Dirección de esta página: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/1092.html

Aceite de Coco

¿Qué es?

El aceite de coco deriva de es la nuez (fruto) de la palma de coco. El aceite de la nuez se utiliza para hacer medicina.

Algunos productos de aceite de coco se conocen como aceite “virgen” de coco. A diferencia de lo que sucede con el aceite de oliva, en la industria no existe un estándar para el significado de aceite “virgen” de coco. El término ha llegado a significar que el aceite es generalmente aceite sin procesar. El aceite virgen de coco, por ejemplo, por lo general no ha sido blanqueado, desodorizado o refinado.

Algunos productos de aceite de coco afirman ser aceite de coco “prensado en frío”. Esto generalmente significa que se ha utilizado un método mecánico de prensar el aceite, pero sin el uso de cualquier fuente de calor exterior. La alta presión necesaria para prensar el aceite genera un poco de calor naturalmente, pero la temperatura se controla de manera que no supere los 120 grados Fahrenheit.

El aceite de coco se ingiere para la diabetes, las enfermedades del corazón, la fatiga crónica, la enfermedad de Crohn, el síndrome del intestino irritable (SII), la enfermedad de Alzheimer, la calidad de vida en personas con cáncer de mama, los trastornos de la tiroides, la energía y para fortalecer el sistema inmunológico. A pesar del alto contenido calórico y el contenido de grasa saturada en el aceite de coco, algunas personas lo ingieren para perder peso y reducir el colesterol.

El aceite de coco a veces se aplica a la piel como una crema hidratante, para la salud neonatal y para tratar el eccema y una condición llamada psoriasis. El aceite de coco también se usa en los productos para prevenir la caída del cabello.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Posiblemente eficaz para...

  • Eccema. La investigación sugiere que la aplicación de aceite de coco en la piel 2 veces por día durante 8 semanas disminuye los síntomas aproximadamente un 30% más que el aceite mineral en niños con eccema.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • Cáncer de mama. La investigación preliminar sugiere que la ingesta diaria de aceite virgen de coco, comenzando una semana después de la quimioterapia desde el 3er hasta el 6to ciclo, mejora la calidad de vida, pero no todas las mediciones en mujeres con cáncer de mama avanzado.
  • Arterias obstruidas. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de aceite virgen de coco no parece aumentar o disminuir el riesgo de cardiopatía o dolor en el pecho.
  • Diarrea. Un estudio realizado en niños descubrió que agregar aceite de coco en la dieta disminuye la duración de la diarrea, pero otro estudio descubrió que no es más eficaz que una dieta a base de leche de vaca, No es claro el efecto del aceite de coco solo.
  • Muerte del feto y mortalidad infantil. La investigación preliminar sugiere que la aplicación de aceite de coco en la piel de bebés durante 28 días disminuye el riesgo de infecciones, pero no incide sobre el riesgo de muerte en bebés prematuros.
  • Colesterol alto. Cierta investigación sugiere que el uso de aceite de coco como complemento dietario está vinculado con el aumento de los niveles de colesterol de lipoproteína de alta densidad en la sangre (HDL o colesterol “bueno”), pero no con el aumento de los niveles de colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL o colesterol “malo”). Sin embargo, un estudio que compara una dieta rica en aceite de coco con una dieta rica en grasa vacuna o aceite de cártamo descubrió que el aceite de coco puede aumentar el colesterol HDL y el LDL.
  • Piojos en la cabeza. Las investigaciones en desarrollo indican que un spray que contiene aceite de coco, aceite de anís, aceite de ylang ylang parece ser eficaz para el tratamiento de los piojos en los niños. Parece funcionar tan bien como un spray que contiene insecticidas químicos.
  • Aumento del peso de bebés recién nacidos. Cierta investigación muestra que el masaje con aceite de coco a los bebés prematuros puede ayudar a aumentar su peso y su crecimiento.
  • Obesidad. Cierta investigación en desarrollo muestra que la ingesta de aceite de coco 3 veces por días podría reducir el tamaño de la cintura después de 1-6 semanas de uso. Pero esto solo ocurre en hombres y no incide sobre el peso o el índice de masa corporal (IMC).
  • Psoriasis. La aplicación de aceite de coco a la piel antes del tratamiento de la psoriasis con rayos ultravioleta B (UVB) o psoraleno y rayos ultravioleta A (PUVA), no parece mejorar la eficacia del tratamiento.
  • Piel seca. La investigación en desarrollo muestra que la aplicación de aceite de coco en la piel 2 veces por día puede mejorar la hidratación de la piel en personas con piel seca.
  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Diabetes.
  • Fatiga crónica.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Trastornos de la tiroides.
  • Otras afecciones.
Se necesitan más pruebas para calificar el aceite de coco para estos usos.

¿Cómo funciona?

El aceite de coco tiene un contenido alto de grasa saturada llamada triglicéridos de cadena media. Estas grasas funcionan de forma diferente que otros tipos de grasas saturadas en el cuerpo. Sin embargo, la investigación sobre los efectos de estos tipos de grasas en el cuerpo es muy preliminar.

Cuando se aplica a la piel, el aceite de coco tiene un efecto hidratante.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

El aceite de coco ES PROBABLEMENTE SEGURO cuando se ingiere o se aplica en la piel de manera apropiada.

Dado que el aceite de coco tiene un alto contenido de grasa, existe la preocupación de que podría aumentar el peso si se utiliza en grandes cantidades o que podría aumentar los niveles de colesterol. Sin embargo, estas preocupaciones no han sido comprobadas en la investigación científica.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: El aceite de coco ES PROBABLEMENTE SEGURO para las mujeres embarazadas y en período de lactancia cuando se usa en las cantidades que normalmente se encuentran en la dieta. Pero la seguridad del uso del aceite de coco en grandes cantidades no se conoce. Si usted está embarazada o en periodo de lactancia es mejor comer solo las cantidades que hay en los alimentos.

Niños: La manteca de cacao ES PROBABLEMENTE SEGURA cuando se ingiere en cantidades comúnmente presentes en los alimentos. El aceite de coco ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se aplica en la piel. Se ha usado de manera segura en niños y en bebés por corto plazo. No existe suficiente información confiable sobre si resulta segura la ingesta de aceite de coco como medicina en niños.

Colesterol alto: Existe preocupación de que el aceite de coco podría aumentar el colesterol total y colesterol “malo” LDL. Sin embargo, hay informaciones contradictorias que demuestran que el aceite de coco en realidad podría aumentar los niveles de colesterol “bueno” y tiene poco o ningún efecto sobre el nivel total o “malo” de colesterol.

¿Existen interacciones con medicamentos?

No se sabe si este producto interactúa con algún medicamento.

Si está tomando medicamentos, converse con su proveedor de atención médica antes de empezar a tomar este producto.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Psyllium
El psyllium reduce la absorción de las grasas del aceite de coco.

¿Existen interacciones con alimentos?

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?

La siguientes dosis se han estudiado en investigación científica:

NIÑOS:
APLICADO EN LA PIEL:
  • Eccema: Se aplicó 10 mL de aceite virgen de coco en la casi todo el cuerpo en 2 dosis diarias durante 8 semanas.

Otros nombres

Acide Gras de Noix de Coco, Coconut Fatty Acid, Coconut Palm, Coco Palm, Coconut, Cocos nucifera, Cocotier, Cold Pressed Coconut Oil, Fermented Coconut Oil, Huile de Coco, Huile de Noix de Coco, Huile de Noix de Coco Pressée à Froid, Huile Vierge de Noix de Coco, Narikela, Noix de Coco, Palmier, Virgin Coconut Oil.

Metodología

Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

  1. Sacks FM, Lichtenstein AH, Wu JHY, et al.; American Heart Association. Dietary Fats and Cardiovascular Disease: A Presidential Advisory From the American Heart Association. Circulation 2017;136:e1-e23. View abstract.
  2. Eyres L, Eyres MF, Chisholm A, Brown RC. Coconut oil consumption and cardiovascular risk factors in humans. Nutr Rev 2016;74:267-80. View abstract.
  3. Voon PT, Ng TK, Lee VK, Nesaretnam K. Diets high in palmitic acid (16:0), lauric and myristic acids (12:0 + 14:0), or oleic acid (18:1) do not alter postprandial or fasting plasma homocysteine and inflammatory markers in healthy Malaysian adults. Am J Clin Nutr 2011;94:1451-7. View abstract.
  4. Cox C, Mann J, Sutherland W, et al Effects of coconut oil, butter, and safflower oil on lipids and lipoproteins in persons with moderately elevated cholesterol levels. J Lipid Res 1995;36:1787-95. View abstract.
  5. Food and Agriculture Organization of the United Nations. SECTION 2. Codex Standards for Fats and Oils from Vegetable Sources. Available at: http://www.fao.org/docrep/004/y2774e/y2774e04.htm#TopOfPage. Accessed October 26, 2015.
  6. Marina AM, Che Man YB, Amin I. Virgin coconut oil: emerging functional food oil. Trends Food Sci Technol. 2009;20:481-487.
  7. Salam RA, Darmstadt GL, Bhutta ZA. Effect of emollient therapy on clinical outcomes in preterm neonates in Pakistan: a randomised controlled trial. Arch Dis Child Fetal Neonatal Ed. 2015 May;100:F210-5. View abstract.
  8. Law KS, Azman N, Omar EA, Musa MY, Yusoff NM, Sulaiman SA, Hussain NH. The effects of virgin coconut oil (VCO) as supplementation on quality of life (QOL) among breast cancer patients. Lipids Health Dis. 2014 Aug 27;13:139. View abstract.
  9. Evangelista MT, Abad-Casintahan F, Lopez-Villafuerte L. The effect of topical virgin coconut oil on SCORAD index, transepidermal water loss, and skin capacitance in mild to moderate pediatric atopic dermatitis: a randomized, double-blind, clinical trial. Int J Dermatol. 2014 Jan;53:100-8. View abstract.
  10. Bhan MK, Arora NK, Khoshoo V, et al. Comparison of a lactose-free cereal-based formula and cow's milk in infants and children with acute gastroenteritis. J Pediatr Gastroenterol Nutr 1988;7:208-13. View abstract.
  11. Romer H, Guerra M, Pina JM, et al. Realimentation of dehydrated children with acute diarrhea: comparison of cow's milk to a chicken-based formula. J Pediatr Gastroenterol Nutr 1991;13:46-51. View abstract.
  12. Liau KM, Lee YY, Chen CK, Rasool AH. An open-label pilot study to assess the efficacy and safety of virgin coconut oil in reducing visceral adiposity. ISRN Pharmacol 2011;2011:949686. View abstract.
  13. Burnett CL, Bergfeld WF, Belsito DV, et al. Final report on the safety assessment of Cocos nucifera (coconut) oil and related ingredients. Int J Toxicol 2011;30(3 Suppl):5S-16S. View abstract.
  14. Feranil AB, Duazo PL, Kuzawa CW, Adair LS. Coconut oil is associated with a beneficial lipid profile in pre-menopausal women in the Philippines. Asia Pac J Clin Nutr 2011;20:190-5. View abstract.
  15. Zakaria ZA, Rofiee MS, Somchit MN,et al. Hepatoprotective activity of dried- and fermented-processed virgin coconut oil. Evid Based Complement Alternat Med 2011;2011:142739. View abstract.
  16. Assunção ML, Ferreira HS, dos Santos AF, et al. Effects of dietary coconut oil on the biochemical and anthropometric profiles of women presenting abdominal obesity. Lipids 2009;44:593-601. View abstract.
  17. Sankaranarayanan K, Mondkar JA, Chauhan MM, et al. Oil massage in neonates: an open randomized controlled study of coconut versus mineral oil. Indian Pediatr 2005;42:877-84. View abstract.
  18. Agero AL, Verallo-Rowell VM. A randomized double-blind controlled trial comparing extra virgin coconut oil with mineral oil as a moisturizer for mild to moderate xerosis. Dermatitis 2004;15:109-16. View abstract.
  19. Cox C, Sutherland W, Mann J, et al. Effects of dietary coconut oil, butter and safflower oil on plasma lipids, lipoproteins and lathosterol levels. Eur J Clin Nutr 1998;52:650-4. View abstract.
  20. Fries JH, Fries MW. Coconut: a review of its uses as they relate to the allergic individual. Ann Allergy 1983;51:472-81. View abstract.
  21. Kumar PD. The role of coconut and coconut oil in coronary heart disease in Kerala, south India. Trop Doct 1997;27:215-7. View abstract.
  22. Garcia-Fuentes E, Gil-Villarino A, Zafra MF, Garcia-Peregrin E. Dipyridamole prevents the coconut oil-induced hypercholesterolemia. A study on lipid plasma and lipoprotein composition. Int J Biochem Cell Biol 2002;34:269-78. View abstract.
  23. Ganji V, Kies CV. Psyllium husk fibre supplementation to soybean and coconut oil diets of humans: effect on fat digestibility and faecal fatty acid excretion. Eur J Clin Nutr 1994;48:595-7. View abstract.
  24. Francois CA, Connor SL, Wander RC, Connor WE. Acute effects of dietary fatty acids on the fatty acids of human milk. Am J Clin Nutr 1998;67:301-8. View abstract.
  25. Mumcuoglu KY, Miller J, Zamir C, et al. The in vivo pediculicidal efficacy of a natural remedy. Isr Med Assoc J 2002;4:790-3. View abstract.
  26. Muller H, Lindman AS, Blomfeldt A, et al. A diet rich in coconut oil reduces diurnal postprandial variations in circulating tissue plasminogen activator antigen and fasting lipoprotein (a) compared with a diet rich in unsaturated fat in women. J Nutr 2003;133:3422-7. View abstract.
  27. Alexaki A, Wilson TA, Atallah MT, et al. Hamsters fed diets high in saturated fat have increased cholesterol accumulation and cytokine production in the aortic arch compared with cholesterol-fed hamsters with moderately elevated plasma non-HDL cholesterol concentrations. J Nutr 2004;134:410-5. View abstract.
  28. Reiser R, Probstfield JL, Silvers A, et al. Plasma lipid and lipoprotein response of humans to beef fat, coconut oil and safflower oil. Am J Clin Nutr 1985;42:190-7. View abstract.
  29. Tella R, Gaig P, Lombardero M, et al. A case of coconut allergy. Allergy 2003;58:825-6.
  30. Teuber SS, Peterson WR. Systemic allergic reaction to coconut (Cocos nucifera) in 2 subjects with hypersensitivity to tree nut and demonstration of cross-reactivity to legumin-like seed storage proteins: new coconut and walnut food allergens. J Allergy Clin Immunol 1999;103:1180-5. View abstract.
  31. Mendis S, Samarajeewa U, Thattil RO. Coconut fat and serum lipoproteins: effects of partial replacement with unsaturated fats. Br J Nutr 2001;85:583-9. View abstract.
  32. Laureles LR, Rodriguez FM, Reano CE, et al. Variability in fatty acid and triacylglycerol composition of the oil of coconut (Cocos nucifera L.) hybrids and their parentals. J Agric Food Chem 2002;50:1581-6. View abstract.
  33. George SA, Bilsland DJ, Wainwright NJ, Ferguson J. Failure of coconut oil to accelerate psoriasis clearance in narrow-band UVB phototherapy or photochemotherapy. Br J Dermatol 1993;128:301-5. View abstract.
  34. Bach AC, Babayan VK. Medium-chain triglycerides: an update. Am J Clin Nutr 1982;36:950-62. View abstract.
  35. Ruppin DC, Middleton WR. Clinical use of medium chain triglycerides. Drugs 1980;20:216-24.
Documento revisado - 09/27/2017