Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001508.htm

Prolapso uterino

Se presenta cuando la matriz (útero) cae y ejerce presión en la zona vaginal.

Causas

Músculos, ligamentos y otras estructuras sostienen el útero en la pelvis. Si estos tejidos están débiles o estirados, el útero cae hacia la vía del parto. Esto se denomina prolapso.

Esta afección es más común en mujeres que han tenido 1 o más partos vaginales.

Otros factores que pueden causar o llevar al prolapso uterino incluyen:

  • El envejecimiento normal
  • La falta de estrógenos después de la menopausia
  • Afecciones que ejerzan presión sobre los músculos pélvicos, como la tos crónica y la obesidad
  • Tumor pélvico (infrecuente)

El esfuerzo repetitivo para defecar debido a un estreñimiento prolongado puede empeorar el problema.

Síntomas

Los síntomas pueden incluir:

  • Presión o pesadez en la pelvis o la vagina
  • Problemas con las relaciones sexuales
  • Escape de orina o ganas repentinas de orinar
  • Lumbago
  • Protrusión del útero y el cuello uterino hacia la abertura vaginal
  • Infecciones vesicales repetitivas
  • Sangrado vaginal
  • Aumento del flujo vaginal

Los síntomas pueden ser peores cuando usted se sienta o se para por largo rato. Hacer ejercicio o levantar cosas también puede empeorar los síntomas.

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica hará un examen pélvico. Se le pedirá que puje como si estuviera tratando de expulsar un bebé. Esto muestra cuánto ha bajado el útero.

  • El prolapso uterino es leve cuando el cuello uterino baja hasta la parte inferior de la vagina.
  • El prolapso uterino es moderado cuando el cuello uterino baja por fuera de la abertura vaginal.

Otras situaciones que el examen pélvico puede mostrar son:

  • La vejiga y la pared vaginal anterior están protruyendo hacia la vagina (cistocele).
  • El recto y la pared posterior de la vagina (rectocele) están protruyendo hacia la vagina.
  • La uretra y la vejiga están más abajo en la pelvis de lo normal.

Tratamiento

El tratamiento no es necesario, a menos que los síntomas le causen molestia.

Muchas mujeres reciben tratamiento en el momento en que el útero baja hasta la abertura de la vagina.

CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA

Lo siguiente puede ayudar a controlar sus síntomas:

  • Bajar de peso si está obesa.
  • Evitar hacer esfuerzos y levantar objetos pesados.
  • Recibir tratamiento para una tos crónica. Si la tos se debe al tabaquismo, trate de dejar de fumar. 

PESARIO VAGINAL

El proveedor de atención le puede recomendar colocarse un dispositivo de caucho o plástico en forma de rosca dentro de la vagina. Esto se denomina pesario. Este dispositivo sostiene el útero en su lugar.

El pesario se puede usar a corto o largo plazo. El dispositivo se ajusta a su vagina. Algunos pesarios son similares a un diafragma empleado para el control natal.

Los pesarios deben limpiarse regularmente. Algunas veces es necesario que los limpie el proveedor de atención. A muchas mujeres se les puede enseñar cómo insertar, limpiar y retirar el pesario.

Los efectos secundarios de los pesarios incluyen:

  • Flujo maloliente de la vagina
  • Irritación del revestimiento de la vagina
  • Úlceras en la vagina
  • Problemas con la relación sexual normal

CIRUGÍA

La cirugía no debe realizarse hasta que los síntomas del prolapso sean peores que los riesgos de someterse a la operación. El tipo específico de cirugía depende de:

  • La gravedad del prolapso
  • Los planes de la mujer en cuanto a embarazos futuros
  • La edad, la salud y otros problemas de salud de la mujer
  • El deseo de la mujer de preservar la función vaginal

Existen algunos procedimientos quirúrgicos que se pueden llevar a cabo sin extirpar el útero, como la fijación sacroespinosa. Este procedimiento implica el uso de los ligamentos cercanos para sostener el útero. También hay otros procedimientos disponibles.

A menudo, se utiliza una histerectomía vaginal para corregir el prolapso uterino. Cualquier descuelgue de las paredes vaginales, la uretra, la vejiga o el recto también se puede corregir quirúrgicamente al mismo tiempo.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las mujeres con prolapso uterino leve no tienen síntomas que requieran tratamiento.

Los pesarios vaginales pueden ser efectivos para muchas mujeres con prolapso uterino.

La cirugía a menudo brinda resultados muy buenos. Sin embargo, algunas mujeres tal vez necesiten hacerse el tratamiento de nuevo en el futuro.

Posibles complicaciones

Se puede presentar infección y ulceración del cuello uterino y las paredes vaginales en casos graves de prolapso uterino.

Es posible que se presenten infecciones urinarias y otros síntomas urinarios debido al cistocele. Asimismo, se puede presentar estreñimiento y hemorroides debido a un rectocele.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención si tiene síntomas de prolapso uterino.

Prevención

El tensionamiento de los músculos del piso pélvico usando los ejercicios de Kegel ayuda a fortalecer los músculos y a reducir el riesgo de prolapso uterino.

La estrogenoterapia después de la menopausia puede ayudar con el tono muscular vaginal.

Nombres alternativos

Hernia del piso pélvico; Relajación pélvica - prolapso uterino; Prolapso del útero

Referencias

Lentz GM. Anatomic defects of the abdominal wall and pelvic floor: abdominal and inguinal hernias, cystocele, urethrocele, enterocele, rectocele, uterine and vaginal prolapse: diagnosis and management. In: Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, Katz VL, eds. Comprehensive Gynecology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2012:chap 20.

Maher CF, Karram M. Surgical procedures to suspend a prolapsed uterus. In: Karram M, Maher CF, eds. Surgical Management of Pelvic Organ Prolapse. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 5.

Payne CK. Conserative management of urinary incontinence. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Novick AC, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 69.

Winters JC, Togamai JM, Chermansky CJ. Vaginal and abdominal reconstructive surgery for pelvic organ prolapse. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Novick AC, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 72.

Ultima revisión 9/26/2015

Versión en inglés revisada por: Daniel N. Sacks MD, FACOG, obstetrics & gynecology in private practice, West Palm Beach, FL. Review Provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados