Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001453.htm

Nevo congénito gigante

Un nevo melanocítico o pigmentado congénito es un parche de piel de color oscuro y a menudo velludo. Se presenta al nacer o aparece en el primer año de vida.

Un nevo congénito gigante es más pequeño en bebés y niños, pero, por lo regular, continúa creciendo conforme el niño crece. Un nevo pigmentado gigante mide más de 15 pulgadas (40 centímetros) una vez que deja de crecer.

Causas

Se piensa que estas marcas son causadas por problemas con melanocitos que no se extienden de manera uniforme a medida que el bebé crece en el útero. Los melanocitos son las células de la piel que producen la melanina y que dan color a la piel. Un nevo tiene una cantidad anormalmente alta de melanocitos.

Se cree que esta afección es causada por un defecto genético.

La afección puede ocurrir con:

  • Proliferación de células de tejido graso
  • Neurofibromatosis (una enfermedad hereditaria que implica cambios en el pigmento de la piel y otros síntomas)
  • Otros nevos (lunares)
  • Espina bífida (un defecto congénito en la columna vertebral)
  • Implicación de las membranas del cerebro y la médula espinal cuando el nevo afecta una zona muy amplia.

Los nevos melanocíticos o pigmentados congénitos más pequeños son comunes en los niños y no causan problemas la mayoría de las veces. Los nevos más grandes o gigantes son poco comunes.

Síntomas

Un nevo aparecerá como un parche de piel oscura con cualquiera de los siguientes:

  • Color café a negro azulado
  • Cabello
  • Bordes irregulares o desiguales
  • Pequeñas áreas afectadas cerca del nevo más grande (posiblemente)
  • Superficie cutánea lisa, irregular o de apariencia verrugosa

Con frecuencia, los nevos se encuentran en las partes superiores o inferiores de la espalda o el abdomen. También pueden encontrarse en:

  • Brazos
  • Piernas
  • Boca
  • Membranas mucosas
  • Palmas de las manos o plantas de los pies

Pruebas y exámenes

Usted debe pedir a un proveedor de atención médica que examine todas las marcas de nacimiento. Se puede necesitar una biopsia de piel para buscar células cancerosas.

Se podría llevar a cabo una resonancia magnética del cerebro si el nevo está sobre la columna. Un nevo gigante en la columna puede estar asociado con problemas cerebrales.

Su proveedor medirá la zona de piel oscura todos los años y tomará imágenes para verificar si la mancha se está agrandando.

Tratamiento

Usted necesitará hacerse exámenes frecuentes para ver si hay cánceres en la piel.

Se puede hacer cirugía para extirpar el nevo por razones estéticas o si su médico cree que puede convertirse en cáncer de la piel. Cuando sea necesario, se realizarán injertos de piel. Los nevos más grandes posiblemente se tengan que extirpar en varias etapas.

También se pueden usar láseres y dermoabrasión (retirarlos a través de fricción) para mejorar la apariencia. Es posible que estos tratamientos no eliminen todo el lunar, así que puede ser más difícil detectar el cáncer de piel (melanoma). Hable con el médico acerca de las ventajas y desventajas de la cirugía para usted.

El tratamiento puede ayudar si el lunar causa problemas emocionales debido a su apariencia.

Expectativas (pronóstico)

El cáncer de piel puede aparecer en algunas personas con nevos grandes o gigantes. El riesgo de cáncer es más alto para los nevos de mayor tamaño. Sin embargo, se desconoce si extirpar el nevo reduce este riesgo.

Posibles complicaciones

Tener un nevo gigante puede llevar a:

  • Depresión y otros problemas emocionales si los nevos afectan la apariencia
  • Cáncer de piel (melanoma)

Cuándo contactar a un profesional médico

Esta afección generalmente se diagnostica al nacer. Hable con el proveedor de su hijo si él tiene una zona extensa pigmentada en cualquier parte de la piel.

Nombres alternativos

Nevo pigmentado gigante congénito; Nevo piloso gigante; Nevo pigmentado gigante; Nevo en calzón de baño; Nevo melanocítico congénito - grande

Referencias

Habif TP. Nevi and malignant melanoma. In: Habif TP, ed. Clinical Dermatology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 22.

Hosler GA, Patterson JW. Lentigines, nevi, and melanomas. In: Patterson JW, ed. Weedon's Skin Pathology. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 32.

Ultima revisión 10/24/2016

Versión en inglés revisada por: David L. Swanson, MD, Vice Chair of Medical Dermatology, Associate Professor of Dermatology, Mayo Medical School, Scottsdale, AZ. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.