Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002738.htm

Sobredosis de polvo de hornear

El polvo de hornear es un producto para cocinar que ayuda a esponjar la mezcla de pastelería o pasta. Este artículo aborda los efectos de la ingestión de una gran cantidad de este producto. El polvo de hornear no se considera tóxico cuando se utiliza en la cocina y la repostería. Sin embargo, se pueden presentar complicaciones graves a causa de sobredosis o reacciones alérgicas.

Esto es solamente para informar y no para usarse en el tratamiento o el manejo de una sobredosis real. Este artículo es solamente informativo. NO lo use para tratar ni manejar una sobredosis real. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una sobredosis, llame al número local de emergencia (911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse con el centro de toxicología local directamente llamando al número nacional gratuito Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Elemento tóxico

El polvo de hornear contiene bicarbonato de sodio (que también se encuentra en el bicarbonato sódico) y un ácido (como el bitartrato de potasio). También puede contener maicena o un producto similar para evitar que se formen grumos.

Dónde se encuentra

Los ingredientes antes mencionados se utilizan en el polvo para hornear. También pueden encontrarse en otros productos.

Síntomas

Los síntomas de una sobredosis con polvo para hornear incluyen:

Cuidados en el hogar

Busque asistencia médica cuanto antes. NO provoque el vómito en la persona, a menos que el Centro de Toxicología o un proveedor de atención médica le indiquen que lo haga.

Si la persona puede deglutir, suminístrele agua o leche cuanto antes, a menos que un proveedor le indique lo contrario. NO suministre leche ni agua si la persona presenta dificultades para tragar. Estos incluyen vómitos, convulsiones o disminución de la lucidez mental.

Antes de llamar al servicio de emergencia

Tenga esta información a la mano:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Nombre del producto
  • Hora en que se ingirió
  • Cantidad ingerida

Centro de Toxicología

Se puede comunicar con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuitoPoison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos. Ellos le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan este número. Usted debe llamar si tiene cualquier inquietud acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO es necesario que se trate de una emergencia. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de emergencias

Lleve el envase con usted al hospital de ser posible.

El proveedor medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluyendo la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. La persona puede recibir:

  • Exámenes de sangre y orina
  • ECG (electrocardiografía o rastreo cardíaco)
  • Líquidos por vía intravenosa (a través de una vena)
  • Medicamentos para tratar los síntomas

Expectativas (pronóstico)

Si las náuseas, los vómitos y la diarrea no se controlan, se puede presentar una deshidratación grave así como desequilibrios en los químicos y minerales (electrolitos) del cuerpo. Esto puede provocar trastornos en el ritmo cardíaco.

Mantenga todos los productos alimenticios domésticos en su envase original y fuera del alcance de los niños. Para un niño, cualquier polvo blanco puede parecer azúcar. Esta confusión puede provocar una ingestión accidental.

Nombres alternativos

Bicarbonato de sodio

Referencias

National Library of Medicine. Toxinet: Toxicology Data Network website. Sodium bicarbonate. toxnet.nlm.nih.gov/cgi-bin/sis/search2/r?dbs+hsdb:@term+@DOCNO+697. Updated December 20, 2006. Accessed July 27, 2017.

Thomas SHL, White J. Poisoning. In: Walker BR, Colledge NR, Ralston SH, Penman ID, eds. Davidson's Principles and Practice of Medicine. 22nd ed. Elsevier Churchill Livingstone; 2014:chap 9.

Ultima revisión 7/9/2017

Versión en inglés revisada por: Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Emeritus, Virginia Mason Medical Center, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.