Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000715.htm

Vivir con miomas uterinos

Los miomas uterinos son tumores que crecen en el vientre (útero) de una mujer. Estos tumores no son cancerosos.

No se sabe exactamente qué causa los miomas.

Usted le puede haber consultado a su proveedor de atención médica por los miomas uterinos. Estos pueden causar:

  • Sangrado menstrual abundante y periodos prolongados
  • Sangrado entre periodos
  • Periodos dolorosos
  • Una urgencia de orinar con más frecuencia
  • Sensación de llenura o presión en la parte baja del abdomen
  • Dolor durante las relaciones sexuales

Muchas mujeres con miomas no manifiestan síntomas. Si usted tiene síntomas, pueden indicarle medicinas o, algunas veces, cirugía. Igualmente, hay ciertas medidas que puede tomar para ayudar a aliviar el dolor a raíz de los miomas.

Medicamentos para tratar los miomas uterinos

El proveedor puede recetarle diferentes tipos de hormonoterapia para ayudar a controlar el sangrado mayor. Esto puede incluir píldoras anticonceptivas o inyecciones. Asegúrese de seguir las instrucciones de su proveedor para tomar estas medicinas. NO deje de tomarlas sin consultarlo con su proveedor primero. No olvide comentarle sobre cualquier efecto secundario que tenga.

Los analgésicos de venta libre pueden reducir el dolor de los miomas uterinos. Estos incluyen:

  • Ibuprofeno (Advil)
  • Naproxeno (Aleve)
  • Paracetamol (Tylenol)

Para ayudar a aliviar los periodos dolorosos, pruebe empezando a tomar estas medicinas de 1 a 2 días antes de que comience su periodo.

Puede estar recibiendo hormonoterapia para evitar que empeore la endometriosis. Pregunte a su médico acerca de los efectos secundarios, incluso:

  • Pastillas anticonceptivas para ayudar con los periodos abundantes.
  • Dispositivos intrauterinos (DIU) que liberen hormonas para ayudar a reducir el sangrado abundante y el dolor.
  • Medicinas que causan un estado parecido a la menopausia. Los efectos secundarios incluyen bochornos, resequedad vaginal y cambios de humor.

Se pueden recetar suplementos de hierro para prevenir o tratar la anemia debida a los periodos abundantes. El estreñimiento y la diarrea son comunes con estos suplementos. Si el estreñimiento se vuelve un problema, tome un ablandador de heces como docusato sódico (Colace).

Cuidados personales

Aprender a manejar sus síntomas puede hacerle más fácil vivir con miomas.

Aplique una botella de agua caliente o una almohadilla térmica en la parte inferior del estómago. Esto puede activar la circulación y relajar los músculos. Los baños calientes también pueden ayudar a aliviar el dolor.

Acuéstese y descanse. Ponga una almohada debajo de sus rodillas cuando esté acostada boca arriba. Si prefiere acostarse de lado, retraiga sus rodillas hacia su pecho. Estas posiciones ayudan a liberar la presión de la espalda.

Haga ejercicio regular. El ejercicio ayuda a mejorar la circulación. Además, activa los analgésicos naturales del cuerpo, denominados endorfinas.

Consuma una dieta equilibrada y saludable. Mantener un peso saludable le ayudará a mejorar su salud en general. Comer mucha fibra puede ayudarlo a mantenerse regular para no tener que hacer esfuerzo durante las deposiciones.

Las técnicas para relajarse y ayudar a aliviar el dolor incluyen:

  • Relajación muscular
  • Respiración profunda
  • Visualización
  • Biorretroalimentación
  • Yoga

Algunas mujeres descubren que la acupuntura les ayuda a aliviar los periodos dolorosos.

Cuándo llamar al médico

Llame a su proveedor de atención médica si tiene:

  • Sangrado abundante
  • Aumento de los cólicos
  • Sangrado entre periodos
  • Llenura o pesadez en el área abdominal inferior

Si los cuidados personales para el dolor no sirven, hable con su proveedor sobre otras opciones de tratamiento.

Nombres alternativos

Leiomioma - vivir con miomas; Fibromioma - vivir con miomas; Mioma - vivir con miomas; Sangrado vaginal - vivir con miomas; Sangrado uterino - vivir con miomas; Dolor pélvico - vivir con miomas

Referencias

American College of Obstetricians and Gynecologists. ACOG practice bulletin. Alternatives to hysterectomy in the management of leiomyomas. Obstet Gynecol. 2008;112:387-400. PMID: 18669742 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18669742.

Ferri FF. Uterine fibroids. In: Ferri FF, ed. Ferri's Clinical Advisor 2016. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:1271-1272.

Katz VL. Benign gynecologic lesions: Vulva, vagina, cervix, uterus, oviduct, ovary. In: Katz VL, Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, eds. Comprehensive Gynecology. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2012:chap 18.

Moravek MB, Bulun SE. Uterine fibroids. In: Jameson JL, De Groot LJ, de Krester DM, et al, eds. Endocrinology: Adult and Pediatric. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 131.

Smith CA, Armour M, Zhu X, Li X, Lu ZY, Song J. Acupuncture for dysmenorrhoea. Cochrane Database Syst Rev. 2016;4:CD007854. [Epub ahead of print]. PMID: 27087494 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27087494.

Ultima revisión 4/5/2016

Versión en inglés revisada por: Irina Burd, MD, PhD, Associate Professor of Gynecology and Obstetrics at Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore, MD. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados