiene inquietudes acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO tiene que ser una emergencia. Puede llamar por cualquier razón las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de emergencias

El proveedor de atención médica medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. La persona puede recibir:

  • Soporte para las vías respiratorias, incluso oxígeno, una sonda (tubo) de respiración a través de la boca (intubación) y respirador artificial (ventilador)
  • Exámenes de sangre y orina
  • Colocación de una cámara a través de la garganta para visualizar las quemaduras en las vías respiratorias (broncoscopia)
  • Colocación de una cámara a través de la garganta para visualizar las quemaduras en el esófago y el estómago (endoscopia)
  • Radiografía del tórax
  • ECG (electrocardiograma o rastreo cardíaco)
  • Líquidos a través de la vena (intravenoso o IV)
  • Medicamentos para tratar los síntomas
  • Sonda (tubo) a través de la nariz hasta el estómago para succionar (aspirar) cualquier ácido restante, si la víctima recibe asistencia médica inmediatamente después de ingerir el tóxico

Nota: el carbón activado no es efectivo para tratar (absorber) el ácido clorhídrico.

Para una exposición de la piel, el tratamiento puede incluir:

  • Remoción quirúrgica de la piel quemada (desbridamiento)
  • Transferencia a un hospital que se especialice en el cuidado de las quemaduras
  • Irrigación (lavado de la piel), posiblemente cada pocas horas por varios días

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico de la persona depende de la cantidad de tóxico ingerido y de la prontitud con que se recibe el tratamiento. Cuanto más rápido llegue la asistencia médica, mayor será la probabilidad de recuperación.

La persona puede necesitar quedarse en el hospital para recibir más tratamiento. Ingerir tóxicos puede tener efectos graves en muchas partes del cuerpo. Es posible que se presente daño extenso a la boca, la garganta y el estómago. Los hoyos (perforaciones) en el esófago y el estómago pueden causar infecciones graves tanto en la cavidad torácica como la abdominal, lo que puede llevar a la muerte. Puede necesitar cirugía para reparar las perforaciones. Las personas que viven después de la ingesta de ácido clorídrico tienen un alto riesgo de padecer cáncer de esófago.

Referencias

Blanc PD. Acute responses to toxic exposures. In: Broaddus VC, Mason RJ, Ernst JD, et al, eds. Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 75.

National Library of Medicine, Specialized Information Services, Toxicology Data Network. Hydrogen chloride. Toxnet.nlm.nih.gov Web site. Updated October 19, 2015. toxnet.nlm.nih.gov/cgi-bin/sis/search2/f?./temp/~2stjcv:1. Accessed February 9, 2017.

Wax PM, Young A. Caustics. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 153.

Ultima revisión 1/31/2017

Versión en inglés revisada por: Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Emeritus, Virginia Mason Medical Center, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.