Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001495.htm

Cervicitis

La cervicitis es hinchazón o tejido inflamado del extremo del útero (cuello uterino).

Causas

La cervicitis casi siempre es causada por una infección que se adquiere durante la actividad sexual. Las infecciones de transmisión sexual (ITS) que pueden causar cervicitis abarcan:

Otros factores que pueden causar cervicitis abarcan:

  • Un dispositivo insertado en el área pélvica, como un capuchón cervical, un diafragma o un pesario.
  • Alergia a espermicidas empleados para el control natal.
  • Alergia al látex en los condones.
  • Exposición a un químico.

La cervicitis es muy común. Afecta a más de la mitad de todas las mujeres en algún momento de su vida adulta. Los riesgos incluyen:

  • Comportamiento sexual de alto riesgo
  • Antecedentes de infecciones de transmisión sexual
  • Múltiples parejas sexuales
  • Sexo (relaciones sexuales) a temprana edad
  • Parejas sexuales que se han involucrado en comportamientos sexuales de alto riesgo o han tenido una infección de transmisión sexual

Las bacterias, (como los estafilococos y los estreptococos) y la proliferación excesiva de bacterias normales en la vagina (vaginosis bacteriana) también pueden causar cervicitis.

Síntomas

Los síntomas incluyen:

  • Sangrado vaginal anormal que ocurre después de las relaciones sexuales, después de la menopausia o entre menstruaciones. 
  • Flujo vaginal inusual que no desaparece: puede ser gris, blanco o amarillo.
  • Relaciones sexuales dolorosas.
  • Dolor vaginal.
  • Presión o pesadez en la pelvis.

Nota: Es posible que no haya síntomas. Las mujeres que puedan estar en riesgo de presentar clamidia deben hacerse exámenes para esta enfermedad, incluso si no tienen síntomas.

Pruebas y exámenes

El examen pélvico se hace para buscar:

  • Secreción del cuello uterino
  • Enrojecimiento del cuello uterino
  • Hinchazón (inflamación) de las paredes vaginales

Los exámenes que se pueden realizar abarcan:

En raras ocasiones, se necesita colposcopia y biopsia del cuello uterino.

Tratamiento

Los antibióticos se utilizan para tratar la clamidia o gonorrea. Se pueden usar medicamentos llamados antivirales para tratar las infecciones por herpes.

La hormonoterapia (con estrógeno o progesterona) se puede emplear en mujeres que hayan llegado a la menopausia.

Cuando estos tratamientos no hayan funcionado o cuando la cervicitis haya estado presente por mucho tiempo, el tratamiento puede abarcar:

  • Criocirugía (congelación)
  • Una pequeña sonda con una corriente eléctrica que la atraviesa se usa para quemar o destruir el tejido
  • Terapia con láser

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las veces, la cervicitis simple generalmente se cura con el tratamiento si se encuentra la causa y si hay tratamiento para esa causa.

Posibles complicaciones

La cervicitis puede durar de meses a años y puede llevar a que se presente dolor durante las relaciones sexuales ( dispareunia).

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico si tiene síntomas de cervicitis.

Prevención

Las medidas que usted puede adoptar para reducir el riesgo de desarrollar cervicitis abarcan:

  • Evitar los irritantes químicos, como las duchas vaginales y los tampones con desodorante.
  • Constatar que cualquier objeto extraño que se inserte en la vagina (como los tampones), esté colocado apropiadamente. Asegúrese de seguir las recomendaciones sobre cuánto tiempo se debe dejar el objeto dentro y con qué frecuencia se debe cambiar o limpiar.
  • Asegúrese que su pareja esté libre de cualquier enfermedad de transmisión sexual (ETS). Usted y su pareja no deberían tener sexo con otra persona. 
  • Use un condón cada vez que tenga relaciones sexuales para reducir el riesgo de contraer una ETS. Los condones están disponibles tanto para mujeres como para hombres, pero estos últimos los usan con mayor frecuencia. El condón se debe usar apropiadamente cada vez.

Nombres alternativos

Inflamación cervical; Inflamación del cuello uterino

Referencias

Eckert LO, Lentz GM. Infections of the lower genital tract. In: Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, Katz VL, eds. Comprehensive Gynecology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2012:chap 23.

Swygard H, Cohen MS. Approach to the patient with a sexually transmitted infection. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 285.

Workowski KA, Bolan GA; Centers for Disease Control and Prevention. Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2015. MMWR Recomm Rep. 2015;64(RR-03):1-137. PMID: 26042815 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26042815.

Actualizado 4/5/2016

Versión en inglés revisada por: Irina Burd, MD, PhD, Associate Professor of Gynecology and Obstetrics at Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore, MD. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.