Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001596.htm

Síndrome de aspiración de meconio

El síndrome de aspiración de meconio (SAM) se refiere a problemas respiratorios que un recién nacido puede tener cuando:

  • No existen otras causas, y
  • El bebé tiene meconio en las deposiciones (heces) hacia el líquido amniótico durante el trabajo de parto o nacimiento

El SAM puede ocurrir si el bebé inhala (aspira) el líquido hacia los pulmones.

Causas

El meconio corresponde a las primeras heces (materia fecal) eliminadas por un recién nacido poco después del nacimiento. Esto se elimina del cuerpo antes de que el bebé haya empezado a digerir leche materna (o leche maternizada en polvo).

En algunos casos, el bebé elimina meconio mientras aún está dentro del útero. Esto sucede cuando los bebés están "bajo estrés", dado que el suministro de sangre y oxígeno disminuye. Esto con frecuencia se debe a problemas con la placenta o el cordón umbilical.

Una vez que el meconio ha pasado hacia al líquido amniótico circundante, el bebé puede broncoaspirar dicho meconio. Esto puede suceder mientras el bebé aún está en el útero o aún está cubierto por líquido amniótico después del nacimiento. El meconio también puede bloquear las vías respiratorias del bebé inmediatamente después del nacimiento.

Esto puede causar problemas respiratorios debido a la hinchazón (inflamación) en los pulmones del bebé después del nacimiento.

Los factores de riesgo que pueden causar estrés en el bebé antes de nacer incluyen:

  • "Envejecimiento" de la placenta si el embarazo se pasa de la fecha prevista para el parto
  • Disminución del oxígeno al bebé mientras está todavía en el útero
  • Diabetes en la madre gestante
  • Parto difícil o trabajo de parto prolongado
  • Hipertensión arterial en la madre gestante

Síntomas

Algunos bebés no aspiran el líquido de meconio hacia los pulmones durante el trabajo de parto y el nacimiento. Es poco probable que estos bebés tengan algún síntoma o problema.

Los bebés que sí aspiran este líquido pueden tener los siguientes síntomas:

  • Piel de color azulado (cianosis) en el bebé
  • Dificultad para respirar (respiración ruidosa, gruñidos, usar músculos adicionales para respirar, respiración rápida)
  • Paro respiratorio
  • Flacidez en el bebé al nacer

Pruebas y exámenes

Antes del parto, el monitor fetal puede mostrar una frecuencia cardíaca lenta. Durante el parto o al momento de nacer, el meconio se puede ver en el líquido amniótico y en el bebé.

El bebé puede necesitar ayuda con la respiración o las palpitaciones inmediatamente después del nacimiento y puede tener un puntaje bajo en el índice de Apgar.

El equipo médico auscultará el tórax del bebé con un estetoscopio y puede escuchar sonidos respiratorios anormales, especialmente ruidos roncos y crepitantes.

Una gasometría arterial mostrará bajo pH (acidez) en la sangre, disminución del oxígeno e incremento del dióxido de carbono.

Una radiografía del tórax puede mostrar áreas con parches o veteadas en los pulmones del bebé.

Tratamiento

Un equipo médico especial debe estar presente cuando el bebé nazca si se detectan rastros de meconio en el líquido amniótico. Esto sucede en más del 10% de los embarazos normales. Si el bebé está activo y llorando, no se necesita ningún tratamiento.

Si el bebé no está activo y llorando inmediatamente después del parto, el médico, un terapeuta o el personal de enfermería colocan una sonda en la vía respiratoria del bebé y se emplea la succión para extraer el meconio. Este procedimiento se puede repetir más de una vez.

Si el bebé no está respirando o tiene una baja frecuencia cardíaca:

  • El equipo médico le ayudará a respirar utilizando una mascarilla que va conectada a una bolsa que suministra una mezcla de oxígeno para inflar los pulmones del bebé.
  • Se puede colocar al bebé en una sala de cuidados especiales para bebés o en la unidad de cuidados intensivos neonatales para una observación cuidadosa.

Otros tratamientos pueden incluir:

  • Antibióticos para tratar infecciones.
  • Respirador (ventilador): No se necesita normalmente. Se pueden desarrollar muchos problemas mientras el bebé está usando el respirador.
  • Oxígeno para mantener los niveles sanguíneos normales.
  • Uso de un calentador para mantener la temperatura corporal.
  • Surfactante para ayudar a los pulmones a intercambiar oxígeno.
  • Óxido Nítrico (también conocido como NO, un gas inhalado) para ayudar con el flujo sanguíneo y el intercambio de oxígeno en los pulmones.
  • OMEC (oxigenación por membrana extracorporal) es un tipo de bypass cardíaco/pulmonar. Se puede usar en casos graves.

Expectativas (pronóstico)

En la mayoría de los casos, el pronóstico es excelente y no hay efectos para la salud a largo plazo.

  • Solo cerca de la mitad de los bebés con líquido manchado con meconio tienen problemas respiratorios y solo cerca del 5% tendrá SAM.
  • En algunos casos, los problemas respiratorios pueden ser más graves. Estos con frecuencia desaparecen en 2 a 4 días. Sin embargo, la respiración acelerada puede continuar durante varios días.
  • El SAM rara vez lleva a daño pulmonar permanente.

El meconio puede estar presente en el líquido amniótico debido a un grave problema con el flujo de la sangre desde y hacia los pulmones. Esto se llama hipertensión pulmonar persistente del recién nacido (HPPRN).

Prevención

Mantenerse saludable durante el embarazo y seguir los consejos de sus proveedores de atención médica a menudo pueden prevenir problemas que conducen a la presencia de meconio.

Sus proveedores necesitarán estar preparados para la presencia de meconio en el nacimiento si:

  • Usted rompió fuente en la casa y el líquido era claro o teñido con una sustancia verdosa o marrón.
  • Cualquier examen hecho durante su embarazo indica que se pueden presentar problemas.
  • El monitoreo fetal muestra cualquier signo de sufrimiento fetal que se puede encontrar de manera temprana.

Nombres alternativos

SAM; Neumonitis (inflamación de los pulmones) por meconio; Parto - meconio; Nacimiento - meconio; Neonatal - meconio; Cuidado del recién nacido - meconio

Imágenes

Referencias

Crowley MA. Neonatal respiratory disorders. In: Martin RJ, Fanaroff AA, Walsh MC, eds. Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine. 10th ed. St. Louis, MO: Elsevier Saunders; 2015:chap 74.

Waldemar AC, Ambalavanan N. Respiratory tract disorders. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW III, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 101

Wyckoff MH, Aziz K, Escobedo MB, Kapadia VS. Part 13: Neonatal Resuscitation: 2015 American Heart Association Guidelines Update for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Circulation. 2015; 3;132(18 Suppl 2):S543-560.

Ultima revisión 11/3/2015

Versión en inglés revisada por: Kimberly G Lee, MD, MSc, IBCLC, Associate Professor of Pediatrics, Division of Neonatology, Medical University of South Carolina, Charleston, SC. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.