Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/000413.htm

Artritis psoriásica

Es un problema articular (artritis) que a menudo ocurre con una afección de la piel llamada psoriasis.

Causas

La psoriasis es un problema cutáneo común que produce parches rojos en el cuerpo. Es una afección inflamatoria continua (crónica). Alrededor de 1 de cada 20 personas con psoriasis puede presentar artritis con la afección cutánea. La psoriasis de las uñas está relacionada con la artritis psoriásica.

En la mayoría de los casos, la psoriasis aparece antes de la artritis.

La causa de la artritis psoriásica se desconoce. Los genes, el sistema inmunitario y los factores ambientales pueden influir. Es probable que las enfermedades de la piel y las articulaciones puedan tener causas similares. Sin embargo, puede que no ocurran juntas.

Síntomas

La artritis puede ser leve y comprometer sólo unas cuantas articulaciones. Las que están al final de los dedos de las manos o de los pies resultan más afectadas.

En algunas personas, la enfermedad puede ser grave y afectar muchas articulaciones, incluida la columna vertebral. Los síntomas en la columna son rigidez, ardor y dolor. Se presentan con mayor frecuencia en la región lumbar y el sacro.

La mayoría de las veces, las personas con artritis psoriásica presentan cambios en la piel y las uñas por la psoriasis. Con frecuencia, la piel empeora al mismo tiempo que la artritis.

Pruebas y exámenes

Durante un examen físico, su proveedor médico buscará:

  • Inflamación de las articulaciones
  • Parches cutáneos (psoriasis) y hoyuelos en las uñas
  • Sensibilidad

Se pueden tomar radiografías de la articulación.

No existen exámenes de sangre específicos para la artritis psoriásica ni para la psoriasis, pero el médico puede ordenar un examen para buscar un gen llamado HLA-B27.

Tratamiento

Su proveedor puede recetar antinflamatorios no esteroides (AINE) para reducir el dolor y la inflamación de las articulaciones.

La artritis más grave requiere un tratamiento con fármacos más potentes llamados medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD, por sus siglas en inglés). Estos incluyen:

  • Leflunomida
  • Metotrexato
  • Sulfasalazina

Nuevos medicamentos que bloquean una proteína inflamatoria llamada factor de necrosis tumoral (FNT), se están empleando ampliamente para la artritis psoriásica progresiva. Estos medicamentos incluyen:

  • Adalimumab (Humira)
  • Certolizumab (Cimzia)
  • Etanercept (Enbrel)
  • Golimumab (Simponi)
  • Infliximab (Remicade)

Se pueden inyectar medicamentos esteroides en las articulaciones que presentan mucho dolor.

En casos excepcionales, se puede necesitar cirugía para reparar o reemplazar las articulaciones lesionadas.

Su proveedor puede aconsejar una mezcla de descanso y ejercicio. La fisioterapia puede ayudar a incrementar el movimiento articular. También se puede utilizar la terapia de calor y frío.

Expectativas (pronóstico)

La enfermedad a menudo es leve y afecta sólo algunas articulaciones. En algunas personas, la artritis psoriásica muy grave puede ocasionar deformidades en las manos, los pies y la columna.

El tratamiento oportuno puede aliviar el dolor y prevenir el daño a la articulación incluso en casos muy graves.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame a su proveedor si aparecen síntomas de artritis junto con psoriasis.

Nombres alternativos

Artritis - psoriásica; Psoriasis - artritis psoriásica; Espondilitis - artritis psoriásica

Referencias

Fitzgerald O. Psoriatic arthritis. In: Firestein GS, Budd RC, Gabriel SE, McInnes IB, O'Dell JR, eds. Kelley's Textbook of Rheumatology. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 77.

Gladman DD, Chandran V. Management of psoriatic arthritis. In: Hochberg MC, Silman AJ, Smolen JS, Weinblatt ME, Weisman MH, eds. Rheumatology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2015:chap 122.

Husni ME. Psoriatic arthritis. In: Carey WD, ed. Cleveland Clinic: Current Clinical Medicine. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2010:1187-1189.

Ultima revisión 4/28/2015

Versión en inglés revisada por: Gordon A. Starkebaum, MD, Professor of Medicine, Division of Rheumatology, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Internal review and update on 07/24/2016 by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados