Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001570.htm

Encopresis

Si un niño de más de 4 años ha sido entrenado para usar el inodoro pero aún defeca y ensucia su ropa, esto se denomina encopresis. El niño puede o no estar haciendo esto a propósito.

Causas

El niño puede tener estreñimiento. Las heces son duras, secas y se atascan en el colon (lo que se denomina retención fecal). El niño luego evacua sólo heces húmedas o casi líquidas que pasan alrededor de las heces duras. El escape de las heces puede ocurrir durante el día o la noche.

Otras causas pueden incluir:

Cualquiera que sea la causa, el niño puede sentir vergüenza, culpabilidad o pérdida de autoestima y puede ocultar señales de encopresis.

Factores que pueden incrementar el riesgo de encopresis:

  • Estreñimiento crónico
  • Nivel socioeconómico bajo

 Este problema es mucho más común en niños que en niñas.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • No ser capaz de retener las heces hasta llegar al baño (incontinencia intestinal)
  • Defecación en lugares inapropiados (como en la ropa del niño)
  • Mantener las defecaciones en secreto
  • Tener estreñimiento y heces duras
  • Algunas veces evacuación de heces muy grandes que casi obstruyen el inodoro

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica puede sentir las heces atascadas en el recto del niño (retención fecal). Una radiografía del abdomen del niño puede mostrar las heces retenidas en el colon.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es:

  • Prevenir el estreñimiento
  • Mantener buenos hábitos de defecación

Lo mejor es que los padres apoyen en lugar de criticar o desanimar al niño.

Los tratamientos pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • Darle al niño laxantes o enemas para eliminar heces duras y secas.
  • Darle al niño ablandadores de heces.
  • Procurar que el niño consuma una dieta rica en fibra (frutas, verduras, productos de granos integrales) y que beba suficientes líquidos para mantener las heces blandas y cómodas.
  • Tomar aceite mineral saborizado por corto tiempo. Este solo es un tratamiento a corto plazo, porque el aceite mineral interfiere con la absorción del calcio y la vitamina D.
  • Acudir a un gastroenterólogo pediátrico cuando estos tratamientos no sean suficientes. El médico puede utilizar la biorretroalimentación o enseñarles a los padres y al niño cómo manejar la encopresis.
  • Ver a un psicoterapeuta puede ayudarle al niño a enfrentar los sentimientos de vergüenza, culpabilidad o pérdida de autoestima.

En caso de una encopresis sin estreñimiento, el niño puede necesitar una evaluación psiquiátrica para encontrar la causa.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los niños responden bien al tratamiento.

Posibles complicaciones

Sin tratamiento, el niño podría desarrollar una baja autoestima y problemas para conseguir y conservar amigos. Otras complicaciones pueden incluir:

  • Estreñimiento crónico
  • Incontinencia urinaria

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si su hijo es mayor de 4 años y tiene encopresis.

Prevención

Para prevenir la encopresis:

  • Enseñe al niño a usar el baño cuando tenga la edad apropiada y de forma positiva.
  • Hable con su proveedor sobre cómo ayudar a su hijo si él muestra signos de estreñimiento, como heces infrecuentes, duras o secas.

Nombres alternativos

Ensuciar la ropa interior; Incontinencia - fecal; Estreñimiento - encopresis; Retención fecal - encopresis

Referencias

Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF. Motility diorders and hirschsprung disease. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 332.

Kuizenga-Wessel S, Benninga MA. Funcational constipation and incontinence. In: Wylie R, Hyams JS, Kay M, eds. Pediatric Gastrointestinal and Liver Disease. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 11.

Ultima revisión 8/31/2016

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.