Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/007285.htm

Sobredosis de oxicodona/hidrocodona

La hidrocodona y la oxicodona son opioides; fármacos que se usan principalmente para tratar el dolor extremo.

La sobredosis de hidrocodona y oxicodona ocurre cuando alguien intencional o accidentalmente toma demasiado medicamento que contiene estos ingredientes. Una persona puede accidentalmente tomar demasiada cantidad del medicamento debido a que no se alivia el dolor con las dosis normales. Hay varias razones por las cuales una persona puede intencionalmente tomar demasiada cantidad de este medicamento. Puede hacerse para intentar dañarse a sí mismo o drogarse o intoxicarse.

Esto es solamente para informar y no para usarse en el tratamiento o el manejo de una sobredosis real. NO lo use para tratar ni manejar una sobredosis real. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una sobredosis, llame al número local de emergencia (911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse con el centro de toxicología local directamente llamando al número nacional gratuito Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos

Elemento tóxico

Tanto la hidrocodona como la oxicodona pertenecen a una clase de medicamentos narcóticos llamados opiáceos. Estos medicamentos son las versiones artificiales de los compuestos naturales encontrados en el opio.

Dónde se encuentra

La hidrocodona y la oxicodona casi siempre se encuentran en analgésicos recetados. Los analgésicos más comunes que incluyen estos dos ingredientes son:

  • Norco
  • OxyContin
  • Percocet
  • Percodan
  • Vicodin
  • Vicodin ES

Estos medicamentos también se pueden combinar con el medicamento no narcótico paracetamol (Tylenol).

Síntomas

Cuando usted toma la dosis correcta o prescrita de estos medicamentos, se pueden presentar efectos secundarios. Además de aliviar el dolor, usted puede sentirse somnoliento, confundido y aturdido, estreñido y posiblemente con náuseas.

Cuando usted toma demasiada cantidad de estos medicamentos, los síntomas se pueden volver mucho más graves. Se pueden presentar síntomas en varios sistemas corporales:

Ojos, oídos, nariz y garganta:

  • Pupilas pequeñas

Aparato gastrointestinal:

  • Estreñimiento
  • Náuseas
  • Espasmos del estómago o el tracto intestinal
  • Vómitos

Corazón y vasos sanguíneos:

  • Baja presión arterial
  • Pulso débil

Sistema nervioso:

  • Coma (falta de respuesta)
  • Somnolencia
  • Posibles convulsions

Aparato respiratorio:

  • Dificultad para respirar
  • Respiración lenta que requiere más esfuerzo
  • Respiración superficial
  • Ausencia de respiración

Piel:

  • Uñas de los dedos de las manos y labios de color azulado

Otros síntomas:

  • Daño muscular por estar inmóvil mientras se está inconsciente

Antes de llamar al servicio de emergencia

La siguiente información es útil para los servicios de emergencia:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Nombre del producto (así como sus ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Hora en que fue ingerido
  • Cantidad ingerida
  • Si el medicamento se le recetó a la persona

Sin embargo, NO espere para buscar ayuda si esta información no está disponible de inmediato.

Centro de Toxicología o número de emergencia local

Se puede comunicar directamente con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito Poison Help (1-800-222-1222) desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones. Ellos le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Todos los centros de toxicología locales en los Estados Unidos utilizan esta línea nacional. Usted debe llamar si tiene inquietudes acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. Puede llamar las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de emergencias

Lleve el contenedor consigo al hospital si es posible.

El proveedor de atención médica medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial. Los síntomas se tratarán como resulte apropiado. El equipo de atención médica vigilará de cerca la respiración de la persona. La persona puede recibir:

  • Carbón activado
  • Soporte para las vías respiratorias, incluso oxígeno, una sonda (tubo) respiratoria a través de la boca (intubación) y respirador artificial (ventilador)
  • Exámenes de sangre y orina
  • Radiografía del tórax
  • TC (Tomografía computarizada o imaginología avanzada)
  • ECG (electrocardiograma o rastreo cardíaco)
  • Líquidos a través de la vena (intravenoso o IV)
  • Laxante
  • Medicamentos para tratar los síntomas, incluso naloxona, un antídoto para contrarrestar el efecto del tóxico. Pueden ser necesarias muchas dosis

Pueden ser necesarias terapias adicionales si la persona tomó hidrocodona y oxicodona con otros medicamentos, como Tylenol o ácido acetilsalicílico (aspirin).

Expectativas (pronóstico)

Una sobredosis alta puede ocasionar que una persona deje de respirar y muera si no recibe tratamiento de inmediato. La persona puede necesitar ser hospitalizada para continuar con el tratamiento. Dependiendo del fármaco, o fármacos ingeridos, varios órganos pueden verse afectados. Esto puede afectar el pronóstico de la persona y sus posibilidades de supervivencia.

Si usted recibe atención médica antes de que se presenten problemas serios con la respiración, debe tener pocas consecuencias a largo plazo. Probablemente regresará a la normalidad en un día.

Sin embargo, esta sobredosis puede ser mortal o puede ocasionar daño cerebral permanente si el tratamiento se demora y se ha tomado una cantidad grande de oxicodona y hidrocodona.

Nombres alternativos

Sobredosis - hidrocodona; Sobredosis - oxicodona; Sobredosis de Vicodin; Sobredosis de Percocet; Sobredosis de Percodan; Sobredosis de MS Contin; Sobredosis de OxyContin

Referencias

Bardsley CH. Opioids. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 162.

Little M. Toxicology emergencies. In: Cameron P, Jelinek G, Kelly A-M, Brown A, Little M, eds. Textbook of Adult Emergency Medicine. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill Livingstone; 2015:chap 29.

Pincus MR, Bluth MH, Abraham NZ. Toxicology and therapeutic drug monitoring. In: McPherson RA, Pincus MR, eds. Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 23rd ed. St Louis, MO: Elsevier; 2017:chap 23.

Zosel AE. General approach to the poisoned patient. In: Adams JG, ed. Emergency Medicine. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2013:chap 143.

Lea más

Ultima revisión 1/31/2017

Versión en inglés revisada por: Jacob L. Heller, MD, MHA, Emergency Medicine, Virginia Mason Medical Center, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados