Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000973.htm

Testículo no descendido

Los testículos no descendidos ocurren cuando uno o ambos testículos no logran bajar al escroto antes de nacer.

Causas

En la mayoría de los casos, los testículos de un niño descienden para cuando él tiene 9 meses de edad. Los testículos no descendidos son bastante comunes en los bebés que nacen prematuros. El problema se presenta con menos frecuencia en los bebés a término.

Algunos bebés tienen una afección llamada testículos retráctiles y es posible que el proveedor de atención médica no pueda localizarlos. En este caso, el testículo es normal, pero está retraído fuera del escroto por un reflejo muscular. Esto puede ocurrir debido a que los testículos son pequeños antes de la pubertad. Los testículos descenderán normalmente durante la pubertad y no se necesita cirugía.

Los testículos que no descienden de forma natural al escroto se consideran anormales. Un testículo no descendido tiene una mayor probabilidad de presentar cáncer incluso si se baja hasta el escroto con cirugía. El otro testículo también es más propenso a padecer cáncer.

Descender el testículo al escroto puede mejorar la producción de espermatozoides e incrementa las probabilidades de una buena fertilidad. Igualmente le permite al proveedor examinar el testículo para detectar cáncer a tiempo.

En otros casos, no se puede encontrar ningún testículo, ni siquiera durante la cirugía. Esto puede deberse a un problema que ocurrió mientras el bebé aún se estaba desarrollando antes de nacer.

Síntomas

La mayoría de las veces, no hay síntomas distintos a la ausencia del testículo en el escroto (esto se denomina escroto vacío).

Pruebas y exámenes

Un examen por parte del proveedor confirma que uno o ambos testículos no están presentes en el escroto.

El proveedor puede o no ser capaz de sentir el testículo que no ha descendido en la pared abdominal por encima del escroto.

Se pueden realizar exámenes imagenológicos, como una ecografía o una tomografía computarizada.

Tratamiento

En la mayoría de los casos, el testículo descenderá sin tratamiento durante el primer año de vida del niño. Si esto no ocurre, el tratamiento puede incluir:

  • Inyecciones de hormonas (B-HCG o testosterona) para tratar de llevar el testículo hacia el escroto.
  • Cirugía (orquiopexia) para llevar el testículo hacia el escroto. Este es el principal tratamiento.

Realizar la cirugía de manera oportuna puede prevenir el daño a los testículos y evitar la esterilidad. Es posible que sea necesario extirpar un testículo que no ha descendido y que se detecte posteriormente en la vida. Esto se debe a que el testículo probablemente no funcione bien y podría ofrecer un riesgo de cáncer.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de las veces, el problema desaparece sin tratamiento. Las medicinas o la cirugía para corregir la afección son efectivas en la mayoría de los casos.

En alrededor del 5% de los hombres con criptorquidia, no se pueden encontrar los testículos en el momento de la cirugía. Esto se denomina testículo ausente o desaparecido.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al proveedor de su hijo si éste parece tener un testículo que no ha descendido.

Nombres alternativos

Criptorquidia; Escroto vacío (testículos no descendidos); Testículos no descendidos y escroto vacío; Monorquidia; Testículos desaparecidos no descendidos; Testículos retráctiles

Referencias

Barthold JS. Abnormalities of the testes and scrotum and their surgical management. In: Wein AJ, ed. Campbell-Walsh Urology. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 132.

Elder JS. Disorders and anomalies of the scrotal contents. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW III, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 545.

Wampler SM, Llanes M. Common scrotal and testicular problems. Prim Care. 2010;37:613-626. PMID: 20705202 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20705202.

Ultima revisión 8/31/2015

Versión en inglés revisada por: Jennifer Sobol, DO, urologist with the Michigan Institute of Urology, West Bloomfield, MI. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados