Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001110.htm

Atresia tricuspídea

Es un tipo de cardiopatía que se presenta al nacer (cardiopatía congénita) en el cual la válvula tricúspide del corazón está ausente o no se ha desarrollado normalmente. El defecto obstruye el flujo de sangre desde la aurícula derecha al ventrículo derecho del corazón.

Causas

La atresia tricuspídea es una forma poco común de cardiopatía congénita. Afecta a alrededor de 5 de cada 100,000 nacidos vivos. Una de cada 5 personas con esta afección también padecerá otros problemas cardíacos.

Normalmente, la sangre fluye desde el cuerpo hacia la aurícula derecha, luego a través de la válvula tricúspide hasta el ventrículo derecho y luego continúa hasta los pulmones. Si la válvula tricúspide no se abre, la sangre no puede fluir desde la aurícula derecha hacia el ventrículo derecho. Debido al problema con la válvula tricúspide, la sangre finalmente no puede ingresar a los pulmones. Allí es donde tiene que ir para recoger oxígeno (oxigenarse).

En lugar de esto, la sangre pasa a través de un agujero entre la aurícula derecha e izquierda. En la aurícula izquierda, se mezcla con sangre oxigenada que regresa de los pulmones. Esta mezcla de sangre oxigenada y desoxigenada se bombea luego hacia el cuerpo. Esto ocasiona que el nivel de oxígeno en la sangre sea más bajo de lo normal.

Los pulmones reciben sangre ya sea a través de un orificio entre los ventrículos derecho e izquierdo o a través de un vaso fetal llamado conducto arterial que conecta la arteria pulmonar (la arteria que va a los pulmones) a la aorta (principal arteria del cuerpo). El conducto arterial se presenta cuando un bebé nace, pero se cierra por sí mismo poco después del nacimiento.

Síntomas

Los síntomas incluyen:

Pruebas y exámenes

Esta afección se puede descubrir durante una ecografía prenatal de rutina o cuando el bebé es examinado poco después del nacimiento. La piel azulada está presente desde el nacimiento. A menudo, se presenta un soplo cardíaco al nacer y puede aumentar su intensidad en algunos meses.

Los exámenes pueden ser los siguientes:

Tratamiento

Una vez que se haga el diagnóstico, el bebé con frecuencia será llevado a la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Se puede utilizar una medicina llamada prostaglandina E1 para mantener el conducto arterial abierto, de manera que la sangre pueda circular hacia los pulmones.

Esta afección siempre requiere cirugía. Si el corazón es incapaz de bombear suficiente sangre hacia los pulmones y el resto del cuerpo, la primera cirugía frecuentemente se da dentro de los primeros días de vida. En este procedimiento, se introduce una derivación o comunicación artificial para mantener el flujo de sangre hacia los pulmones. En algunos casos, esta primera cirugía no es necesaria.

Después de esto, el bebé sale del hospital en la mayoría de los casos. El niño necesitará tomar una o más medicinas diarias y se le deberá hacer un seguimiento minucioso por parte de un cardiólogo pediatra. Este médico determinará cuándo se debe llevar a cabo la segunda etapa de la cirugía.

La segunda etapa de la cirugía se denomina derivación de Glenn o procedimiento Hemi-Fontan. Este procedimiento conecta la mitad de las venas que transportan sangre azul desde la mitad superior del cuerpo directamente a la arteria pulmonar. La cirugía frecuentemente se realiza cuando el niño tiene entre 4 y 6 meses de edad.

Durante la etapa I y II, el niño aún puede lucir morado (cianótico).

La etapa III, el paso final, se denomina procedimiento de Fontan. El resto de las venas que llevan sangre azul desde el cuerpo se conecta directamente a la arteria pulmonar que lleva a los pulmones. El ventrículo derecho ahora sólo tiene que bombear hacia el cuerpo, no hacia los pulmones. Esta cirugía generalmente se lleva a cabo cuando el niño tiene de 18 meses a 3 años de edad. Después de este paso final, el bebé ya no se pondrá morado.

Expectativas (pronóstico)

En la mayoría de los casos, la cirugía mejorará la afección. 

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Ritmos cardíacos rápidos e irregulares (arritmias)
  • Diarrea crónica (a partir de una enfermedad llamada enteropatía causante de pérdida de proteínas)
  • Insuficiencia cardíaca
  • Líquido en el abdomen (ascitis) y en los pulmones (derrame pleural)
  • Obstrucción de la comunicación artificial
  • Accidentes cerebrovasculares y otras complicaciones del sistema nervioso 
  • Muerte súbita

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el médico de inmediato si su bebé tiene:

  • Nuevos cambios en los patrones de respiración
  • Problemas para comer
  • Piel que se torna de color azul

Prevención

No hay una forma conocida de prevenir la atresia tricúspide.

Nombres alternativos

Atresia de la válvula tricúspide; Trastorno en la válvula - atresia tricuspídea; Corazón congénito - atresia tricuspídea; Cardiopatía cianótica - atresia tricuspídea

Referencias

Fraser CD, Carberry KE. Congenital heart disease. In: Townsend CM Jr, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 59.

Webb GD, Smallhorn JF, Therrien J, Redington AN. Congenital heart disease. In: Mann DL, Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald's Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 62.

Actualizado 10/22/2015

Versión en inglés revisada por: Larry A. Weinrauch, MD, Assistant Professor of Medicine, Harvard Medical School, Cardiovascular Disease and Clinical Outcomes Research, Watertown, MA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados