Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007637.htm

Inyección de toxina botulínica - laringe

La toxina botulínica (BTX, en inglés) o bótox es un tipo de bloqueador para los nervios. Al ser inyectado, el bótox bloquea las señales de los nervios a los músculos, por lo que estos se relajan.

El bótox es la toxina que provoca el botulismo, una enfermedad poco común pero seria. Sin embargo, es segura cuando se utiliza en dosis pequeñas.

Descripción

El bótox se inyecta en los músculos alrededor de las cuerdas vocales. Esto debilita los músculos y mejora la calidad de la voz. Esta no es una cura para la disfonía laríngea, pero puede ayudar a aliviar los síntomas.

En la mayoría de los casos, las inyecciones de bótox (BTX) se aplicarán en el consultorio de su proveedor de atención médica. Existen 2 maneras comunes de inyectarlo en la laringe:

A través del cuello:

  • Le pueden aplicar anestesia local para adormecer la zona.
  • Usted puede acostarse boca arriba o permanecer sentado. Esto dependerá de su comodidad y de la preferencia de su proveedor.
  • Su proveedor puede utilizar una máquina de electromiografía (EMG). La máquina EMG registra el movimiento de los músculos de sus cuerdas vocales por medio de pequeños electrodos colocados en su piel. Esto ayuda a su proveedor a guiar la aguja a la zona correcta.
  • Otro método involucra el uso de un laringoscopio flexible insertado a través de la nariz para ayudar a guiar la aguja.

A través de la boca:

  • Puede aplicársele anestesia general de manera que esté dormido durante todo el procedimiento.
  • También es posible que le rocíen medicamento para adormecer en la nariz, garganta y laringe.
  • Su proveedor utilizará una aguja larga y curva para aplicar la inyección directamente en los músculos de sus cuerdas vocales.
  • Su proveedor puede colocar una pequeña cámara (endoscopio) en su boca para guiar la aguja.

Por qué se realiza el procedimiento

Usted debe someterse a este procedimiento si le han diagnosticado disfonía laríngea. Las inyecciones de bótox son el tratamiento más común para esta afección.

Las inyecciones de bótox se utilizan para tratar otros problemas en la laringe. También se utilizan para tratar muchas otras afecciones en distintas partes del cuerpo.

Después del procedimiento

Es posible que no pueda hablar por aproximadamente una hora tras las inyecciones.

El bótox puede causar algunos efectos secundarios. En la mayoría de los casos, dichos efectos duran solo unos cuantos días. Algunos de los efectos secundarios incluyen:

  • Un sonido susurrante en la voz
  • Ronquera
  • Tos débil
  • Problemas para tragar
  • Dolor en el lugar en el que se inyectó el bótox
  • Síntomas parecidos a los de la gripe

Expectativas (pronóstico)

En la mayoría de los casos, las inyecciones de bótox (BTX) deben mejorar la calidad de su voz por aproximadamente 3 a 4 meses. Para mantener su voz, es posible que necesite inyecciones cada pocos meses.

Su proveedor puede pedirle que lleve un diario de sus síntomas para saber qué tan bien y por cuánto tiempo está funcionando la inyección. Esto les ayudará a usted y a su proveedor a encontrar la dosis correcta para usted y a decidir qué tan a menudo necesita el tratamiento.

Nombres alternativos

Laringoplastia de inyección; Bótox - laringe: disfonía espasmódica - BTX; Bótox de temblor esencial de la voz (EVT); Insuficiencia glótica; Electromiografía percutánea - guiada por tratamiento de toxina botulínica; Laringoscopia percutánea indirecta - guiada por tratamiento de toxina botulínica; Bótox de disfonía espasmódica aductora; Laringe-OnabotulinumtoxinA; AbobotulinumtoxinA

Referencias

Blitzer A, Sadoughi B, Guardiani E. Neurologic disorders of the larynx. In: Flint PW, Haughey BH, Lund V, et al, eds. Cummings Otolaryngology: Head and Neck Surgery. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 58.

Flint PW. Throat disorders. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 429.

Ultima revisión 10/20/2016

Versión en inglés revisada por: Josef Shargorodsky, MD, MPH, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore, MD. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.