Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002997.htm

Reparación de la extrofia vesical

Es una cirugía para reparar un defecto congénito de la vejiga. La vejiga está al revés. Sobresale de la pared abdominal. Los huesos de la pelvis también están separados.

Descripción

La reparación de la extrofia vesical implica dos cirugías. La primera es para reparar la vejiga. La segunda para unir los huesos de la pelvis entre sí.

La primera cirugía separa la vejiga expuesta de la pared abdominal. Luego se cierra la vejiga. Se reparan el cuello de la vejiga y la uretra. Se deja puesta una sonda hueca y flexible, llamada catéter, para drenar la orina de la vejiga. Se coloca a través de la pared abdominal. Se deja una segunda sonda en la uretra para favorecer la cicatrización.

La segunda cirugía, de los huesos de la pelvis, se puede hacer junto con la reparación de la vejiga. Se puede aplazar durante semanas o meses.

Se puede necesitar una tercera cirugía si hay un defecto en el intestino.

Por qué se realiza el procedimiento

La cirugía se recomienda para niños que nacen con extrofia vesical. La extrofia vesical ocurre más a menudo en los hombres y, con frecuencia, está asociada con otros defectos congénitos.

La cirugía es necesaria para:

  • Permitirle al niño desarrollar el control urinario normal
  • Evitar problemas futuros con la función sexual
  • Mejorar la apariencia física del niño (los órganos genitales lucirán más normales)
  • Prevenir una infección que pudiera causar daño a los riñones

Algunas veces, la vejiga es demasiado pequeña al nacer. Si este es el caso, la cirugía se postergará hasta que ésta haya crecido. Los recién nacidos con este problema serán enviados a casa con antibióticos. La vejiga, que está por fuera del abdomen, debe mantenerse humectada.

Pueden pasar meses para que la vejiga crezca hasta el tamaño correcto. El bebé será vigilado muy de cerca por un equipo médico. Este determina cuándo debe se debe realizar la cirugía.

Riesgos

Los riesgos de la anestesia y la cirugía en general son:

  • Reacciones a medicamentos 
  • Problemas respiratorios
  • Hemorragia, coágulos sanguíneos
  • Infección 

Los riesgos de este procedimiento pueden incluir:

Antes del procedimiento

La mayoría de las reparaciones de extrofia vesical se hacen cuando los niños tienen unos pocos días de nacido, antes de salir del hospital. En este caso, el personal del hospital preparará a su hijo para la cirugía.

Si la cirugía no se realizó cuando su hijo era un recién nacido, puede necesitar los siguientes exámenes al momento de la intervención quirúrgica:

  • Examen de orina (urocultivo y análisis de orina) para chequear en la orina del niño si hay infección y verificar el funcionamiento renal
  • Exámenes de sangre (conteo sanguíneo completo, electrólitos y pruebas renales)
  • Registro orinas
  • Radiografía de los huesos y de la parte baja del estómago del niño
  • Ecografía renal de los riñones del niño

Coméntele siempre al proveedor de atención médica qué medicamentos está tomando su hijo. Incluya los fármacos o las hierbas que haya comprado sin receta.

Diez días antes de la cirugía, se puede solicitar que su hijo deje de tomar ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno, warfarina (Coumadina), y cualquier otro medicamento. Estos medicamentos dificultan la coagulación. Pregunte a su proveedor qué medicamentos puede tomar su hijo el día de la cirugía.

El día de la cirugía:

  • A su hijo normalmente se le solicitará no beber ni comer nada durante varias horas antes del procedimiento.
  • Dele a su hijo los fármacos que el pediatra le recomendó con un pequeño sorbo de agua.
  • El proveedor de su hijo le dirá a qué hora debe llegar.

Después del procedimiento

Después de la cirugía del hueso de la pelvis, será necesario que su hijo esté con un yeso en la parte inferior del cuerpo o un cabestrillo durante 4 a 6 semanas Esto ayuda a que los huesos sanen.

Después de la cirugía de la vejiga, su hijo tendrá una sonda que drena la vejiga a través de la pared del estómago (sonda suprapúbica). Esta debe permanecer de 3 a 4 semanas.

Su hijo también necesitará manejo del dolor, cuidado de la herida y antibióticos. Los proveedores le enseñarán cómo hacerlo antes de que salga del hospital.

Debido al alto riesgo de infección, será necesario hacerle a su hijo un análisis de orina y un urocultivo en cada control del niño sano. Se deben repetir estos exámenes ante los primeros signos de una enfermedad. Algunos niños toman antibióticos de manera regular para prevenir la infección.

Expectativas (pronóstico)

El control urinario casi siempre sucede después de que se repara el cuello de la vejiga. Esta cirugía no siempre es efectiva. Posiblemente que sea necesario repetirla posteriormente.

Incluso habiendo repetido la cirugía, unos pocos niños no tendrán control de su orina. Pueden necesitar cateterismo.

Nombres alternativos

Reparación del defecto congénito en la vejiga; Reparación de la vejiga evertida; Reparación de la vejiga expuesta; Reparación de la extrofia de vejiga

Instrucciones para el paciente

Referencias

Elder JS. Anomalies of the bladder. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 541.

Gearhart JP, Mathews R. Exstrophy-epispadias complex. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 139.

Ultima revisión 5/23/2016

Versión en inglés revisada por: Jennifer Sobol, DO, urologist with the Michigan Institute of Urology, West Bloomfield, MI. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.