Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007736.htm

Vacuna recombinante contra el herpes zóster (culebrilla), RZV - lo que usted necesita saber

El siguiente contenido se ha tomado en su totalidad de la Declaración de información de la vacuna (Vaccine Information Statement, VIS) del CDC sobre la vacuna recombinante contra la culebrilla: www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/shingles-recombinant.html.

Información de revisión del CDC para la VIS de la vacuna recombinante contra la culebrilla:

  • Última revisión de la página: 12 de febrero de 2018
  • Última actualización de la página:  12 de febrero de 2018
  • Fecha de emisión de VIS: 12 de febrero de 2018

Fuente del contenido: National Center for Immunization and Respiratory Diseases

Información

¿Por qué es necesario vacunarse?

La culebrilla (también llamada herpes zóster, o solo zóster) es una erupción dolorosa, generalmente con ampollas. La culebrilla es causada por el virus de la varicela zóster, el mismo que causa la varicela. Después de haber tenido varicela, el virus permanece en su cuerpo y puede causar culebrilla más adelante.

La culebrilla no se transmite de persona a persona. Sin embargo, una persona que nunca la tuvo varicela (o la vacuna contra la varicela) puede contagiarse de esta enfermedad de alguien que tenga culebrilla.

Las erupciones de la culebrilla generalmente aparecen en un lado de la cara o el cuerpo y se sanan de 2 a 4 semanas. Su síntoma principal es el dolor, que puede ser intenso. Otros síntomas que pueden presentarse son fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y malestar estomacal. En muy pocas ocasiones, una infección de culebrilla puede causar problemas de audición, ceguera, inflamación en el cerebro (encefalitis) o la muerte.

Aproximadamente de 1 a 5 personas continúan sintiendo dolor mucho tiempo después de que la erupción ha desaparecido. Este dolor prolongado se denomina neuralgia posherpética (NPH)

La culebrilla es mucho más común en personas de 50 años de edad y mayores que en personas más jóvenes y el riesgo aumenta con la edad. También es más común en personas cuyo sistema inmunológico está debilitado debido a una enfermedad como el cáncer o por el uso de medicamentos como esteroides o quimioterapia.

Por lo menos 1 millón de personas al año se contagian de culebrilla en los Estados Unidos.

Vacuna (recombinante) contra la culebrilla

La vacuna recombinante contra la culebrilla fue autorizada por la FDA en 2017 para la prevención de esta enfermedad. Los estudios clínicos mostraron que tiene más del 90% de efectividad en la prevención de la culebrilla. También reduce la probabilidad de desarrollar PNH.

Se recomiendan dos dosis, con una separación de 2 a 6 meses para adultos de 50 años y mayores.

Esta vacuna también se recomienda a personas que han recibido la vacuna viva contra la culebrilla (Zostavax). El virus en la vacuna no está vivo.

Algunas personas no pueden recibir esta vacuna

Indíquele al proveedor de vacunas si usted:

  • Presenta alguna alergia grave o que amenaza su vida. A una persona que ha presentado una reacción alérgica después de una dosis de la vacuna recombinante contra la culebrilla, o tiene una alergia severa a cualquier componente de la vacuna, es posible que se le recomiende no vacunarse. Pregúntele a su proveedor de atención médica si quiere información sobre los componentes de la vacuna.
  • Está embarazada o en el período de lactancia materna. No hay mucha información sobre el uso de la vacuna recombinante contra la culebrilla en mujeres embarazadas o en período de lactancia. Es posible que su proveedor de atención médica le recomiende retrasar la vacunación.
  • No se siente bien. Si usted tiene una enfermedad menor, como un resfriado, es posible que se le puede administrar la vacuna hoy. Si tiene una enfermedad moderada o grave, probablemente debe esperar hasta que se recupere. Su médico puede asesorarlo.

Los riesgos de la reacción de la vacuna

Con cualquier medicamento, incluyendo las vacunas, existe el riesgo de tener alguna reacción.

Después de la vacuna recombinante contra la culebrilla, una persona puede experimentar:

  • Dolor, enrojecimiento, ardor o hinchazón en el área de la inyección
  • dolor de cabeza, dolor muscular, fiebre, escalofríos, fatiga

Los estudios clínicos han mostrado que a la mayoría de las personas les arde el brazo y sienten un dolor de leve a moderado después de la vacuna, otros, incluso tienen enrojecimiento o hinchazón en el área en donde recibieron la inyección. Algunas personas se sienten cansadas, tienen dolor muscular, dolor de cabeza, escalofríos, fiebre, dolor de estómago o náuseas. Aproximadamente de 1 a 6 personas que se aplican la vacuna recombinante contra el zóster tienen efectos que les impiden realizar sus actividades regulares. Los síntomas desaparecen por sí solos de 2 a 3 días. Los efectos secundarios son más comunes en personas jóvenes.

Aunque haya presentado estas reacciones con la primera dosis, debe aplicarse la segunda dosis de la vacuna recombinante contra el zóster.

Otros problemas que podrían suceder después de esta vacuna:

  • Algunas personas se desmayan después de un procedimiento médico, incluyendo la vacunación. El sentarse o recostarse aproximadamente 15 minutos puede ayudar a evitar el desmayo y lesiones ocasionadas por una caída. Indique a su proveedor si se siente mareado o tiene cambios en la visión o zumbido en los oídos.
  • A algunas personas les duele el hombre y puede ser más intenso y prolongado que el ardor normal de las inyecciones. Esto sucede muy poco.
  • Cualquier medicamento puede ocasionar una reacción alérgica grave. Dichas reacciones de una vacuna son muy poco comunes, se calcula aproximadamente 1 en un millón de dosis, y podría suceder de unos pocos minutos a unas pocas horas después de la vacunación.

Como con cualquier medicamento, existe una muy remota oportunidad de que una vacuna ocasione una grave lesión o enfermedad.

La seguridad de las vacunas siempre se supervisa. Para obtener más información, visite: www.cdc.gov/vaccinesafety.

¿Qué debo buscar?

  • Busque cualquier cosa que le preocupe, como señales de una reacción alérgica grave, fiebre muy alta o un comportamiento inusual.
  • Las señales de una reacción alérgica grave pueden incluir urticaria, hinchazón de la cara y la garganta, dificultad para respirar, un ritmo cardíaco rápido, mareos y debilidad. Estas comienzan normalmente unos cuantos minutos u horas después de la vacuna.

¿Qué debo hacer?

  • Si cree que tiene una reacción alérgica grave u otra emergencia que no puede esperar, llame al número local de emergencias ( 911 en los Estados Unidos) o acuda al hospital más cercano. De lo contrario, hable con su proveedor de atención médica.
  • Posteriormente, deben reportar las reacciones al Sistema de informes de eventos adversos de la vacunación (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS). Su médico presentará este informe o puede hacerlo usted mismo a través del sitio web VAERS , o llamando al 1-800-822-7967.

VAERS no provee asesoría médica.

¿Cómo puedo obtener más información?

  • Pregunte a su proveedor de atención médica. Él o ella pueden darle un inserto de paquete de vacunas o sugerirle otras fuentes de información.
  • Llame a su departamento de salud local o estatal.
  • Llame a los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) llamando al 1-800-232-4636 (1-800-CDC-INFO) o ingresando a sitio web de vacunas de los CDC.

Referencias

Centers for Disease Control and Prevention website. Recombinant shingles VIS. www.cdc.gov/vaccines/hcp/vis/vis-statements/shingles-recombinant.html. Updated February 12, 2018. Accessed February 14, 2018.

Ultima revisión 2/14/2018

Versión en inglés revisada por: Reviewed By: David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.