Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002452.htm

Superación de problemas de la lactancia materna

Los expertos de la salud concuerdan que el amamantamiento es la opción más saludable tanto para la mamá como para el bebé. Recomiendan que los bebés solo se alimenten de leche materna durante los primeros 6 meses, y después continúen alimentándose con leche materna como parte principal de su dieta hasta que tengan al menos 1 o 2 años de edad.

Es cierto que el amamantamiento no siempre es fácil para las madres y los bebés. Puede tomar un poco de tiempo para que ambos lo dominen. Es importante saberlo desde el inicio, para que se asegure de tener todo el apoyo y compromiso necesarios en caso de que se presente un problema.

Recomendaciones

Amamantar (alimentar) al bebé puede ser una buena experiencia tanto para la madre como para el bebé. Lleva tiempo y práctica sentirse cómoda con el amamantamiento. Las medidas que usted puede tomar para ayudar con este proceso incluyen:

  • Empiece a amamantar a su bebé en el hospital, inmediatamente después del nacimiento.
  • Solicite la ayuda de un especialista en lactancia o una enfermera en un principio.
  • Lea acerca de la lactancia antes de que su bebé nazca.

DOLOR EN EL PEZÓN

La mayoría de las mujeres son capaces de amamantar sin dolor. A veces, la mama puede presentar sensibilidad y molestia en la primera semana. Recibir ayuda de inmediato de una persona de apoyo para el amamantamiento sobre le manera apropiada en la que el bebé debe sujetarse del pezón puede ayudar a que esto desaparezca de manera más rápida.

El dolor en el pezón puede ser causado por muchos factores, incluso:

Para muchas mujeres, no hay una causa clara del dolor en el pezón. Un simple cambio de posición de su bebé mientras lo alimenta puede aliviarlo.

Usted podría tener dolor en el pezón si el bebé continúa la succión a medida que se desprende de la mama. Usted le puede ayudar al bebé a aprender a soltar el pezón, introduciéndole suavemente un dedo por un lado de la boca para interrumpir la succión.

La piel que está demasiado seca o muy húmeda también puede causar dolor en el pezón. 

  • Los sostenes confeccionados con telas sintéticas (artificiales) pueden provocar que se acumule humedad. Estas telas pueden aumentar la sudoración y disminuir la evaporación.
  • El uso de jabones o soluciones para quitar los aceites naturales de la piel puede causar resequedad. El aceite de oliva, la leche exprimida y los ungüentos que contengan lanolina pueden ayudar a aliviar los pezones secos o cuarteados.

Algunos bebés mastican o muerden los pezones cuando comienza la dentición.

  • Darle algo frío y húmedo al bebé para que mastique unos minutos antes de amamantar puede ayudar a evitar este problema. Un paño limpio y húmedo del refrigerador funciona bien.
  • Ofrezca al bebé otro paño húmedo y frío antes de alimentarlo en el otro seno.

CONGESTIÓN MAMARIA O LLENURA DE LA MAMA

La llenura de la mama es la lenta acumulación de sangre y leche en la mama unos cuantos días después del nacimiento. Es un signo de que la leche está llegando. Esto no impedirá que usted amamante.

La congestión mamaria es causada por una acumulación en los vasos sanguíneos en la mama. Las mamas se inflaman, se endurecen y duelen. Los pezones pueden no protruir lo suficiente para permitirle al bebé sujetarlos correctamente.

El reflejo de salida de la leche es una parte normal de la lactancia materna. La leche producida en las glándulas mamarias es secretada por los conductos galactóforos. El dolor, el estrés y la ansiedad pueden interferir con este reflejo. Como resultado, la leche se acumulará. El tratamiento incluye:

  • Aprender a relajarse y encontrar una posición cómoda.
  • Reducir las distracciones durante la alimentación, realizar un masaje suave y aplicar calor a la mama.

Amamantar con frecuencia (ocho veces o más en 24 horas) y durante al menos 15 minutos en cada alimentación también puede prevenir la congestión.

Otras formas de aliviar la congestión mamaria:

  • Alimente con más frecuencia o extraiga la leche manualmente o con un extractor o sacaleches. Los sacaleches eléctricos funcionan mejor.
  • Alterne tomando duchas calientes y usando compresas frías para ayudar a aliviar la molestia.

INSUFICIENCIA DE LECHE PARA LAS NECESIDADES DEL BEBÉ

Casi todas las mujeres pueden producir suficiente leche para sus bebés. Aunque muchas mujeres se preocupan mucho por esto, es muy poco frecuente que la madre produzca muy poca leche.

La producción de muy poca leche puede deberse a diversas razones, incluso el uso de fórmula maternizada para alimentar a su bebé además del amamantamiento. Si está preocupada por la manera en que su bebé está creciendo, debe hablar con el médico de su bebé de inmediato antes de comenzar a darle la fórmula maternizada.

La producción por parte de la madre se basa en la demanda de leche del bebé. Las alimentaciones frecuentes, el descanso adecuado, la buena nutrición y el consumo apropiado de líquidos pueden ayudar a mantener un buen suministro de leche.

Lactancia

OBSTRUCCIÓN DEL CONDUCTO GALACTÓFORO

Un conducto galactóforo puede obstruirse. Esto puede suceder si el bebé no se alimenta bien, si la madre omite las alimentaciones (es común cuando el niño está destetando) o si el sostén de la madre es demasiado apretado. Entre los síntomas de un conducto galactóforo obstruido están:

  • Sensibilidad
  • Calor y el enrojecimiento en una zona de la mama
  • Una protuberancia que se puede sentir cerca de la piel

En ocasiones es posible ver un diminuto punto blanco en la abertura del conducto del pezón. Masajear la zona y presionarla suavemente puede ayudar a retirar el tapón.

INFECCIÓN DE LA MAMA

Una infección de la mama (mastitis) causa músculos adoloridos, fiebre y una zona roja, caliente y sensible en una mama. Consulte a su proveedor de atención médica si presenta estos síntomas.

Con frecuencia el tratamiento incluye:

  • Tomar antibióticos para la infección
  • Aplicar compresas calientes y húmedas sobre la zona infectada
  • Descansar
  • Usar un sostén cómodo entre alimentaciones

Continuar amamantando de la mama infectada ayudará a que se dé la curación. La leche materna es segura para el bebé, incluso si usted tiene una infección mamaria. Esto evitará la congestión mamaria mayor.

Si el amamantamiento es demasiado incómodo, puede probar la extracción manual o con sacaleches para extraer la leche de la mama. Usted puede intentar ofrecer la mama sana primero hasta cuando se presente la salida de leche, para evitar el malestar. Consulte con su proveedor sobre formas de manejar este problema.

CANDIDIASIS BUCAL

La candidiasis bucal es una infección común por cándida que puede pasar de la madre al bebé durante la lactancia materna. Los hongos del género cándida (Candida albicans) prosperan en zonas cálidas y húmedas.

La boca del bebé y los pezones de la madre son buenos sitios para que estos hongos proliferen. Estas infecciones con frecuencia ocurren durante o después de tratamientos con antibióticos.

Los síntomas de candidiasis en la madre son los pezones de color rosado intenso que presentan sensibilidad o molestia durante, e inmediatamente después de, amamantar. Los parches blancos y un aumento del enrojecimiento en la boca del bebé son síntomas de la candidiasis bucal en la boca del bebé.

El bebé también puede presentar dermatitis del pañal, un cambio en el estado anímico y deseos de succión con más frecuencia. Consulte a su proveedor para que le recete un medicamento antimicótico para los miembros afectados de la familia.

ENFERMEDAD

Si presenta fiebre o se enferma, póngase en contacto con su proveedor. Usted puede continuar amamantando sin problema durante la mayoría de las enfermedades. Es probable que el bebé se beneficie de sus anticuerpos.

Nombres alternativos

Sensibilidad en el pezón durante la lactancia; Conductos galactóforos obstruidos; Reflejo de eyección o salida de la leche; Lactancia materna - cómo vencer los problemas

Imágenes

Referencias

Lawrence RM, Lawrence RA. The breast and the physiology of lactation. In: Creasy RK, Resnick R, Iams JD, et al, eds. Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 9.

Newton ER. Lactation and breastfeeding. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 23.

Parks EP, Shaikhkhalil A, Groleau V, Wendel D, Stallings VA. Feeding healthy infants, children, and adolescents. In: Kliegman RM, Stanton BF, St Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 45.

Ultima revisión 7/10/2015

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados