Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/326.html

L-Triptofano

¿Qué es?

El L-triptófano es un aminoácido. Los aminoácidos actúan como bloqueo en la producción de proteínas. El L-triptófano es llamado un aminoácido “esencial” ya que el cuerpo no lo puede sintetizar. Se debe obtener de los alimentos. El L-triptófano se ingiere como parte de la dieta y puede estar presente en los alimentos con proteína.

Las personas usan el L-triptófano para tratar síntomas graves del trastorno disfórico premenstrual; TDPM), el rendimiento atlético, la depresión, el insomnio y muchas otras condiciones; aunque no existe buena evidencia científica para apoyar estos usos.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Posiblemente ineficaz para...

  • Rechinar de dientes (bruxismo). La ingesta de L-triptófano no ayuda a tratar el rechinamiento de los dientes.
  • Una condición que causa dolor muscular persistente (síndrome de dolor miosfacial). La ingesta de L-triptófano no ayuda a reducir este tipo de dolor.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • Rendimiento atlético. Cierta investigación muestra que la ingesta de L-triptófano durante 3 días antes del ejercicio físico puede mejorar la fuerza durante el ejercicio. Esta mejoría en la fuerza ayuda a aumentar la distancia que un atleta puede recorrer en la misma cantidad de tiempo. No obstante, otra investigación preliminar muestra que la ingesta de L-triptófano durante el ejercicio físico no mejora la resistencia durante los ejercicios con bicicleta. No son claras las razones de estos resultados contradictorios. Es posible que el L-triptófano mejore ciertas mediciones de la capacidad atlética, pero no otros aspectos. Por otro lado, podría ser necesario ingerir el L-triptófano unos días antes del ejercicio físico para ver algún beneficio.
  • Trastorno de hiperactividad y déficit de atención (THDA). Existe cierta evidencia de que los niveles de L-triptófano son más bajos en niños con TDHA. No obstante, la ingesta de suplementos de L-triptófano no parece mejorara los síntomas del TDHA.
  • Depresión. La investigación preliminar sugiere que el L-triptófano podría mejorar la eficacia de los medicamentos que se usan comúnmente para la depresión.
  • Fibromialgia. La investigación preliminar muestra que agregar nueces a una dieta mediterránea para brindar una mayor fuente de L-triptófano y magnesio podría disminuir la ansiedad y ciertos síntomas de la fibromialgia.
  • Una infección de las vías digestivas que pueden causar úlceras (Helicobacter pylori o H. pylori). La investigación muestra que la ingesta de L-triptófano, en combinación con el medicamento contra la úlcera omeprazol, mejora las tasas de cicatrización en comparación con la ingesta de omeprazol solo.
  • Insomnio. La ingesta de L-triptófano podría también mejorar el sueño en personas con problemas para dormir por el consumo de drogas ilegales.
  • Migraña. La investigación preliminar ha descubierto que los bajos niveles de L-triptófano están vinculados con un aumento del riesgo de la migraña.
  • Síntomas severos del trastorno disfórico premenstrual; TDPM). La ingesta diaria de 6 gramos de L-triptófano parece disminuir los cambios en el estado de ánimo, la tensión y la irritabilidad en las mujeres con TDPM.
  • Depresión estacional (trastorno afectivo estacional; SAD). La investigación preliminar sugiere que el L-triptófano podría ayudar en el tratamiento del TAE.
  • Un trastorno del sueño en el que las personas dejan de respirar momentáneamente (apnea del sueño). Existe cierta evidencia de que la ingesta de L-triptófano podría disminuir los episodios en algunas personas con cierta forma de esta condición llamada apnea del sueño obstructiva (ASO).
  • Dejar de fumar. La ingesta de L-triptófano junto con un tratamiento convencional podría ayudar a ciertas personas a dejar de fumar.
  • Ansiedad.
  • Deterioro de las habilidades de la memoria y cognitivas en los ancianos más evidente que el deterioro normal por su edad.
  • Gota.
  • Síndrome premenstrual (SPM).
  • Síndrome de Tourette.
  • Otras afecciones.
Se necesita más evidencia para poder aprobar el L-triptófano para estos usos.

¿Cómo funciona?

El L-triptófano se encuentra en forma natural en las proteínas de las plantas y animales. Se considera que el L-triptófano es un aminoácido esencial porque nuestros cuerpos no lo pueden sintetizar. Es importante para el desarrollo y el funcionamiento de muchos órganos en el cuerpo. Después de absorber el L-triptófano de los alimentos, nuestros cuerpos una parte de este en 5-HTP (5-hidroxitriptófano) y luego en serotonina. Nuestros cuerpos también convierten algo de L-triptófano en niacina (vitamina B3). También produce un estrechamiento de los vasos sanguíneos. La serotonina es una hormona que transmite las señales entre las células nerviosas. También produce un estrechamiento de los vasos sanguíneos. Los cambios en el nivel de serotonina en el cerebro pueden producir alteraciones en el estado de ánimo.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Ingerido por boca: El L-triptófano ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se ingiere por poco tiempo. La L-triptófano puede causar ciertos efectos secundarios, como acidez, dolor estomacal, eructos y gases, náuseas, vómitos, diarrea y pérdida del apetito. Puede también producir cefaleas, mareos, somnolencia, sequedad de la boca, visión borrosa, debilidad muscular y problemas sexuales en ciertas personas. En 1989, el L-triptófano fue vinculado a más de 1500 casos del síndrome de eosinofilia-mialgia (EMS) y 37 muertes. El EMS es una afección neurológica que causa muchos síntomas diferentes. Estos síntomas tienden a disminuir con el paso del tiempo, aunque ciertas personas podrían aún tener síntomas hasta 2 años después de haber tenido el EMS. En 1990, el L-triptófano fue eliminado del mercado debido a estas preocupaciones sobre su seguridad. Se desconoce la causa exacta del EMS en pacientes que tomaban L-triptófano, aunque la evidencia sugiere que se debió a una contaminación. Aproximadamente el 95 % de todos los casos de SEM fueron asociados con el L-triptófano producido por un solo fabricante en Japón. En la actualidad, según la Ley de Educación y Salud de Suplementos Dietéticos (DHSEA), el L-triptófano está disponible y se comercializa como un suplemento dietario en los Estados Unidos.

No existe suficiente información confiable para saber si el L-triptófano es seguro cuando se ingiere por tiempo prologado.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: La L-triptófano NO ES PROBABLEMENTE SEGURO durante el embarazo porque podría dañar el feto. No existe suficiente información confiable para saber si el uso del L-triptófano es seguro durante la lactancia. Sea precavida y evite el uso del L-triptófano durante el embarazo y lactancia y la lactancia.

¿Existen interacciones con medicamentos?

Serias
No tome esta combinación
Medicamentos sedantes (Depresores del SNC)
El L-triptofano podría producir somnolencia. Los medicamentos que producen somnolencia se llaman sedantes. El tomar L-triptofano junto con medicamentos sedantes podría causar mucha somnolencia.

Algunos de los medicamentos sedantes incluyen clonazepam (Klonopin), lorazepam (Ativan), fenobarbital (Donnatal), zolpidem (Ambien) y otros.
Moderadas
Tenga cuidado con esta combinación
Medicamentos serotoninérgicos
El L-triptófano aumenta un químico en el cerebro llamado serotonina. Ciertos medicamentos también aumentan la serotonina. Algunos de los medicamentos sedantes incluyen clonazepam (Klonopin), lorazepam (Ativan), fenobarbital (Donnatal), zolpidem (Ambien) y otros. Esto puede causar graves efectos secundarios, como cefaleas intensas, problemas cardíacos, escalofríos, confusión y ansiedad.

Algunos de estos medicamentos incluyen fluoxetina (Prozac), paroxetina (Paxil), sertralina (Zoloft), amitriptilina (Elavil), clomipramina (Anafranil), imipramina (Tofranil), sumatriptano (Imitrex), zolmitriptano (Zomig), rizatriptano (Maxalt), metadona (Dolophine), tramadol (Ultram), entre otros.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Hierbas de San Juan
El combinar L-triptofano con la hierba de San Juan podría aumentar el riesgo de sufrir el síndrome de serotonina, una condición posiblemente mortal que ocurre cuando hay demasiada serotonina en el cuerpo. Hay un informe de un caso de síndrome de serotonina en un paciente que tomó L-triptofano y dosis altas de hierba de San Juan.
Hierbas y suplementos con propiedades sedantes
El L-triptofano puede producir somnolencia y relajación. El usarlo junto con otros suplementos que también tienen efectos sedantes podría producir demasiada somnolencia. Algunas de estas hierbas y suplementos incluyen el 5-http, el cálamo, la amapola Californiana, la hierba gatera, el lúpulo, el chijol, la kava, la hierba de San Juan, la escutelaria, la valeriana, la yerba mansa y otras.
Hierbas y suplementos con propiedades serotoninérgicos
El L-triptofano parece aumentar los niveles de serotonina, una hormona que transmite las señales entre las células nerviosas y afecta el estado de ánimo. Hay la preocupación de que el usarlo junto con otras hierbas y suplementos que aumentan la serotonina, podría aumentar los efectos y efectos secundarios de esas hierbas y suplementos. Algunas de estas incluyen al 5-HTP, la enredadera elefanta y la adenosilmetionina (SAMe).

¿Existen interacciones con alimentos?

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?

Ciertos suplementos dietarios no podrían incluir la L-triptófano por separado en la etiqueta, sino que este aparece como niacina. La niacina se mide en equivalentes de niacina (EN). 60 mg of L-triptófano esquívale a 1 mg de EN.

La dosis apropiada de L-triptófano depende de varios factores, como la edad y la salud de la persona, entre varias otras condiciones. En este momento no hay suficiente información científica para determinar un rango de dosis apropiado para el L-triptófano. Recuerde que los productos naturales no siempre son necesariamente naturales, y las dosificaciones pueden ser importantes. Asegúrese de seguir las instrucciones correspondientes en los rótulos de los productos, y consulte con su farmacéutico, médico o proveedor de salud antes de usarlos.

Otros nombres

L-Trypt, L-2amino-3-(indole-3-yl) propionic acid, L-Tryptophane, Tryptophan.

Metodología

Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

  1. Martínez-Rodríguez A, Rubio-Arias JÁ, Ramos-Campo DJ, Reche-García C, Leyva-Vela B, Nadal-Nicolás Y. Psychological and Sleep Effects of Tryptophan and Magnesium-Enriched Mediterranean Diet in Women with Fibromyalgia. Int J Environ Res Public Health. 2020;17:2227. View abstract.
  2. Razeghi Jahromi S, Togha M, Ghorbani Z, et al. The association between dietary tryptophan intake and migraine. Neurol Sci. 2019;40:2349-55. View abstract.
  3. Ullrich SS, Fitzgerald PCE, Giesbertz P, Steinert RE, Horowitz M, Feinle-Bisset C. Effects of intragastric administration of tryptophan on the blood glucose response to a nutrient drink and energy intake, in lean and obese men. Nutrients 2018;10. pii: E463. View abstract.
  4. Oshima S, Shiiya S, Nakamura Y. Serum uric acid-lowering effects of combined glycine and tryptophan treatments in subjects with mild hyperuricemia: a randomized, double-blind, placebo-controlled, crossover study. Nutrients 2019;11. pii: E564. View abstract.
  5. Cynober L, Bier DM, Kadowaki M, Morris SM Jr, Elango R, Smriga M. Proposals for upper limits of safe intake for arginine and tryptophan in young adults and an upper limit of safe intake for leucine in the elderly. J Nutr 2016;146:2652S-2654S. View abstract.
  6. Wang D, Li W, Xiao Y, et al. Tryptophan for the sleeping disorder and mental symptom of new-type drug dependence: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Medicine (Baltimore) 2016;95:e4135. View abstract.
  7. Sainio EL, Pulkki K, Young SN. L-tryptophan: biochemical, nutritional and pharmacological aspects. Amino Acids 1996;10:21-47. View abstract.
  8. Javierre C, Segura R, Ventura JL, Suárez A, Rosés JM. L-tryptophan supplementation can decrease fatigue perception during an aerobic exercise with supramaximal intercalated anaerobic bouts in young healthy men. Int J Neurosci. 2010 May;120:319-27. View abstract.
  9. Hiratsuka C, Sano M, Fukuwatari T, Shibata K. Time-dependent effects of L-tryptophan administration on urinary excretion of L-tryptophan metabolites. J Nutr Sci Vitaminol (Tokyo). 2014;60:255-60. View abstract.
  10. Hiratsuka C, Fukuwatari T, Sano M, Saito K, Sasaki S, Shibata K. Supplementing healthy women with up to 5.0 g/d of L-tryptophan has no adverse effects. J Nutr. 2013 Jun;143:859-66. View abstract.
  11. Rondanelli M, Opizzi A, Faliva M, et al. Effects of a diet integration with an oily emulsion of DHA-phospholipids containing melatonin and tryptophan in elderly patients suffering from mild cognitive impairment. Nutr.Neurosci 2012;15:46-54.View abstract.
  12. Celinski, K., Konturek, S. J., Konturek, P. C., Brzozowski, T., Cichoz-Lach, H., Slomka, M., Malgorzata, P., Bielanski, W., and Reiter, R. J. Melatonin or L-tryptophan accelerates healing of gastroduodenal ulcers in patients treated with omeprazole. J.Pineal Res. 2011;50:389-394. View abstract.
  13. Korner E, Bertha G, Flooh E, et al. Sleep-inducing effect of L-tryptophane. Eur Neurol 1986;25 Suppl 2:75-81. View abstract.
  14. Bryant SM, Kolodchak J. Serotonin syndrome resulting from an herbal detox cocktail. Am J Emerg Med 2004;22:625-6. View abstract.
  15. Carr L, Ruther E, Berg PA, Lehnert H. Eosinophilia-myalgia syndrome in Germany: an epidemiologic review. Mayo Clin Proc 1994;69:620-5. View abstract.
  16. Mayeno AN, Gleich GJ. The eosinophilia-myalgia syndrome: lessons from Germany. Mayo Clin Proc 1994;69:702-4. View abstract.
  17. Shapiro S. Epidemiologic studies of the association of L-tryptophan with the eosinophilia-myalgia syndrome: a critique. J Rheumatol Suppl 1996;46:44-58. View abstract.
  18. Horwitz RI, Daniels SR. Bias or biology: evaluating the epidemiologic studies of L-tryptophan and the eosinophilia-myalgia syndrome. J Rheumatol Suppl 1996;46:60-72. View abstract.
  19. Kilbourne EM, Philen RM, Kamb ML, Falk H. Tryptophan produced by Showa Denko and epidemic eosinophilia-myalgia syndrome. J Rheumatol Suppl 1996;46:81-8. View abstract.
  20. van Praag HM. Management of depression with serotonin precursors. Biol Psychiatry 1981;16:291-310.. View abstract.
  21. Walinder J, Skott A, Carlsson A, et al. Potentiation of the antidepressant action of clomipramine by tryptophan. Arch Gen Psychiatry 1976;33:1384-89.. View abstract.
  22. Murphy FC, Smith KA, Cowen PJ, et al. The effects of tryptophan depletion on cognitive and affective processing in healthy volunteers. Psychopharmacology (Berl) 2002;163:42-53.. View abstract.
  23. Bell C, Abrams J, Nutt D. Tryptophan depletion and its implications for psychiatry. Br J Psychiatry 2001;178:399-405.. View abstract.
  24. Shaw K, Turner J, Del Mar C. Tryptophan and 5-hydroxytryptophan for depression. Cochrane Database Syst Rev 2002;:CD003198. View abstract.
  25. Simat TJ, Kleeberg KK, Muller B, Sierts A. Synthesis, formation, and occurrence of contaminants in biotechnologically manufactured L-tryptophan. Adv Exp Med Biol 1999;467:469-80.. View abstract.
  26. Klein R, Berg PA. A comparative study on antibodies to nucleoli and 5-hydroxytryptamine in patients with fibromyalgia syndrome and tryptophan-induced eosinophilia-myalgia syndrome. Clin Investig 1994;72:541-9.. View abstract.
  27. Priori R, Conti F, Luan FL, et al. Chronic fatigue: a peculiar evolution of eosinophilia myalgia syndrome following treatment with L-tryptophan in four Italian adolescents. Eur J Pediatr 1994;153:344-6.. View abstract.
  28. Greenberg AS, Takagi H, Hill RH, et al. Delayed onset of skin fibrosis after the ingestion of eosinophilia-myalgia syndrome-associated L-tryptophan. J Am Acad Dermatol 1996;35:264-6. View abstract.
  29. Ghose K. l-Tryptophan in hyperactive child syndrome associated with epilepsy: a controlled study. Neuropsychobiology 1983;10:111-4. View abstract.
  30. Bornstein RA, Baker GB, Carroll A, et al. Plasma amino acids in attention deficit disorder. Psychiatry Res 1990;33:301-6.. View abstract.
  31. Singhal AB, Caviness VS, Begleiter AF, et al. Cerebral vasoconstriction and stroke after use of serotonergic drugs. Neurology 2002;58:130-3. View abstract.
  32. Bohme A, Wolter M, Hoelzer D. L-tryptophan-related eosinophilia-myalgia syndrome possibly associated with a chronic B-lymphocytic leukemia. Ann Hematol 1998;77:235-8.
  33. Philen RM, Hill RH, Flanders WD, et al. Tryptophan contaminants associated with eosinophilia-myalgia syndrome. Am J Epidemiol 1993;138:154-9. View abstract.
  34. Sullivan EA, Kamb ML, Jones JL, et al. The natural history of eosinophilia-myalgia syndrome in a tryptophan-exposed cohort in South Carolina. Arch Intern Med 1996;156:973-9. View abstract.
  35. Hatch DL, Goldman LR. Reduced severity of eosinophilia-myalgia syndrome associated with consumption of vitamin-containing supplements before illness. Arch Intern Med 1993;153: 2368-73. View abstract.
  36. Shapiro S. L-tryptophan and eosinophilia-myalgia syndrome. Lancet 1994;344:817-9.View abstract.
  37. Hudson JI, Pope HG, Daniels SR, Horwitz RI. Eosinophilia-myalgia syndrome or fibromyalgia with eosinophilia? JAMA 1993;269:3108-9. View abstract.
  38. U. S. Food and Drug Administration, Center for Food Safety and Applied Nutrition, Office of Nutritional Products, Labeling, and Dietary Supplements. Information Paper on L-Tryptophan and 5-hydroxy-L-tryptophan, February 2001.
  39. Ghadirian AM, Murphy BE, Gendron MJ. Efficacy of light versus tryptophan therapy in seasonal affective disorder. J Affect Disord 1998;50:23-7. View abstract.
  40. Steinberg S, Annable L, Young SN, Liyanage N. A placebo-controlled study of the effects of L-tryptophan in patients with premenstrual dysphoria. Adv Exp Med Biol 1999;467:85-8. View abstract.
  41. Nardini M, De Stefano R, Iannuccelli M, et al. Treatment of depression with L-5-hydroxytryptophan combined with chlorimipramine, a double-blind study. Int J Clin Pharmacol Res 1983;3:239-50. View abstract.
  42. Food and Nutrition Board, Institute of Medicine. Dietary Reference Intakes for Thiamin, Riboflavin, Niacin, Vitamin B6, Folate, Vitamin B12, Pantothenic Acid, Biotin, and Choline . Washington, DC: National Academy Press, 2000. Available at: http://books.nap.edu/books/0309065542/html/.
  43. Hartmann E, Spinweber CL. Sleep induced by L-tryptophan. Effect of dosages within the normal dietary intake. J Nerv Ment Dis 1979;167:497-9. View abstract.
  44. Seltzer S, Dewart D, Pollack R, Jackson E. The effects of dietary tryptophan on chronic maxillofacial pain and experimental pain tolerance. J Psychiatr Res 1982-83;17:181-6. View abstract.
  45. Schmidt HS. L-tryptophan in the treatment of impaired respiration in sleep. Bull Eur Physiopathol Respir 1983;19:625-9. View abstract.
  46. Lieberman HR, Corkin S, Spring BJ. The effects of dietary neurotransmitter precursors on human behavior. Am J Clin Nutr 1985;42:366-70. View abstract.
  47. Devoe LD, Castillo RA, Searle NS. Maternal dietary substrates and human fetal biophysical activity. The effects of tryptophan and glucose on fetal breathing movements. Am J Obstet Gynecol 1986;155:135-9. View abstract.
  48. Messiha FS. Fluoxetine: adverse effects and drug-drug interactions. J Toxicol Clin Toxicol 1993;31:603-30. View abstract.
  49. Stockstill JW, McCall D Jr., Gross AJ. The effect of L-tryptophan supplementation and dietary instruction on chronic myofascial pain. J Am Dent Assoc 1989;118:457-60. View abstract.
  50. Etzel KR, Stockstill JW, Rugh JD. Tryptophan supplementation for nocturnal bruxism: report of negative results. J Craniomandib Disord 1991;5:115-20. View abstract.
  51. Bowen DJ, Spring B, Fox E. Tryptophan and high-carbohydrate diets as adjuncts to smoking cessation therapy. J Behav Med 1991;14:97-110. View abstract.
  52. Delgado PL, Price LH, Miller HL. Serotonin and the neurobiology of depression. Effects of tryptophan depletion in drug-free depressed patients. Arch Gen Psychiatr 1994;51:865-74. View abstract.
  53. van Hall G, Raaymakers JS, Saris WH. Ingestion of branched-chain amino acids and tryptophan during sustained exercise in man: failure to affect performance. J Physiol (Lond) 1995;486:789-94. View abstract.
  54. Sharma RP, Shapiro LE, Kamath SK. Acute dietary tryptophan depletion: effects on schizophrenic positive and negative symptoms. Neuropsychobiol 1997;35:5-10. View abstract.
  55. Smith KA, Fairburn CG, Cowen PJ. Symptomatic relapse in bulimia nervosa following acute tryptophan depletion. Arch Gen Psychiatr 1999;56:171-6. View abstract.
  56. Foster S, Tyler VE. Tyler's Honest Herbal: A Sensible Guide to the Use of Herbs and Related Remedies. 3rd ed., Binghamton, NY: Haworth Herbal Press, 1993.
Documento revisado - 09/09/2020