Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001368.htm

Embarazo y el herpes

Los bebés recién nacidos pueden infectarse con el virus del herpes durante el embarazo, durante el trabajo de parto o en el parto, o después del nacimiento.

Causas

Los bebés recién nacidos pueden resultar infectados con el virus del herpes:

  • En el útero (esto es muy inusual)
  • Durante el paso por la vía del parto (herpes adquirido al nacer, que es la forma más común de infección)
  • Inmediatamente después de nacer (posparto) por besar o tener otro tipo de contacto con alguien que tenga herpes labial

Si la madre tiene un brote activo de herpes genital en el momento del parto, el bebé es más propenso a resultar infectado durante el nacimiento. Es posible que algunas madres no sepan que tienen úlceras herpéticas dentro de la vagina.

Algunas mujeres han tenido infecciones por herpes en el pasado, pero no son conscientes de ello y pueden transmitirle el virus a su bebé.

La causa más común de infección por herpes en bebés recién nacidos es el tipo 2 (herpes genital). Pero también puede presentarse el tipo 1 (herpes oral).

Síntomas

El herpes puede aparecer únicamente como una infección cutánea. Se pueden presentar pequeñas ampollas (vesículas) llenas de líquido. Ellas se rompen, forman costra y finalmente sanan. Es posible que quede una leve cicatriz.

La infección por herpes también se puede propagar a través de todo el cuerpo. A esto se le conoce como herpes diseminado. En este tipo, el virus del herpes puede afectar muchas partes diferentes del cuerpo.

  • La infección por herpes en el cerebro se denomina encefalitis herpética
  • El hígado, los pulmones y los riñones también pueden resultar comprometidos
  • Puede o no haber ampollas en la piel

Los bebés recién nacidos con herpes que se ha propagado al cerebro u otras partes del cuerpo a menudo están muy enfermos. Los síntomas incluyen:

  • Úlceras en la piel, ampollas llenas de líquido
  • Tendencia al sangrado
  • Dificultades respiratorias como respiración rápida y cortos períodos sin respirar, que pueden llevar a aleteo nasal, gruñidos o apariencia azulada
  • Piel y escleróricas amarillas
  • Debilidad
  • Temperatura corporal baja (hipotermia)
  • Mala alimentación
  • Convulsiones, shock, o coma

El herpes adquirido inmediatamente después del nacimiento tiene síntomas similares a los del herpes adquirido al nacer.

El herpes que el bebé contrae en el útero puede causar:

  • Enfermedad ocular, como inflamación de la retina (coriorretinitis)
  • Daño cerebral grave
  • Úlceras (lesiones) cutáneas

Pruebas y exámenes

Los exámenes para el herpes adquirido al nacer incluyen:

Los exámenes adicionales que se pueden hacer si el bebé está muy enfermo incluyen:

Tratamiento

Es importante informar al proveedor de servicios de salud durante su primera consulta prenatal si usted tiene un historial de herpes genital.

  • Si usted tiene brotes de herpes frecuentes, se le dará un medicamento para que lo tome durante el último mes de embarazo para tratar el virus. Esto ayuda a prevenir un brote al momento del parto.
  • Se recomienda que las mujeres embarazadas que tengan una nueva ampolla herpética y estén en labor de parto sean sometidas a una cesárea.

La infección con el virus del herpes en bebés generalmente se trata con medicamentos antivirales administrados a través de una vena (por vía intravenosa). Es posible que el bebé necesite tomar el medicamento por varias semanas.

El tratamiento también se puede necesitar para los efectos de la infección con herpes, como shock o convulsiones. Con frecuencia, debido a que estos bebés están muy enfermos, el tratamiento se hace en la unidad de cuidados intensivos del hospital.

Expectativas (pronóstico)

Los bebés con herpes sistémico o encefalitis con frecuencia no tienen buen pronóstico. A pesar de los medicamentos antivirales y el tratamiento oportuno.

En los bebés con enfermedad cutánea, las vesículas pueden reaparecer en forma repetitiva, incluso después de haber terminado el tratamiento.

Como resultado de la infección, pueden tener problemas de aprendizaje y pueden necesitar tratamiento.

Cuándo contactar a un profesional médico

Si su bebé presenta cualquier síntoma de herpes adquirido al nacer, como ampollas en la piel sin ningún otro síntoma, haga que el proveedor lo vea de inmediato.

Prevención

El hecho de tener prácticas sexuales más seguras puede ayudar a evitar que la madre contraiga herpes genital.

Las personas con boqueras o fuegos (herpes labial) no deben tener contacto con recién nacidos. Para prevenir la transmisión del virus, los cuidadores que tengan boqueras deben usar una máscara quirúrgica y lavarse las manos minuciosamente antes de tener contacto con un bebé.

Las madres deben consultar con los proveedores sobre la mejor manera de minimizar el riesgo de transmitir el herpes a su bebé.

Nombres alternativos

HSV; Herpes congénito; Herpes de tipo congénito; Herpes adquirido al nacer; Herpes durante el embarazo

Referencias

Kimberlin DW, Baley J; Committee on infectious diseases; Committee on fetus and newborn. Guidance on management of asymptomatic neonates born to women with active genital herpes lesions. Pediatrics. 2013;131(2):e635-e646. PMID: 23359576 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23359576.

Kimberlin DW, Gutierrez KM. Herpes simplex virus infections. In: Wilson CB, Nizet V, Malonado YA, Remington JS, Klein JO, eds. Remington and Klein's Infectious Diseases of the Fetus and Newborn Infant. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 27.

Ultima revisión 6/22/2016

Versión en inglés revisada por: Daniel N. Sacks, MD, FACOG, obstetrics & gynecology in private practice, West Palm Beach, FL. Review Provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados