Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/003020.htm

Reparación de meningocele

También conocida como reparación de mielomeningocele, es la cirugía para corregir defectos congénitos de la columna vertebral y las membranas raquídeas. El meningocele y el mielomeningocele son tipos de espina bífida.

Descripción

Para meningoceles y mielomeningoceles, el cirujano cerrará la abertura en la espalda.

Después del nacimiento, el defecto se cubre con un apósito estéril. Posteriormente pueden transferir a su hijo a una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Será atendido por un equipo médico experimentado en el cuidado de niños con espina bífida.

Al bebé se le realizará una resonancia magnética (RM) o una ecografía de la espalda. También se le puede hacer una resonancia magnética o una ecografía del cerebro para buscar hidrocefalia (líquido extra en el cerebro).

Si el mielomeningocele no está cubierto de piel o de una membrana al momento del nacimiento, la cirugía se realizará entre 24 y 48 horas después del nacimiento. Esto es para prevenir una infección.

Si su hijo tiene hidrocefalia, se colocará una derivación (tubo plástico) en el cerebro del niño para drenar el exceso de líquido al estómago. Esto evita la presión que podría dañar el cerebro del bebé. Se denomina derivación ventriculoperitoneal.

Su hijo no debe exponerse al látex antes, durante, ni después de la cirugía. Muchos niños con esta afección tienen alergias graves a este material.

Por qué se realiza el procedimiento

La reparación de un meningocele o mielomeningocele se necesita para prevenir infección y lesión adicional a la médula espinal y los nervios raquídeos de su hijo. La cirugía no puede corregir los defectos en estas partes.

Riesgos

Los riesgos de cualquier anestesia y cirugía son:

Los riesgos de esta cirugía son:

  • Acumulación de líquido y presión en el cerebro (hidrocefalia)
  • Aumento de la probabilidad de infección urinaria y problemas del intestino
  • Infección o inflamación de la médula espinal
  • Parálisis, debilidad o cambios en la sensibilidad debido a la pérdida de la función nerviosa

Antes del procedimiento

Un proveedor de atención médica a menudo descubrirá estos defectos antes del nacimiento por medio de una ecografía fetal. El proveedor de atención médica le hará un seguimiento cuidadoso al feto hasta el nacimiento. Es mejor que el bebé llegue a término completo. El médico necesitará hacer una cesárea. Esto para prevenir un daño adicional a la bolsa o al tejido raquídeo expuesto.

Después del procedimiento

A menudo, su hijo deberá permanecer aproximadamente dos semanas en el hospital después de la cirugía. Debe permanecer acostado horizontalmente sin contacto con el área de la herida. Después de la cirugía, recibirá antibióticos para prevenir infección.

La resonancia magnética o la ecografía del cerebro se volverán a realizar después de la cirugía para ver si se desarrolla hidrocefalia una vez que se haya reparado el defecto en la espalda.

Su hijo puede necesitar fisioterapia, terapia ocupacional y logopedia. Muchos de los niños con estos problemas tienen discapacidades con la motricidad fina (menuda) y con la motricidad gruesa (grande), al igual que problemas con la deglución en una etapa temprana de sus vidas.

Es posible a que su hijo lo deba ver un equipo de expertos médicos en espina bífida con frecuencia después de su salida del hospital.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico del niño depende del estado inicial de su médula espinal y sus nervios raquídeos. Después de una reparación de meningocele, los niños regularmente se recuperan muy bien y no tienen problemas cerebrales, nerviosos o musculares adicionales.

Los niños que nacen con mielomeningocele a menudo tienen parálisis o debilidad de los músculos por debajo del nivel de la columna vertebral donde está el defecto. También podrían no ser capaces de controlar esfínteres y probablemente necesitarán apoyo médico y educativo por muchos años.

La capacidad para caminar y para controlar el funcionamiento de esfínteres depende de la zona de la columna vertebral donde estaba el defecto congénito. Los defectos en la parte más baja de la médula espinal pueden tener un mejor pronóstico.

Nombres alternativos

Reparación de espina bífida; Reparación de mielomeningocele; Cierre de mielomeningocele; Reparación de mielodisplasia; Reparación de mielodisrafia; Reparación de meningomielocele; Reparación de defecto del tubo neural

Referencias

Kinsman SL, Johnston MV. Congenital anomalies of the central nervous system In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 585.

Robinson, S, Cohen, AR. Myelomeningocele and related neural tube defects. In: Martin RJ, Fanaroff AA, eds. Fanaroff and Martin's Neonatal-Perinatal Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 65.

Actualizado 2/5/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados