Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000756.htm

Técnica del aislamiento

El aislamiento es una técnica de crianza para estimular a los niños a que dejen de hacer cosas que uno no desea que hagan. Cuando su hijo se comporta mal, usted puede tranquilamente retirar al niño de la actividad y ponerlo en aislamiento. Su hijo generalmente suspenderá el comportamiento para evitar que lo aíslen. El aislamiento en su mayoría es eficaz con los niños de edades entre 2 y 12 años.

¿Por qué funciona el aislamiento?

Cuando usted deja a los niños en aislamiento, les muestra con acción que a usted le disgusta sus comportamientos. Esto funciona mejor que gritar, amenazar o nalgadas.

El aislamiento retira a su hijo del comportamiento. Le da tiempo a usted y a su hijo para calmarse y lograr control sobre sí mismo. Los niños en aislamiento también tienen tiempo para pensar en lo que hicieron.

Uso del aislamiento

Escoja 1 o 2 comportamientos sobre los que usted realmente quiera trabajar con su hijo. Utilice el aislamiento en forma sistemática con estos comportamientos. Tenga cuidado de no usar el aislamiento en forma excesiva. Sólo úselo para un comportamiento que realmente desee acabar.

Coménteles a los niños con anticipación que usted va a utilizar el aislamiento. Por ejemplo, dígales, "la próxima vez que se peleen por los juguetes, todo el mundo va a estar en aislamiento durante 3 minutos. Yo les diré cuando hayan pasado los 3 minutos".

Elija un lugar con antelación. Asegúrese de que sea un lugar aburrido lejos del televisor y de los juguetes. No debe ser un lugar oscuro ni tenebroso. Si sus hijos son pequeños, asegúrese de que pueda verlos. Algunos lugares que podrían funcionar son:

  • Una silla en el pasillo
  • La esquina de la habitación
  • El dormitorio
  • Una cuna

Cuando los niños se comporten mal, hágales una advertencia de que paren. Dígales, "Sin golpearse. Eso duele. Si no dejas de golpear, estarás en aislamiento".

  • Cuando los niños dejen de comportarse mal, elógielos por controlar su comportamiento.
  • Cuando los niños no dejen de comportarse mal, dígales que entran en aislamiento. Sólo dígalo una vez: "golpear duele". Necesitas aislamiento".

Sea claro y esté tranquilo. NO pierda la calma. Cuando usted grita y regaña, le da demasiada atención a la mala conducta de los niños.

Es posible que algunos niños entren en aislamiento tan pronto como se les diga. Cuando los niños no vayan por su cuenta, llévelos o cárguelos hasta el lugar del aislamiento. NO grite ni les pegue en el camino hacia el lugar del aislamiento.

Ponga a su hijo en aislamiento por 1 minuto por cada año de edad, pero no más de 5 minutos. Por ejemplo, si su hijo tiene 3 años de edad, el aislamiento es durante 3 minutos.

A los niños mayores se les puede decir que estarán en aislamiento hasta que estén listos para regresar a su actividad y se comporten bien. Debido a que ellos deciden cuando están listos, aprenden a controlar su comportamiento.

Si sus hijos no se quedan en el lugar del aislamiento, sosténgalos suavemente allí. NO les hable ni les preste atención.

Si usted acciona un temporizador y su hijo hace ruido o se comporta mal durante el aislamiento, reinicie el temporizador. Si su hijo se aleja, llévelo de nuevo al lugar y reinicie el temporizador. El niño debe quedarse quieto y comportarse bien hasta que el temporizador se apague.

Cuando termine el tiempo de aislamiento, deje que los niños regresen a sus actividades. NO les dé un sermón sobre el mal comportamiento. Los niños finalmente captan el mensaje con la técnica del aislamiento.

Referencias

American Academy of Pediatrics. Disciplining your child. Updated May 5, 2015. Available at: www.healthychildren.org/English/family-life/family-dynamics/communication-discipline/Pages/Disciplining-Your-Child.aspx. Accessed August 31, 2015.

Sege R. Time-out! A time for quiet and calm; a break from negative behavior. Available at: www.massmed.org/patient-care/health-topics/violence-prevention-and-intervention/time-out!-a-time-for-quiet-and-calm;-a-break-from-negative-behavior-(pdf). 2012. Accessed August 31, 2015.

Ultima revisión 7/10/2015

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados