Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000804.htm

Comprar y cuidar biberones y tetinas

Ya sea que alimente a su bebé con leche materna, fórmula para bebés o ambas, será necesario que compre biberones y tetinas (tetillas). Hay muchas opciones a su disposición, así que puede ser difícil saber qué debe comprar. Aprenda sobre las distintas opciones y cómo puede cuidar los biberones y las tetinas.

Cómo elegir biberones y tetinas

El tipo de biberón y tetina que elija dependerá principalmente del tipo que deseará usar su bebé. Algunos bebés prefieren alguna forma en particular de tetina o pueden tener menos gas cuando usan ciertos biberones. Otros bebés son menos quisquillosos. Comience por comprar algunos tipos distintos de biberones y tetinas. De esta manera puede probarlas y ver qué funciona mejor para usted y su bebé.

Tetinas

Las tetinas pueden estar hechas de látex o de silicona.

  • Las tetinas de látex son más suaves y flexibles. Pero algunos bebés son sensibles al látex, además de que este material puede no durar tanto tiempo como la silicona.
  • Las tetinas de silicona pueden durar más tiempo y tienden a mantener su forma de mejor manera.

Existen tetinas de distintas formas.

  • Pueden tener forma de cúpula, ser planas o ser anchas. Las tetinas planas o anchas tienen formas más similares al pecho de la madre.
  • Pruebe con formas diferentes para ver cuál prefiere su bebé.

Las tetinas se venden con distintos niveles de flujo.

  • Usted puede comprar tetinas con un nivel de flujo lento, mediano o rápido. Estas tetinas a menudo vienen numeradas; el 1 es el más lento.
  • Los lactantes normalmente comienzan con una perforación más pequeña y un nivel de flujo lento. Usted deberá aumentar el tamaño conforme su bebé sea más hábil para alimentarse, y beba más.
  • Su bebé debe ser capaz de obtener suficiente leche sin tener que succionar con demasiada fuerza.
  • Si su bebé se está atragantando o está escupiendo leche, el flujo es demasiado rápido.

Biberones

Los biberones se fabrican de distintos materiales.

  • Los biberones de plástico son ligeros y no se rompen cuando se dejan caer. Si elige el plástico, lo mejor es comprar biberones nuevos. Los biberones reutilizados o heredados puede contener bisfenol-A (BPA, por sus siglas en inglés). La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) ha prohibido el uso de BPA en biberones por inquietudes de salud.
  • Los biberones de vidrio no contienen BPA y son reciclables pero pueden romperse si se dejan caer. Algunos fabricantes venden mangas de plástico para evitar que los biberones se rompan.
  • Los biberones de acero inoxidable son resistentes y no se rompen, pero pueden ser más costoso.
  • Los biberones desechables tienen una manga de plástico por dentro que usted desecha después de cada uso. Este forro colapsa conforme el bebé bebe, lo que ayuda a evitar las burbujas de aire. Los forros ayudan a ahorrar en limpieza y son útiles para viajar. Sin embargo, añaden costos adicionales pues usted necesita un forro nuevo para cada alimentación.

Usted puede elegir de entre biberones de múltiples formas y tamaños:

  • Los biberones estándar tienen costados planos o ligeramente redondeados. Son fáciles de limpiar y llenar y usted puede notar fácilmente cuánta leche queda en el biberón.
  • Los biberones angulados son más fáciles de sostener. La leche se acumula en el extremo del biberón. Esto ayuda a prevenir que su bebé succione aire. Estos biberones son más difíciles de llenar y puede ser necesario que los sostenga de lado o que utilice un embudo.
  • Los biberones amplios tienen una boca amplia y son cortos y anchos. Se considera que son más similares al pecho de la madre así que pueden ser una buena opción para bebés que son amamantados y alimentados.
  • Los biberones ventilados tienen un sistema de ventilación para evitar las burbujas de aire. Se cree que ayudan a evitar los cólicos y el gas, pero esto no se ha demostrado. Estos biberones tienen una ventila interna similar a una pajilla (popote) así que habrá más piezas que tendrá que cuidar, limpiar y ensamblar.

Comience con los biberones más pequeños de 4 a 5 onzas (unos 120 a 150 ml) cuando su bebé es más pequeño. Conforme crezca el apetito de su bebé puede cambiar a biberones más grandes de 8 o 9 onzas (unos 240 a 270 ml).

Limpieza y cuidado

Estos consejos pueden ayudarle a cuidar y limpiar de manera segura los biberones y las tetinas:

  • Luego de compra los biberones y las tetinas, esterilícelos. Coloque todas las piezas en una cacerola, cúbralas con agua y hiérvalas por 5 minutos. Luego lávelas con jabón y agua tibia y séquelas al aire.
  • Limpie los biberones inmediatamente después de usarlos para evitar que la leche se seque y se endurezca dentro del biberón. Lave los biberones y otras piezas con jabón y agua tibia. Utilice un cepillo para biberones y tetinas para alcanzar zonas de difícil acceso. Use estos cepillos SOLO en los biberones y sus piezas. Seque los biberones y las tetinas en una rejilla para secar sobre el mostrador de la cocina. Asegúrese de que todo esté completamente seco antes de usarlo de nuevo.
  • Si los biberones y las tetinas indican que es seguro lavarlas en el lavavajillas, puede lavarlas y secarlas en la rejilla superior del lavavajillas.
  • Deseche las tetinas agrietadas o rotas. Se pueden desprender pequeñas partes de las tetinas y provocar ahogamiento.
  • Deseche biberones agrietados o astillados, pueden pellizcar o cortar a su bebé.
  • Lávese siempre las manos cuidadosamente antes de tocar biberones o tetinas.

Referencias

American Academy of Pediatrics. Practical bottle feeding tips. Healthychildren.org Web site. www.healthychildren.org/English/ages-stages/baby/feeding-nutrition/Pages/Practical-Bottle-Feeding-Tips.aspx. Updated November 21, 2015. Accessed July 20, 2017.

American Academy of Pediatrics. Feeding & nutrition. Healthychildren.org Web site. www.healthychildren.org/English/ages-stages/baby/feeding-nutrition/Pages/default.aspx. Accessed July 20, 2017.

Ultima revisión 5/14/2017

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados