Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000900.htm

Placenta previa

Es un problema del embarazo en el cual la placenta crece en la parte más baja de la matriz (útero) y cubre toda la abertura hacia el cuello uterino o una parte de esta.

La placenta crece durante el embarazo y alimenta al feto. El cuello uterino es la abertura hacia la vía del parto.

Causas

Durante el embarazo, la placenta se desplaza a medida que el útero se estira y crece. Al inicio del embarazo, es muy común que la placenta esté en la parte baja del útero. Pero a medida que el embarazo avanza, la placenta se desplaza hacia la parte superior de este. Hacia el tercer trimestre, la placenta debe estar cerca de la parte superior del útero, de manera que el cuello uterino esté despejado para el parto.

Algunas veces, la placenta cubre parcial o totalmente el cuello uterino. Esto se denomina placenta previa.

Existen diferentes formas de placenta previa:

  • Marginal: La placenta está al lado del cuello uterino, pero no cubre la abertura.
  • Parcial: La placenta cubre parte de la abertura cervical.
  • Completa: La placenta cubre toda la abertura cervical.

La placenta previa ocurre en 1 de cada 200 embarazos. Es más común en mujeres que tienen:

  • Un útero anormalmente formado
  • Muchos embarazos previos
  • Embarazos múltiples como gemelos, trillizos
  • Cicatrización del revestimiento del útero debido a antecedentes de cirugía, cesárea o aborto 
  • Fertilización in vitro

Las mujeres que fuman, consumen cocaína o tienen niños a una edad avanzada también pueden tener un mayor riesgo.

Síntomas

El síntoma principal de la placenta previa es un sangrado vaginal súbito. Algunas mujeres también presentan cólicos. El sangrado a menudo comienza cerca del final del segundo trimestre o empezando el tercer trimestre.

El sangrado puede ser intenso y potencialmente mortal. Puede detenerse por sí solo, pero puede empezar de nuevo días o semanas después.

El trabajo de parto algunas veces empieza al cabo de varios días después del sangrado abundante. Algunas veces, es posible que el sangrado no ocurra hasta después del comienzo del trabajo de parto.

Pruebas y exámenes

El médico puede diagnosticar esta afección con una ecografía del embarazo.

Tratamiento

Su proveedor evaluará cuidadosamente el riesgo de sangrado comparado con el riesgo de un parto prematuro para el bebé. Después de las 36 semanas, dar a luz al bebé puede ser el mejor tratamiento.

Casi todas las mujeres con placenta previa necesitan una cesárea. Si la placenta cubre todo o parte del cuello uterino, un parto vaginal puede causar sangrado intenso. Esto puede ser mortal para la madre y el bebé. 

Si la placenta está cerca del cuello uterino o está cubriendo una parte de este, el proveedor puede recomendar:

  • Reducir actividades
  • Guardar reposo en cama
  • Descanso de la pelvis, lo cual significa no tener relaciones sexuales, no  usar tampones ni practicarse duchas

No se debe colocar nada en la vagina.

Es posible que usted deba permanecer en el hospital para que el equipo de atención médica pueda monitorearlos cuidadosamente a usted y al bebé.

Otros tratamiento que usted puede recibir incluyen:

  • Transfusiones sanguíneas
  • Medicamentos para prevenir un parto prematuro
  • Medicamentos para ayudar a que el embarazo continúe por lo menos hasta la semana 36
  • Inyección de un medicamento especial llamado Rhogam si su tipo de sangre es Rh negativo
  • Inyecciones de esteroides para ayudar a que los pulmones del bebé maduren

Se puede hacer una cesárea de emergencia si el sangrado es abundante y no se puede controlar. 

Expectativas (pronóstico)

El mayor riesgo es el sangrado intenso que puede ser potencialmente mortal para la madre y el bebé. Si tiene mucho sangrado, el bebé tal vez necesite nacer de manera prematura, antes de que los órganos mayores, como los pulmones, se hayan desarrollado.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con el proveedor si tiene sangrado vaginal durante el embarazo. La placenta previa puede ser peligrosa tanto para usted como para el bebé.

Nombres alternativos

Sangrado vaginal - placenta previa; Embarazo - placenta previa

Referencias

Francois KE, Foley MR. Antepartum and postpartum hemorrhage. In: Gabbe SG, Niebyl JR, Simpson JL, et al, eds. Obstetrics: Normal and Problem Pregnancies. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2017:chap 18.

Houry DE, Salhi BA. Acute complications of pregnancy. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 178.

Hull A, Resnick R. Placenta previa, placenta accreta, abruptio placentae, and vasa previa. In: Creasy RK, Resnick R, Iams JD, et al, eds. Creasy and Resnik's Maternal-Fetal Medicine: Principles and Practice. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 46.

Ultima revisión 5/16/2016

Versión en inglés revisada por: Irina Burd, MD, PhD, Associate Professor of Gynecology and Obstetrics at Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore, MD. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.