Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001572.htm

Angiofibroma juvenil

Es un tumor no canceroso que causa sangrados en la nariz y los senos paranasales. Se observa con mayor frecuencia en los niños y los adultos jóvenes. 

Causas

El angiofibroma juvenil no es muy común. Con frecuencia se encuentra en varones adolescentes. El tumor contiene muchos vasos sanguíneos y se disemina dentro de la zona en la cual se inicia (localmente invasivo). Esto puede causar daño óseo.

Síntomas

Los síntomas incluyen:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica puede observar el angiofibroma al examinar la parte superior de la garganta.

Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

La biopsia generalmente no se recomienda debido al alto riesgo de sangrado.

Tratamiento

Se necesitará tratamiento si el angiofibroma está creciendo, obstruyendo las vías respiratorias o causando hemorragias nasales repetitivas. En algunos casos, no se necesita tratamiento.

La cirugía puede ser necesaria para extirpar el tumor, lo cual puede ser difícil si no está encerrado y se ha diseminado a otras zonas. Las técnicas quirúrgicas más nuevas en que se sube una cámara a través de la nariz han hecho que la extirpación del tumor sea menos invasiva.

Se puede utilizar un procedimiento, llamado embolización, para evitar que el tumor sangre. Este procedimiento puede corregir las hemorragias nasales por sí solo, pero con frecuencia va seguido de una cirugía para extirpar el tumor.

Expectativas (pronóstico)

Aunque los angiofibromas no son cancerosos, pueden seguir creciendo y algunos pueden desaparecer por sí solos.

Es común que el tumor reaparezca después de la cirugía.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Anemia
  • Presión en el cerebro (poco común)
  • Diseminación del tumor a la nariz, los senos paranasales y otras estructuras

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al proveedor si presenta con frecuencia:

  • Hemorragias nasales 
  • Obstrucción nasal en un solo lado 

Prevención

No hay una forma conocida de prevenir esta afección.

Nombres alternativos

Tumor nasal; Angiofibroma - juvenil; Tumor nasal benigno; Angiofibroma nasal juvenil; ANJ

Referencias

Chu WCW, Epelman M, Lee EY. Neoplasia. In: Coley BD, ed. Caffey's Pediatric Diagnostic Imaging. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 55.

Haddad J, Dodhia SN. Acquired disorders of the nose. In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier;2020:chap 405.

Nicolai P, Castelnuovo P. Benign tumors of the sinonasal tract. In: Flint PW, Haughey BH, Lund V, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 48.

Snyderman CH, Pant H, Gardner PA. Juvenile angiofibroma. In: Meyers EN, Snyderman CH, eds. Operative Otolaryngology: Head and Neck Surgery. 3rd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 122.

Ultima revisión 8/12/2019

Versión en inglés revisada por: Josef Shargorodsky, MD, MPH, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore, MD. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.