Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000948.htm

Intoxicación por opiáceos

Es una afección causada por el uso de fármacos a base de opio. Estos incluyen la morfina, la heroína, la oxicodona y los narcóticos opiáceos sintéticos (artificiales). Los opiáceos recetados se utilizan para tratar el dolor. La intoxicación o sobredosis puede llevar a una pérdida de la lucidez mental, pérdida del conocimiento, disminución de la respiración y a la muerte.

Los opiáceos naturales se fabrican a base del jugo de la amapola (adormidera).

Causas

En los Estados Unidos, los opiáceos de los que se abusa con más frecuencia son la heroína y la metadona. Las personas que se vuelven adictas a estas drogas son mucho más propensas a morir que quienes no las utilizan.

Además, el uso de opiáceos con receta para propósitos no médicos es un problema importante y en crecimiento entre los adultos y los adolescentes en los Estados Unidos.

Síntomas

Dependen de la cantidad de droga que se consuma.

Los síntomas de la intoxicación con opiáceos pueden incluir:

  • Estado mental alterado, por ejemplo confusión o delirio.
  • Problemas respiratorios. La respiración puede disminuir y, tras un tiempo, detenerse.
  • Somnolencia extrema o pérdida de la lucidez mental.
  • Náuseas y vómitos.
  • Pupilas pequeñas.

Con el uso repetitivo de los opiáceos, se puede desarrollar fibrosis pulmonar, en la que se forma tejido fibroso adicional en los pulmones. Esto sucede a causa del talco, la maicena o la celulosa que se utilizan para diluir o compactar estas drogas. El efecto a largo plazo puede ser la disminución de la función pulmonar y la dificultad para respirar.

Las personas que se inyectan la droga a menudo presentan abscesos en el sitio de la inyección. Estos pueden ser tan grandes que requieren una incisión y drenaje, con frecuencia en el quirófano.

Pruebas y exámenes

Los exámenes dependerán de la preocupación que el proveedor de atención médica tenga de problemas de salud adicionales. Los exámenes pueden incluir:

  • Química sanguínea y pruebas de la función hepática, como CHEM-20.
  • CSC (hemograma completo) para medir los glóbulos rojos y blancos y las plaquetas, las cuales ayudan a coagular la sangre.
  • Examen toxicológico (de tóxicos).

Otros exámenes que se pueden llevar a cabo son:

  • Radiografía de tórax para buscar neumonía.
  • ECG (electrocardiograma, o registro del corazón) para buscar signos de alteraciones del ritmo cardíaco o ataque al corazón.
  • Tomografía computarizada (estudio imagenológico avanzado) del cerebro, especialmente si la persona está teniendo convulsiones o podría tener una lesión de la cabeza.

Tratamiento

El proveedor de atención medirá y vigilará los signos vitales de una persona, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los síntomas se tratarán en la forma apropiada. La persona puede recibir:

  • Soporte respiratorio, lo que incluye oxígeno, o una sonda que se introduce a través de la boca hasta los pulmones y la utilización de un respirador.
  • Líquidos por vía intravenosa (IV, a través de una vena).
  • Una medicina llamada naloxona (Evzio, Narcan) para bloquear el efecto del opiáceo en el sistema nervioso central (dichas medicinas se denominan antagonista de narcóticos).
  • Otras medicinas según resulten necesarias.

Dado que el efecto del antagonista de narcóticos a menudo es de corta duración, el equipo de atención médica supervisará al paciente durante 4 a 6 horas en el servicio de urgencias. El tiempo de observación óptimo después de la intoxicación con opiáceos no se ha definido para la mayoría de estas sustancias. Aquellas personas con intoxicaciones de moderadas a graves probablemente serán hospitalizadas durante 24 a 48 horas.

Se necesita una evaluación psiquiátrica si la persona muestra tendencias suicidas.

Expectativas (pronóstico)

Muchos factores determinan el pronóstico a corto y largo plazo tras una intoxicación por opiáceos. Algunos de estos son:

  • La gravedad de la intoxicación, por ejemplo, si la persona dejó de respirar y por cuánto tiempo
  • La frecuencia con la que se utilizaron las drogas
  • El efecto de las impurezas mezcladas con las sustancias ilegales
  • Lesiones que hayan ocurrido como resultado del consumo de drogas
  • Problemas de salud subyacentes

Puede presentarse daño pulmonar permanente, convulsiones, inestabilidad y dificultad para caminar, temblores y disminución en la capacidad de pensar claramente.

Nombres alternativos

Intoxicación con opioides

Referencias

Bardsley CH. Opioids. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 162.

Doyon S. Opiods. In: Tintinalli JE, Kelen GD, Stapczynski JS, Ma OJ, Cline DM, eds. Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide. 6th ed. New York, NY: McGraw-Hill; 2004:chap 167.

Lank PM, Kusin S. Ethanol and opioid intoxication and withdrawal. In: Adams JG, ed. Emergency Medicine. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 154.

National Institutes of Health. What are the medical complications of chronic heroin use? National Institute on Drug Abuse. Available at: www.drugabuse.gov/publications/research-reports/heroin/what-are-medical-complications-chronic-heroin-use. Accessed July 23, 2015.

National Institutes of Health. Most commonly used addictive drugs. Available at: www.drugabuse.gov/publications/media-guide/most-commonly-used-addictive-drugs. National Institute on Drug Abuse. Accessed July 23, 2015.

Plasencia AMA, Furbee RB. Opioids. In: Wolfson AB, Hendey GW, Ling LJ, et al, eds. Harwood-Nuss' Clinical Practice of Emergency Medicine. 5th ed. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins; 2009:chap 289.

Actualizado 4/21/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.