Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001228.htm

Pie zambo

Es una afección que involucra los pies y la parte inferior de la pierna cuando el pie se curva hacia adentro y hacia abajo. Es una afección congénita, lo cual significa que está presente al nacer.

Causas

El pie zambo es el trastorno congénito más común de las piernas. Puede ir de leve y flexible a grave y rígido.

La causa se desconoce. Muy a menudo ocurre por sí sola. Sin embargo, la afección puede ser hereditaria en algunos casos. Los factores de riesgo incluyen tener antecedentes familiares del trastorno y pertenecer al sexo masculino. El pie zambo también ocurre como parte de un síndrome genético, como la trisomía 18.

Existe un problema relacionado, conocido como pie zambo posicional, que realmente no es pie zambo. Es resultado de la posición anormal que toma el pie normal de un bebé en el útero. Este problema se puede corregir fácilmente después del nacimiento.

Síntomas

La apariencia física del pie puede variar. Uno o ambos pies pueden estar afectados.

El pie rota hacia adentro o hacia abajo al momento del nacimiento y es difícil ubicarlo en la posición correcta. El músculo de la pantorrilla y el pie pueden ser ligeramente más pequeños de lo normal.

Pruebas y exámenes

El trastorno se identifica durante un examen físico.

Se puede tomar una radiografía del pie. Hacer un ultrasonido durante los primeros 6 meses de embarazo también puede ayudarle a identificar este trastorno.

Tratamiento

El tratamiento puede consistir en mover el pie a la posición correcta y utilizar un yeso o férula para mantenerlo allí. Esto lo hace un especialista en ortopedia. El tratamiento se debe iniciar lo más tempranamente posible y lo ideal es justo poco después del nacimiento, cuando el pie es más fácil de reformar.

El estiramiento suave y la colocación de la férula nuevamente se hará cada semana para mejorar la posición del pie. Se necesitan generalmente de 5 a 10 férulas. La última de ellas permanecerá en su lugar durante 3 semanas. Después de que el pie esté en la posición correcta, el niño usará un dispositivo ortopédico especial casi a toda hora durante 3 meses. Luego, el niño llevará puesto el dispositivo en las noches y durante las siestas hasta por 3 años.

Con frecuencia, el problema es un tendón de Aquiles tensionado y se necesita un procedimiento simple para aliviarlo.

Algunos casos graves de pie zambo requerirán cirugía si otros tratamientos no funcionan o si el problema reaparece. El niño debe ser vigilado por un proveedor de atención médica hasta que el pie crezca por completo. 

Expectativas (pronóstico)

Los resultados suelen ser buenos con el tratamiento.

Posibles complicaciones

Es posible que algunos defectos no se reparen por completo. Sin embargo, el tratamiento puede mejorar la apariencia y el funcionamiento del pie. El tratamiento puede ser menos efectivo si el pie zambo está ligado a otros trastornos congénitos.

Cuándo contactar a un profesional médico

Si su hijo está bajo tratamiento para pie zambo, llame a su proveedor si:

  • Los dedos de los pies se hinchan, sangran o cambian de color bajo la férula
  • La férula parece estar causando dolor significativo
  • Los dedos de los pies desaparecen dentro de la férula
  • La férula se sale del pie
  • El pie se comienza a voltear de nuevo después del tratamiento

Nombres alternativos

Pie equino varo; Talipes

Referencias

Marcdante KJ, Kleigman RM. Foot. In: Marcdante KJ, Kleigman RM, eds. Nelson Essentials of Pediatrics. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 201.

Martin S. Clubfoot (talipes quinovarus). In: Copel JA, D'Alton ME, Feltovich H, et al. Obstetric Imaging: Fetal Diagnosis and Care. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 64.

Warner WC, Beaty JH. Paralytic disorders. In: Azar FM, Beaty JH, Canale ST, eds. Campbell's Operative Orthopaedics. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 34.

Ultima revisión 10/18/2017

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.