Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000422.htm

Gota

La gota es un tipo de artritis. Ocurre cuando el ácido úrico se acumula en la sangre y causa inflamación en las articulaciones.

La gota aguda es una afección dolorosa que normalmente afecta solo una articulación. La gota crónica se refiere a episodios repetitivos de dolor e inflamación. Más de una articulación puede verse afectada.

GotaMire éste video sobre:Gota

Causas

La gota es causada por tener un nivel de ácido úrico superior a lo normal en el cuerpo. Esto puede ocurrir si:

  • El cuerpo produce demasiado ácido úrico.
  • El cuerpo tiene dificultad para deshacerse del ácido úrico.

Si se acumula demasiado ácido úrico en el líquido alrededor de las articulaciones (líquido sinovial), se forman cristales de ácido úrico. Estos cristales hacen que la articulación se hinche y resulte inflamada.

La causa exacta se desconoce. La gota puede ser hereditaria. El problema es más común en los varones, las mujeres posmenopáusicas y las personas que beben alcohol. A medida que las personas envejecen, la gota se vuelve más común.

La enfermedad también se puede presentar en personas con:

La gota puede ocurrir después de tomar medicamentos que interfieran con la eliminación del ácido úrico del cuerpo. Las personas que toman ciertos medicamentos, como hidroclorotiazida y otros diuréticos, pueden tener un nivel más alto de ácido úrico en la sangre.

Síntomas

Síntomas de gota aguda:

  • Sólo una o unas cuantas articulaciones están afectadas. Las articulaciones del dedo gordo del pie, la rodilla o el tobillo resultan afectadas con mayor frecuencia.
  • El dolor comienza súbitamente, a menudo durante la noche. El dolor a menudo se describe como pulsátil, opresivo o insoportable.
  • La articulación luce caliente y roja. Por lo regular, está muy sensible e hinchada (duele al ponerle una sábana o cobija encima).
  • Puede haber fiebre.
  • El ataque puede desaparecer luego de algunos días, pero puede retornar de vez en cuando. Los ataques adicionales por lo regular duran más tiempo.

Después de un primer ataque de gota, las personas no tendrán ningún síntoma. Muchas personas tendrán otro ataque en los próximos 6 a 12 meses.

Algunas personas pueden desarrollar gota crónica. Esto se denomina artritis gotosa. Esta afección puede llevar a daño articular y pérdida de movimiento en las articulaciones. Las personas con gota crónica tendrán dolor articular y otros síntomas la mayor parte del tiempo.

Los tofos son protuberancias debajo de la piel alrededor de las articulaciones o en otros lugares como los codos, las puntas de los dedos y las orejas. Los tofos se pueden desarrollar sólo después de que una persona haya tenido la enfermedad durante muchos años. Estas protuberancias pueden supurar una sustancia blanquecina.

Pruebas y exámenes

Los exámenes que se pueden hacer incluyen:

Un nivel de ácido úrico en la sangre de más de 7 mg/dL es alto. Sin embargo, no toda persona con un nivel alto de ácido úrico tiene gota.

Tratamiento

Tome las medicinas para la gota lo más pronto posible si tiene un ataque repentino.

Tome antinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno, naproxeno o indometacina tan pronto como los síntomas empiecen. Hable con su proveedor de atención médica acerca de la dosis correcta. Usted necesitará dosis más fuertes durante unos días.

  • Su proveedor de atención puede prescribir analgésicos fuertes como codeína, hidrocodona y oxicodona.
  • Un medicamento de venta con receta llamado colchicina ayuda a reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación.
  • Los corticosteroides (como la prednisona) también pueden ser muy eficaces. Su proveedor de atención puede inyectar esteroides en la articulación inflamada para aliviar el dolor.
  • El dolor con frecuencia desaparece al cabo de 12 horas de empezar el tratamiento. La mayoría de las veces, el dolor ha desaparecido al cabo de 48 horas.

Es posible que tenga que tomar medicinas diariamente, como alopurinol (Zyloprin), febuxostat (Uloric) o probenecida (Benemid) para disminuir los niveles del ácido úrico en la sangre.

Usted puede necesitar estos medicamentos si:

  • Tiene varios ataques durante el mismo año o sus ataques son muy intensos.
  • Tiene daño en las articulaciones.
  • Tiene tofos.
  • Tiene nefropatía o cálculos renales de ácido úrico.

Los cambios en la dieta y en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir los ataques de gota:

  • Disminuya el consumo de alcohol, especialmente cerveza (algo de vino puede ser útil).
  • Baje de peso.
  • Haga ejercicio diariamente.
  • Reduzca el consumo de carnes rojas y bebidas azucaradas.
  • Escoja alimentos saludables como productos lácteos, verduras, nueces, legumbres, frutas (las menos azucaradas) y granos integrales.
  • Beba café y tome suplementos de vitamina C (puede ayudarle a algunas personas).

Expectativas (pronóstico)

El tratamiento adecuado de los ataques agudos y la reducción del ácido úrico a un nivel menor a 6 mg/dL permiten que la gente lleve una vida normal. Sin embargo, la forma aguda de la enfermedad puede progresar a gota crónica si no se trata.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor de atención médica si presenta síntomas de artritis gotosa aguda.

Prevención

Si bien es posible que la gota no se pueda prevenir, usted probablemente pueda evitar los factores que desencadenan los síntomas. Tomar medicinas para reducir el ácido úrico puede prevenir el avance de la gota.

Nombres alternativos

Gota aguda; Artritis gotosa de tipo agudo; Hiperuricemia; Gota tofácea; Gota crónica; Tofos; Podagra; Gota de tipo crónico; Gota de tipo agudo; Artritis gotosa aguda

Referencias

Burns CM, Wortmann RL. Clinical features and treatment of gout. In: Firestein GS, Budd RC, Gabriel SE, et al, eds. Kelley's Textbook of Rheumatology. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 95.

Choi HK. A prescription for lifestyle change in patients with hyperuricemia and gout. Current Opin Rheumatol. 2010;22(2):165-72. PMID: 20035225 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20035225.

Edwards NL. Clinical gout. In: Hochberg MC, Silman AJ, Smolen JS, Weinblatt ME, Weisman MH, eds. Rheumatology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2015:chap 188.

Khanna D, Fitzgerald JD, Khanna PP, et al. 2012 American College of Rheumatology guidelines for management of gout. Part 1: systematic nonpharmacologic and pharmacologic therapeutic approaches to hyperuricemia. Arthritis Care Res (Hoboken). 2012;64(10):1431-46. PMID: 23024028 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23024028.

Khanna D, Khanna PP, Fitzgerald JD, et al. 2012 American College of Rheumatology guidelines for management of gout. Part 2: therapy and antiinflammatory prophylaxis of acute gouty arthritis. Arthritis Care Res (Hoboken). 2012;64(10):1447-61. PMID: 23024029 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23024029.

Actualizado 4/28/2015

Versión en inglés revisada por: Gordon A. Starkebaum, MD, Professor of Medicine, Division of Rheumatology, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados