Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/233.html

Olivo

¿Qué es?

El olivo es un árbol. Para hacer los medicamentos la gente usa el aceite que se extrae del fruto y las semillas y los extractos acuosos , Green Olive, Huile d’Assaisonnement, Huile d’Olive, Huile d’Olive Extra Vierge, Huile d’Olive Vierge, Jaitun, Manzanilla Olive Fruit, Monounsaturated Fatty Acid, n-9 Fatty Acid, Oleae europaea, Oleae Folium, Olivae Oleum, Olive Fruit, Olive Fruit Pulp, Olive Leaf, Olive Oil, Olive Pulp, Olives, Omega-9 Fatty Acids, Pulpe d’Olive, Salad Oil, Sweet Oil, Unsaturated Fatty Acid, Virgin Olive Oil.

del fruto (aceituna) y las hojas.

El aceite de oliva se usa para prevenir un ataque cardiaco o derrame cerebral (enfermedad cardiovascular), para el cáncer de mama, el cáncer colorrectal, la artritis reumatoide y los dolores de cabeza de migraña.

Algunas personas utilizan el aceite de oliva para tratar el estreñimiento, el colesterol alto, la presión arterial alta, los problemas de los vasos sanguíneos asociados con la diabetes y el dolor asociado con las infecciones de los oídos, artritis y enfermedad de la vesícula biliar. El aceite de oliva se usa también para el tratamiento de la ictericia, el gas intestinal y el meteorismo (la hinchazón del abdomen debido al gas).

Algunas personas usan el aceite de oliva para impulsar el crecimiento de las bacterias en el intestino y como un “limpiador” o “purificador.”

El aceite de oliva se aplica a la piel (uso tópico) para la cera en los oídos, el zumbido de oídos (tinitos), el dolor de oídos, las heridas, las quemaduras leves, la psoriasis, las estrías debido al embarazo y para proteger la piel del daño por la radiación ultravioleta después de la exposición al sol.

En los alimentos, el aceite de oliva se utiliza para cocinar y para añilar las ensaladas.

En la industria manufacturera, el aceite de oliva se usa para hacer jabones, emplastos y linimentos comerciales; y para retardar el endurecimiento del cemento dental.

El aceite de oliva se clasifica, en parte, de acuerdo a su contenido de ácido que se mide como ácido oleico libre. El aceite de oliva extra virgen contiene un máximo de 1% de ácido oleico libre, el aceite de oliva virgen contiene 2% y el aceite de oliva común contiene 3.3%. Los aceites de oliva sin refinar que contienen más de 3.3% de ácido oleico libre se consideran “no aptos para el consumo humano.”

El uso del aceite de oliva mezclado con un gas llamado ozono (aceite de oliva ozonado) es promocionado para muchos usos, que van desde picaduras de abejas e insectos hasta infecciones de hongos en la piel y cáncer. La Administración de Alimentos y Drogas (FDA) permite el uso del ozono para matar las bacterias en los alimentos, incluyendo la carne y el pollo, pero la industria de alimentos lo ha adoptado en forma muy lenta. El ozono es extremadamente inestable y debe ser producido en el lugar adonde se necesita usar. Es poco probable que los productos tópicos que afirman contener ozono permanezcan estables durante su transporte. No se ha demostrado clínicamente ningún uso médico del ozono o del aceite de oliva ozonado. Una mejor elección es aplicar agentes antibacterianos a la piel.

La hoja del olivo se usa para el tratamiento de las infecciones virales, bacterianas y otras infecciones que incluyen la influenza, la influenza porcina, el resfrío común, la meningitis, el virus Epstein-Barr (EBV), la encefalitis, el herpes, el herpes zoster, el VIH/ARC/SIDA y la hepatitis B. La hoja de olivo se usa también para la neumonía, la fatiga crónica, la tuberculosis (TB), la gonorrea, la fiebre, la malaria, el dengue, el “envenenamiento de la sangre” (infecciones bacterianas en el torrente sanguíneo), la diarrea severa, las infecciones en los dientes, los oídos y el tracto urinario y para las infecciones después de una cirugía. Otros usos incluyen para la presión arterial alta, la diabetes, la fiebre del heno, para mejorar el funcionamiento de los riñones y de la digestión y para aumentar el flujo de orina.

Los extractos acuosos de la pulpa del fruto del olivo se usan para la artritis reumatoide y la osteoartritis.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Probablemente eficaz para...

  • Constipación. La ingesta de aceite de oliva es efectiva para prevenir la constipación.

Posiblemente eficaz para...

  • Cáncer de mama. Las personas que consumen más aceite de oliva en sus dietas parecen tener menos riesgo de desarrollar cancer de mama.
  • Cardiopatía. El reemplazar las grasas saturadas en la dieta con aceite de oliva puede reducir el riesgo de enfermedades cardiacas y ataque al corazón al reducir la presión arterial y el colesterol. El agregar aceite de oliva a la dieta parece prevenir un primer ataque de corazón. Algunas investigaciones muestran que una dieta con gran cantidad de aceite de oliva (54 gramos/día) - en comparación con una dieta con 7 gramos o menos por día - puede reducir el riesgo de un primer ataque al corazón en un 82%.
    La FDA permite ahora que en las etiquetas del aceite de oliva y de los alimentos que contienen aceite de oliva, se afirme que hay evidencia limitada, pero no conclusiva, que sugiere que el consumo de 23 gramos al día (alrededor de 2 cucharadas) de aceite de oliva en vez de grasas saturadas puede reducir el riesgo de enfermedades cardiacas.
  • Colorectal cancer. La investigación preliminar sugiere que las personas que consumen más aceite de oliva en sus dietas parecen tener menos riesgo de desarrollar cancer colorrectal.
  • Colesterol alto. El uso de aceite de oliva en la dieta en vez de grasas saturadas puede disminuir los niveles de colesterol total en personas con colesterol alto. Sin embargo, cierta investigación sugiere que otros aceites dietarios como el aceite de girasol y el de canola podrían disminuir el colesterol de lipoproteína (“malo”) de baja densidad y otro tipo de colesterol llamado apolipoproteina B aún más que el aceite de oliva.
  • Hipertensión arterial. Agregar grandes cantidades de aceite de oliva extravirgen en la dieta y continuar con los tratamientos convencionales para la presiona arterial alta puede mejorar la presion arterial durante seis meses en personas con hipertensión arterial. En algunos casos, las personas con hipertensión arterial de leve a moderada pueden disminuir la dosis de su medicación para la presión arterial o hasta detener por completo la ingesta de medicación. Sin embargo, no modificar los medicamentos sin la supervisión del proveedor de la salud. La ingesta de extracto de hoja de oliva además parece bajar la presion arterial en pacientes con presión arterial alta.

Posiblemente ineficaz para...

  • Cerumen. La aplicación de aceite de oliva en la piel no parece ablandar el cerumen.
  • Infecciones de oídos. La aplicación de aceite de oliva en la piel no parece reducir el dolor en niños con infección en los oídos.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • Enrojecimiento y picazón en piel (eccema). La investigación preliminar sugiere que la aplicación de una mezcla de miel, cera y aceite de oliva junto con un cuidado estándar parece disminuir el eccema.
  • Diabetes. En comparación con los aceites poli-insaturados como el aceite de girasol, el aceite de oliva en una dieta como la dieta de tipo Mediterránea podría disminuir el riesgo de “endurecimiento de las arterias” (arterioesclerosis) en las personas con diabetes. Sin embargo, es necesario realizar más trabajos de investigación al respecto.
  • Cefalea por migraña. La ingesta diaria de aceite de oliva durante 2 meses parece disminuir la frecuencia y gravedad de las cefaleas por migraña. No obstante, se necesita aún más investigación.
  • Osteoartritis. Las investigaciones en desarrollo muestran que el tomar un extracto acuoso liofilizado del fruto del olivo disminuye el dolor y aumenta la movilidad en las personas con osteoartritis.
  • Cáncer de ovario. La investigación sugiere que las personas que consumen más aceite de oliva en sus dietas tienen menos riesgo de desarrollar cáncer de ovario.
  • Enrojecimiento y descamación de la piel (psoriasis). La investigación preliminar sugiere que la aplicación de una mezcla de miel, cera y aceite de oliva junto con un cuidado estándar parece disminuir la psoriasis.
  • Artritis reumatoide. Algunos estudios sugieren que las personas cuyas dietas incluyen una alta cantidad de aceite de oliva tienen un menor riesgo de desarrollar artritis reumatoide. Por otra parte, estudios preliminares muestran que el tomar un extracto acuoso del fruto del olivo no mejora en forma significativa los síntomas de la artritis reumatoide.
  • Dermatofitosis (tiña). La investigación preliminar sugiere que la aplicación de una mezcla de miel, cera y aceite de oliva en la piel es efectiva para el tratamiento de la dermatofitosis.
  • Tiña inguinal (sarpullido en la ingle). La investigación preliminar sugiere que la aplicación de una mezcla de miel, cera y aceite de oliva en la piel es efectiva para el tratamiento de la tiña inguinal.
  • Candidiasis (Tiña versicolor). La investigación preliminar sugiere que la aplicación de una mezcla de miel, cera y aceite de oliva en la piel es efectiva para el tratamiento de la candidiasis.
Se necesita más evidencia para poder aprobar la efectividad de aceite de oliva para estos usos.

¿Cómo funciona?

Los ácidos grasos en el aceite de oliva parecen disminuir los niveles de colesterol y tener efectos anti-inflamatorios. La hoja de olivo y el aceite de oliva podrían bajar la presión arterial.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

El aceite de oliva PROBABLEMENTE ES SEGURO cuando se toma por vía oral o se aplica a la piel de manera apropiada. El aceite de oliva se puede usar con seguridad cuando equivale al 14% de las calorías totales diarias. Esto equivale a alrededor de 2 cucharadas (28 gramos) al día.

El aceite de oliva por vía oral es bien tolerado. Cuando se aplica a la piel se han reportado casos de respuesta de hipersensibilidad retardada y dermatitis por contacto.

No hay suficiente información confiable sobre la seguridad del uso de la hoja de olivo, pero en los estudios clínicos que se han hecho hasta el momento, tanto la hoja de olivo como la pulpa del fruto no han estado asociadas con efectos secundarios significativos.

Los árboles de olivo producen polen que en algunas personas puede producir alergia estacional.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: No existe suficiente información confiable sobre si resulta segura la ingesta de productos de oliva durante el embarazo o la lactancia. No use cantidades mayores que las presentes en los alimentos.

Diabetes: El aceite de oliva podría disminuir los niveles de azúcar en la sangre. Las personas con diabetes deberían controlar sus niveles de azúcar en la sangre cuando se usa aceite de oliva.

Cirugía: El aceite de oliva podría disminuir los niveles de azúcar en la sangre. El uso de aceite de oliva podría afectar de los niveles de azúcar en la sangre durante y después de una cirugía. Detenga la ingesta de aceite de oliva dos semanas antes de la cirugía.

¿Existen interacciones con medicamentos?

Moderadas
Tenga cuidado con esta combinación
Medicamentos para la diabetes (Antidiabéticos)
El olivo y el aceite de oliva podrían disminuir el azúcar en la sangre. Los medicamentos para la diabetes se usan para bajar el azúcar en la sangre. El tomar aceite de oliva junto con medicamentos para la diabetes podría disminuir demasiado su nivel de azúcar en la sangre. Controle de cerca su nivel de azúcar en la sangre. Puede que sea necesario cambiar la dosis de su medicamento para la diabetes.

Algunos de los medicamentos usados para la diabetes incluyen glimepirida (Amaryl), gliburida (Diabeta, Glynase PresTab, Micronase), insulina, pioglitazona (Actos), rosiglitazona (Avandia), clorpropamida (Diabinese), glipizida (Glucotrol), tolbutamida (Orinase) y otros.
Medicamentos para la presión arterial alta (Fármacos antihipertensivos)
El aceite de oliva parece bajar la presión arterial. El tomar aceite de oliva junto con medicamentos para la presión arterial alta podría disminuir demasiado la presión arterial.

Algunos medicamentos para la presión arterial alta incluyen captoprila (Capoten), enalaprila (Vasotec), losartan (Cozaar), valsartan (Diovan), diltiazem (Cardizem), Amlodipina (Norvasc), hidroclorotiazida (HydroDiuril), furosemida (Lasix) y muchos otros.
Medicamentos que disminuyen la coagulación de la sangre (Anticoagulantes / Antiplaquetarios)
El aceite de oliva podría disminuir la coagulación de la sangre. La ingesta de aceite de oliva con medicamentos que también disminuyen la coagulación podría reducir las probabilidades de hematomas y hemorragia.

Algunos medicamentos que disminuyen la coagulación de la sangre incluyen aspirina, pidogrel (Plavix), diclofenac (Voltaren, Cataflam y otros), ibuprofeno (Advil, Motrin y otros), naproxeno (Anaprox, Naprosyn y otros), dalteparina (Fragmin), enoxaparina (Lovenox), heparina, warfarina (Coumadin) y otros.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Hierbas y suplementos que podrían disminuir la coagulación de la sangre
El uso de aceite de oliva con otras hierbas que pueden disminuir la coagulación de la sangre podría aumentar el riesgo de hemorragia en algunas personas. Estas otras hierbas incluyen angélica, clavo de olor, danshen, jengibre, ginkgo, trébol rojo, cúrcuma, vitamina E y sauce entre otros.
Hierbas y suplementos que podrían disminuir el nivel de azúcar en sangre
La hoja del olivo podría bajar el azúcar en la sangre. El usarla junto con otras hierbas que producen el mismo efecto podría bajar demasiado el azúcar en la sangre. Estas hierbas incluyen garra del diablo, fenogreco, ajo, goma de guar, castaño de India, ginseng Panax y ginseng Siberiano.
Hierbas y suplementos que podrían disminuir la presión arterial
El aceite de oliva podría bajar la presión arterial. El tomar aceite de oliva junto con hierbas y suplementos que pueden disminuir la presión arterial podría aumentar el riesgo de que la presión arterial baje demasiado. Algunas de estas hierbas y suplementos incluyen andrographis, péptidos derivados de la caseína, uña de gato, coenzima Q-10, aceite de pescado, L-arginina, goji, ortiga, teanina y otros.

¿Existen interacciones con alimentos?

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?

La siguiente dosis ha sido estudiada en investigaciones científicas:

POR VÍA ORAL:
  • Para el estreñimiento: 30 ml de aceite de oliva.
  • Para la presión arterial alta: 30-40 gramos por día de aceite de oliva extra virgen como parte de la dieta. También se ha usado 400 mg de extracto de hoja de olivo cuatro veces al día.
  • Para el colesterol alto y para disminuir el riesgo de enfermedades cardiacas: En lugar de usar grasas saturadas en la dieta, se usan 23 gramos de aceite de oliva por día (alrededor de 2 cucharadas) que proporcionan17.5 gramos de ácidos grasos mono-insaturados.

Otros nombres

Acide Gras Insaturé, Acide Gras Mono-Insaturé, Acide Gras n-9, Acide Gras Oméga 9, Common Olive, Extra Virgin Olive Oil, Feuille d’Olivier

Metodología

Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

  1. Lee-Huang, S., Zhang, L., Huang, P. L., Chang, Y. T., and Huang, P. L. Anti-HIV activity of olive leaf extract (OLE) and modulation of host cell gene expression by HIV-1 infection and OLE treatment. Biochem Biophys Res Commun. 8-8-2003;307:1029-1037. View abstract.
  2. Markin, D., Duek, L., and Berdicevsky, I. In vitro antimicrobial activity of olive leaves. Mycoses 2003;46(3-4):132-136. View abstract.
  3. Konlee, M. A new triple combination therapy. Posit.Health News 1998;(No 17):12-14. View abstract.
  4. O'Brien, N. M., Carpenter, R., O'Callaghan, Y. C., O'Grady, M. N., and Kerry, J. P. Modulatory effects of resveratrol, citroflavan-3-ol, and plant-derived extracts on oxidative stress in U937 cells. J Med Food 2006;9:187-195. View abstract.
  5. Al Waili, N. S. Topical application of natural honey, beeswax and olive oil mixture for atopic dermatitis or psoriasis: partially controlled, single-blinded study. Complement Ther.Med. 2003;11:226-234. View abstract.
  6. Al Waili, N. S. An alternative treatment for pityriasis versicolor, tinea cruris, tinea corporis and tinea faciei with topical application of honey, olive oil and beeswax mixture: an open pilot study. Complement Ther.Med. 2004;12:45-47. View abstract.
  7. Bosetti, C., Negri, E., Franceschi, S., Talamini, R., Montella, M., Conti, E., Lagiou, P., Parazzini, F., and La Vecchia, C. Olive oil, seed oils and other added fats in relation to ovarian cancer (Italy). Cancer Causes Control 2002;13:465-470. View abstract.
  8. Braga, C., La Vecchia, C., Franceschi, S., Negri, E., Parpinel, M., Decarli, A., Giacosa, A., and Trichopoulos, D. Olive oil, other seasoning fats, and the risk of colorectal carcinoma. Cancer 2-1-1998;82:448-453. View abstract.
  9. Linos, A., Kaklamanis, E., Kontomerkos, A., Koumantaki, Y., Gazi, S., Vaiopoulos, G., Tsokos, G. C., and Kaklamanis, P. The effect of olive oil and fish consumption on rheumatoid arthritis--a case control study. Scand.J.Rheumatol. 1991;20:419-426. View abstract.
  10. Nagyova, A., Haban, P., Klvanova, J., and Kadrabova, J. Effects of dietary extra virgin olive oil on serum lipid resistance to oxidation and fatty acid composition in elderly lipidemic patients. Bratisl.Lek.Listy 2003;104(7-8):218-221. View abstract.
  11. Nydahl, M., Gustafsson, I. B., Ohrvall, M., and Vessby, B. Similar effects of rapeseed oil (canola oil) and olive oil in a lipid-lowering diet for patients with hyperlipoproteinemia. J.Am.Coll.Nutr. 1995;14:643-651. View abstract.
  12. Petroni, A., Blasevich, M., Salami, M., Papini, N., Montedoro, G. F., and Galli, C. Inhibition of platelet aggregation and eicosanoid production by phenolic components of olive oil. Thromb.Res. 4-15-1995;78:151-160. View abstract.
  13. Sirtori, C. R., Tremoli, E., Gatti, E., Montanari, G., Sirtori, M., Colli, S., Gianfranceschi, G., Maderna, P., Dentone, C. Z., Testolin, G., and . Controlled evaluation of fat intake in the Mediterranean diet: comparative activities of olive oil and corn oil on plasma lipids and platelets in high-risk patients. Am.J.Clin.Nutr. 1986;44:635-642. View abstract.
  14. Sirtori, C. R., Gatti, E., Tremoli, E., Galli, C., Gianfranceschi, G., Franceschini, G., Colli, S., Maderna, P., Marangoni, F., Perego, P., and . Olive oil, corn oil, and n-3 fatty acids differently affect lipids, lipoproteins, platelets, and superoxide formation in type II hypercholesterolemia. Am.J.Clin.Nutr. 1992;56:113-122. View abstract.
  15. Williams, C. M. Beneficial nutritional properties of olive oil: implications for postprandial lipoproteins and factor VII. Nutr.Metab Cardiovasc.Dis. 2001;11(4 Suppl):51-56. View abstract.
  16. Zoppi, S., Vergani, C., Giorgietti, P., Rapelli, S., and Berra, B. Effectiveness and reliability of medium term treatment with a diet rich in olive oil of patients with vascular diseases. Acta Vitaminol.Enzymol. 1985;7(1-2):3-8. View abstract.
  17. Estruch R, Ros E, Salas-Salvado J, et al. Primary prevention of cardiovascular disease with a Mediterranean diet. N Engl J Med 2013.. View abstract.
  18. Bitler CM, Matt K, Irving M, et al. Olive extract supplement decreases pain and improves daily activities in adults with osteoarthritis and decreases plasma homocysteine in those with rheumatoid arthritis. Nutri Res 2007;27:470-7.
  19. Aguila MB, Sa Silva SP, Pinheiro AR, Mandarim-de-Lacerda CA. Effects of long-term intake of edible oils on hypertension and myocardial and aortic remodelling in spontaneously hypertensive rats. J Hypertens 2004;22:921-9. View abstract.
  20. Aguila MB, Pinheiro AR, Mandarim-de-Lacerda CA. Spontaneously hypertensive rats left ventricular cardiomyocyte loss attenuation through different edible oils long-term intake. Int J Cardiol 2005;100:461-6. View abstract.
  21. Beauchamp GK, Keast RS, Morel D, et al. Phytochemistry: ibuprofen-like activity in extra-virgin olive oil. Nature 2005;437:45-6. View abstract.
  22. Brackett RE. Letter Responding to Health Claim Petition dated August 28, 2003: Monounsaturated Fatty Acids from Olive Oil and Coronary Heart Disease. CFSAN/Office of Nutritional Products, Labeling and Dietary Supplements. 2004 Nov 1; Docket No 2003Q-0559. Available at: http://www.fda.gov/ohrms/dockets/dailys/04/nov04/110404/03q-0559-ans0001-01-vol9.pdf.
  23. Togna GI, Togna AR, Franconi M, et al. Olive oil isochromans inhibit human platelet reactivity. J Nutr 2003;133:2532-6.. View abstract.
  24. Pedersen A, Baumstark MW, Marckmann P, et al. An olive oil-rich diet results in higher concentrations of LDL cholesterol and a higher number of LDL subfraction particles than rapeseed oil and sunflower oil diets. J Lipid Res 2000;41:1901-11.. View abstract.
  25. Secondary Direct Food Additives Permitted in Food for Human Consumption. Safe use of ozone when used as a gas or dissolved in water as an antimicrobial agent on food, including meat and poultry. Federal Register 66 http://www.fda.gov/OHRMS/Dockets/98fr/062601a.htm (Accessed 26 June 2001).
  26. Madigan C, Ryan M, Owens D, et al. Dietary unsaturated fatty acids in type 2 diabetes: higher levels of postprandial lipoprotein on a linoleic acid-rich sunflower oil diet compared with an oleic acid-rich olive oil diet. Diabetes Care 2000;23:1472-7. View abstract.
  27. Fernandez-Jarne E, Martinez-Losa E, Prado-Santamaria M, et al. Risk of first non-fatal myocardial infarction negatively associated with olive oil consumption: a case-control study in Spain. Int J Epidemiol 2002;31:474-80. View abstract.
  28. Harel Z, Gascon G, Riggs S, et al. Fish oil vs olive oil in the management of recurrent headaches in adolescents. Advancing Children's Health 2000. Joint Meeting of Pediatric Academic Soc and Am Acad of Pediatrics; Abstract 30.
  29. Ferrara LA, Raimondi AS, d'Episcopo L, et al. Olive oil and reduced need for antihypertensive medications. Arch Intern Med 2000;160:837-42. View abstract.
  30. Fischer S, Honigmann G, Hora C, et al. [Results of linseed oil and olive oil therapy in hyperlipoproteinemia patients]. Dtsch Z Verdau Stoffwechselkr 1984;44:245-51. View abstract.
  31. Linos A, Kaklamani VG, Kaklamani E, et al. Dietary factors in relation to rheumatoid arthritis: a role for olive oil and cooked vegetables? Am J Clin Nutr 1999;70:1077-82. View abstract.
  32. Stoneham M, Goldacre M, Seagroatt V, Gill L. Olive oil, diet and colorectal cancer: an ecological study and a hypothesis. J Epidemiol Community Health 2000;54:756-60. View abstract.
  33. Tsimikas S, Philis-Tsimikas A, Alexopoulos S, et al. LDL isolated from Greek subjects on a typical diet or from American subjects on an oleate-supplemented diet induces less monocyte chemotaxis and adhesion when exposed to oxidative stress. Arterioscler Thromb Vasc Biol 1999;19:122-30. View abstract.
  34. Ruiz-Gutierrez V, Muriana FJ, Guerrero A, et al. Plasma lipids, erythrocyte membrane lipids and blood pressure of hypertensive women after ingestion of dietary oleic acid from two different sources. J Hypertens 1996;14:1483-90. View abstract.
  35. Zambon A, Sartore G, Passera D, et al. Effects of hypocaloric dietary treatment enriched in oleic acid on LDL and HDL subclass distribution in mildly obese women. J Intern Med 1999;246:191-201. View abstract.
  36. Lichtenstein AH, Ausman LM, Carrasco W, et al. Effects of canola, corn, and olive oils on fasting and postprandial plasma lipoproteins in humans as part of a National Cholesterol Education Program Step 2 diet. Arterioscler Thromb 1993;13:1533-42. View abstract.
  37. Mata P, Alvarez-Sala LA, Rubio MJ, et al. Effects of long-term monounsaturated- vs polyunsaturated-enriched diets on lipoproteins in healthy men and women. Am J Clin Nutr 1992;55:846-50. View abstract.
  38. Mensink RP, Katan MB. An epidemiological and an experimental study on the effect of olive oil on total serum and HDL cholesterol in healthy volunteers. Eur J Clin Nutr 1989;43 Suppl 2:43-8. View abstract.
  39. Bisignano G, Tomaino A, Lo Cascio R, et al. On the in-vitro antimicrobial activity of oleuropein and hydroxytyrosol. J Pharm Pharmacol 1999;51:971-4. View abstract.
  40. Hoberman A, Paradise JL, Reynolds EA, et al. Efficacy of Auralgan for treating ear pain in children with acute otitis media. Arch Pediatr Adolesc Med 1997;151:675-8. View abstract.
  41. Isaksson M, Bruze M. Occupational allergic contact dermatitis from olive oil in a masseur. J Am Acad Dermatol 1999;41:312-5. View abstract.
  42. Kamien M. Practice tip. Which cerumenolytic? Aust Fam Physician 1999;28:817,828. View abstract.
  43. The IOOC's Trade Standard Applying to Olive Oil and Olive Pomace Oil. Available at: sovrana.com/ioocdef.htm (Accessed 23 June 2004).
  44. Katan MB, Zock PL, Mensink RP. Dietary oils, serum lipoproteins, and coronary heart disease. Am J Clin Nutr 1995;61:1368S-73S. View abstract.
  45. Trichopoulou A, Katsouyanni K, Stuver S, et al. Consumption of olive oil and specific food groups in relation to breast cancer risk in Greece. J Natl Cancer Inst 1995;87:110-6. View abstract.
  46. la Vecchia C, Negri E, Franceschi S, et al. Olive oil, other dietary fats, and the risk of breast cancer (Italy). Cancer Causes Control 1995;6:545-50. View abstract.
  47. Martin-Moreno JM, Willett WC, Gorgojo L, et al. Dietary fat, olive oil intake and breast cancer risk. Int J Cancer 1994;58:774-80. View abstract.
  48. Keys A, Menotti A, Karvonen MJ , et al. The diet and 15-year death rate in the seven countries study. Am J Epidemiol 1986;124:903-15. View abstract.
  49. Trevisan M, Krogh V, Freudenheim J, et al. Consumption of olive oil, butter, and vegetable oils and coronary heart disease risk factors. The Research Group ATS-RF2 of the Italian National Research Council. JAMA 1990;263:688-92. View abstract.
  50. Liccardi G, D'Amato M, D'Amato G. Oleaceae pollinosis: a review. Int Arch Allergy Immunol 1996;111:210-7. View abstract.
  51. Aziz NH, Farag SE, Mousa LA, et al. Comparative antibacterial and antifungal effects of some phenolic compounds. Microbios 1998;93:43-54. View abstract.
  52. Cherif S, Rahal N, Haouala M, et al. [A clinical trial of a titrated Olea extract in the treatment of essential arterial hypertension]. J Pharm Belg 1996;51:69-71. View abstract.
  53. van Joost T, Smitt JH, van Ketel WG. Sensitization to olive oil (olea europeae). Contact Dermatitis 1981;7:309-10.
  54. Bruneton J. Pharmacognosy, Phytochemistry, Medicinal Plants. Paris: Lavoisier Publishing, 1995.
  55. Gennaro A. Remington: The Science and Practice of Pharmacy. 19th ed. Lippincott: Williams & Wilkins, 1996.
Documento revisado - 06/17/2015