Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000703.htm

Orinarse en la cama

Orinarse en la cama o incontinencia nocturna es cuando un niño moja la cama por la noche, más de dos veces al mes después de los 5 o 6 años.

Causas

La última etapa de la educación de los esfínteres es permanecer seco durante la noche. Para permanecer seco durante la noche, el cerebro y la vejiga del niño deben trabajar juntos para que él se despierte para ir al baño. Algunos niños desarrollan esta habilidad más tarde que otros.

Orinarse en la cama es muy común. Millones de niños en los Estados Unidos se mojan en la cama por la noche. Algunos niños todavía se mojan en la cama a los 7 años o incluso mayores. Aunque el problema generalmente desaparece con el tiempo, muchos niños, e incluso un pequeño número de adultos, continúan teniendo episodios de incontinencia nocturna.

La incontinencia nocturna también es hereditaria. Los padres que se orinaron en la cama cuando eran niños son más propensos a tener hijos que se mojen en la cama.

Existen dos tipos de incontinencia nocturna.

  • Incontinencia primaria. Los niños que nunca han estado secos en la noche de manera constante. Esto generalmente ocurre cuando el cuerpo produce más orina durante la noche de lo que la vejiga puede contener y el niño no se despierta cuando la vejiga está llena. El cerebro de los niños no ha aprendido a responder a la señal de que la vejiga está llena. No es culpa de los padres o de los niños. Esta es la razón más común para la incontinencia nocturna.
  • Incontinencia secundaria. Los niños que estuvieron secos durante al menos 6 meses, pero comienzan a orinarse en la cama otra vez. Hay muchas razones para que los niños se mojen en la cama después de estar totalmente entrenados para usar el baño. Podría ser físico, emocional o simplemente un cambio en el sueño. Esto es menos común, pero no es culpa del niño ni del padre.

Aunque es menos común, las causas físicas de la incontinencia nocturna pueden ser:

  • Lesiones de la médula espinal inferior
  • Defectos congénitos de las vías urinarias
  • Infecciones urinarias
  • Diabetes

Cuidados personales en el hogar

Recuerde que su hijo no tiene control sobre la incontinencia nocturna. Así que trate de tener paciencia. Su hijo también puede sentirse apenado y avergonzado, entonces dígale que muchos niños se orinan en la cama. Hágale saber que usted quiere ayudarlo. Sobre todo, no lo castigue ni ignore el problema. Ninguno de los dos métodos servirá.

Tome estas medidas para ayudar a que su hijo supere la incontinencia nocturna con el tiempo.

  • Ayúdelo a entender que no debe retener la orina durante mucho tiempo.
  • Asegúrese de que vaya al baño en horas normales durante el día y la noche.
  • Asegúrese de que vaya al baño antes de irse a dormir.
  • Está bien reducir la cantidad de líquido que su hijo toma unas horas antes de acostarse. Simplemente no exagere.
  • Prémielo por las noches que permanezca seco.

También podría utilizar una alarma para la incontinencia ncoturna. Estas alarmas son pequeñas y fáciles de comprar sin necesidad de una receta médica. Las alarmas funcionan despertando a los niños cuando empiezan a orinar. Entonces pueden levantarse y usar el baño.

  • Las alarmas para la incontinencia nocturna funcionan mejor si las usa todas las noches.
  • El entrenamiento para usar la alarma puede tomar varios meses para que funcione correctamente.
  • Una vez que su hijo esté seco durante 3 semanas, continúe usando la alarma durante otras 2 semanas. Luego pare.
  • Puede que necesite entrenar a su hijo más de una vez.

Usted quizá también quiera utilizar una tabla o llevar un diario en donde sus hijos pueden marcar todas las mañanas que se despierten secos. Esto es especialmente útil para niños de 5 a 8 años de edad. Los diarios le permiten a usted ver patrones en los hábitos de su hijo que pueden ayudar. También puede mostrarle este diario al pediatra. Anote:

  • Cuando su hijo orine normalmente durante el día
  • Cualquier episodio de incontinencia nocturna
  • Lo que su hijo come y bebe durante el día (incluyendo las horas de las comidas)
  • A qué horas su hijo toma siestas, se va a dormir por la noche y se levanta en la mañana

Cuándo llamar al médico

Siempre coméntele al proveedor de atención médica de su hijo acerca de cualquier episodio de incontinencia nocturna. A un niño se le debe hacer un examen físico y un examen de orina para descartar una infección urinaria u otras causas.

Comuníquese de inmediato con el proveedor si su hijo si está teniendo dolor al orinar, fiebre o sangre en la orina. Estos pueden ser signos de una infección que necesita tratamiento.

También debe llamar al proveedor de su hijo si:

  • Su hijo estuvo seco durante 6 meses, luego empezó a orinarse en la cama otra vez. El proveedor buscará la causa de la incontinencia nocturna antes de recomendar el tratamiento.
  • Si usted ha intentado cuidados personales en su casa y su hijo todavía se está orinando en la cama.

El pediatra puede recetarle un medicamento llamado DDAVP (desmopresina) para el tratamiento de la incontinencia nocturna. Este medicamento disminuirá la cantidad de orina producida durante la noche. Se puede recetar a corto plazo para las fiestas de pijamas o usarse a largo plazo durante meses. Algunos padres opinan que las alarmas para la incontinencia en combinación con medicamento funcionan mejor. El proveedor de su hijo colaborará con usted para encontrar la solución adecuada para usted y su niño.

Nombres alternativos

Enuresis; Enuresis nocturna

Referencias

Capdevilia OS. Sleep related enuresis. In: Sheldon SH, Ferber R, Krygger MH, Gozal D, eds. Principles and Practice of Pediatric Sleep Medicine. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 13.

Elder JS. Enuresis and voiding dysfunction. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 543.

Leung AKC. Nocturnal enuresis. In: Kellerman RD, Bope ET, eds. Conn's Current Therapy 2018. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:1189-1192.

Ultima revisión 2/19/2018

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados