Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002415.htm

Sodio en la dieta

El sodio es un elemento que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. La sal contiene sodio.

Funciones

El cuerpo utiliza el sodio para controlar la presión arterial y el volumen sanguíneo. El cuerpo también necesita sodio para que los músculos y los nervios funcionen apropiadamente.

Fuentes alimenticias

El sodio se presenta de manera natural en la mayoría de los alimentos. La forma más común de sodio es el cloruro de sodio, que es la sal de cocina. La leche, las remolachas y el apio también contienen sodio en forma natural. El agua potable también contiene sodio, pero la cantidad depende de la fuente.

El sodio también se añade a muchos productos alimenticios. Algunas de estas formas son: glutamato monosódico (GMS), nitrito de sodio, sacarina de sodio, polvo para hornear (bicarbonato de sodio) y benzoato de sodio. Estos se encuentran en artículos como la salsa Worcestershire, la salsa de soya (soja), la sal de cebolla, la sal de ajo y los cubos de caldo concentrado.

Las carnes procesadas, como el tocino, los embutidos y el jamón, al igual que las sopas y verduras enlatadas, también contienen sodio agregado. Por lo general, las comidas rápidas tienen un contenido alto de sodio.

Efectos secundarios

Demasiado sodio en la dieta puede llevar a:

  • Presión arterial alta en algunas personas
  • Una acumulación grave de líquido en personas con insuficiencia cardíaca, cirrosis hepática o enfermedad renal 

Recomendaciones

El sodio en la dieta (llamado sodio dietético) se mide en miligramos (mg). La sal de mesa contiene 40% de sodio. Una cucharadita de sal de mesa (5 mililitros) contiene 2,300 mg de sodio.

Los adultos sanos debieran limitar la ingesta de sodio a 2,300 mg por día. Los adultos que sufran de presión arterial alta no debieran consumir más de 1,500 mg por día. Las personas que padecen insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis hepática y enfermedad renal pueden necesitar cantidades mucho más bajas.

No hay cantidades de sodio específicas recomendadas para bebés, niños y adolescentes. Los hábitos alimenticios y la actitudes hacia los alimentos que se forman durante la niñez muy probablemente van a influenciar los hábitos alimenticios de por vida. Por esta razón, es una buena idea que los niños eviten consumir demasiada sal

Nombres alternativos

Dieta - sodio (sal); Hiponatremia - sodio en la dieta; Hipernatremia- sodio en la dieta; Insuficiencia cardíaca - sodio en la dieta 

Referencias

Eckel RH, Jakicic JM, Ard JD, et al. 2013 AHA/ACC guideline on lifestyle management to reduce cardiovascular risk: a report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation. 2014;129(25 Suppl 2):S76-99. PMID: 24222015. www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24222015.

Sacks FM, McManus K. Cardiovascular disease and lifestyle modification. In: Antman EM, Sabatine MS, eds. Cardiovascular Therapeutics: A Companion to Braunwald's Heart Disease. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 26.

Ultima revisión 4/24/2016

Versión en inglés revisada por: Emily Wax, RD, The Brooklyn Hospital Center, Brooklyn, NY. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados