Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002996.htm

Resección transuretral de la próstata

La resección transuretral de la próstata (TURP, por sus siglas en inglés) es una cirugía que remueve la parte interna de la próstata. Se lleva a cabo con el fin de tratar los síntomas de un agrandamiento de la próstata.

Descripción

La cirugía demora aproximadamente de 1 a 2 horas.

Le darán un medicamento antes de la cirugía para que no sienta dolor. Puede recibir anestesia general con la cual usted está dormido y no siente dolor o anestesia raquídea con la cual usted está despierto, pero con adormecimiento de la cintura hacia abajo.

El cirujano introducirá un cistoscopio a través de la uretra, que es el tubo que lleva la orina desde la vejiga fuera del pene. A este instrumento se le conoce como resectoscopio. Se coloca una herramienta especial para cortar a través del cistoscopio. Se usa para extirpar la parte interna de la glándula prostática, empleando electricidad.

Por qué se realiza el procedimiento

Su proveedor de atención médica puede recomendar esta cirugía si usted tiene hiperplasia prostática benigna (HPB). La glándula prostática a menudo se agranda a medida que los hombres envejecen. La próstata más grande puede ocasionar problemas para orinar. Extirpar parte de la glándula prostática a menudo puede hacer que estos síntomas mejoren.

La TURP puede recomendarse si usted tiene:

  • Dificultad para vaciar la vejiga
  • Infecciones urinarias frecuentes
  • Sangrado de la próstata
  • Cálculos en la vejiga con agrandamiento de la próstata
  • Micción sumamente lenta
  • Daño a los riñones a causa de la incapacidad de orinar
  • Levantarse con frecuencia en la noche para orinar
  • Problemas para controlar la vejiga debido a una próstata agrandada

Antes de operarlo, su proveedor le sugerirá que haga cambios en la forma de comer o beber. Igualmente le puede pedir que trate tomando medicamentos. Es posible que sea necesario extirpar parte de la próstata si estas medidas no sirven. La TURP es uno de los tipos más comunes de cirugía de la próstata. Existen otros procedimientos disponibles.

Su proveedor tendrá en cuenta lo siguiente al tomar la decisión sobre el tipo de cirugía:

  • El tamaño de la glándula prostática
  • Su salud
  • Qué tipo de cirugía usted puede querer
  • Gravedad de los síntomas

Riesgos

Los riesgos de cualquier cirugía son:

Los riesgos adicionales son:

  • Problemas con el control de la orina
  • Pérdida de la fertilidad del semen
  • Problemas de erección
  • Paso de semen de nuevo hacia la vejiga en lugar de salir a través de la uretra (eyaculación retrógrada)
  • Estenosis uretral (estrechamiento de la uretra a causa del tejido cicatricial)
  • Síndrome de resección transuretral (TUR, por sus siglas en inglés): acumulación de agua durante la cirugía
  • Daño a órganos y estructuras internas

Antes del procedimiento

Usted tendrá muchas consultas y exámenes con su proveedor antes de la cirugía. La consulta incluirá:

Si usted es fumador, debe suspender el hábito varias semanas antes de la cirugía. Su proveedor le puede dar recomendaciones sobre cómo hacer esto.

Coméntele siempre a su proveedor qué medicamentos, vitaminas y otros suplementos está tomando, incluso los que haya comprado sin una receta.

Durante las semanas antes de la cirugía:

  • Le pueden solicitar que deje de tomar medicamentos que puedan adelgazar la sangre (anticoagulantes), como el ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil, Motrin), naproxeno (Aleve, Naprosyn), vitamina E, clopidogrel (Plavix), warfarina (Coumadin), apixaban (Eliquis) y otros.
  • Pregúntele a su proveedor qué medicamentos debe tomar aun el día de la cirugía.

En el día de la cirugía:

  • NO beba ni coma nada después de medianoche la noche anterior a la operación.
  • Tome los medicamentos que le recomendaron con un sorbo pequeño de agua.
  • Le dirán a qué hora debe llegar al hospital.

Después del procedimiento

Con frecuencia permanecerá en el hospital durante 1 a 3 días. En algunos casos se le permitirá ir a su casa el mismo día.

Después de la cirugía, tendrá una pequeña sonda, llamada sonda de Foley, en la vejiga para eliminar la orina. Su vejiga puede ser purgada con líquidos (irrigada) para mantenerla libre de coágulos. La orina lucirá sanguinolenta al principio. La sangre desaparece en unos cuantos días en la mayoría de los casos. La sangre también se puede filtrar alrededor de la sonda. Se puede emplear una solución especial para enjuagar la sonda y evitar que se tapone con la sangre. La sonda se retirará al cabo de 1 a 3 días en la mayoría de las personas.

Usted podrá reanudar una alimentación normal inmediatamente.

El equipo de atención médica:

  • Le ayudará a cambiar de posición en la cama.
  • Le enseñará ejercicios para mantener la sangre circulando.
  • Le enseñarán la forma de llevar a cabo técnicas para toser y respirar profundamente. Usted debería realizarlas cada 3 a 4 horas.
  • Le dirán cómo cuidarse después del procedimiento.

Posiblemente necesite el uso de medias apretadas y de un dispositivo respiratorio para mantener los pulmones despejados.

Le pueden suministrar medicamentos para aliviar los espasmos vesicales.

Expectativas (pronóstico)

La TURP alivia los síntomas de un agrandamiento de la próstata en la mayoría de los casos. Usted puede tener ardor al orinar, sangre en la orina, micción frecuente y necesidad urgente de orinar. Esto usualmente pasa después de poco tiempo.

Nombres alternativos

TURP; Resección de la próstata - transuretral

Referencias

Foster HE, Dahm P, Kohler TS, et al. Surgical management of lower urinary tract symptoms attributed to benign prostatic hyperplasia: AUA Guideline Amendment 2019. J Urol. 2019;202(3):592-598. PMID: 31059668 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31059668.

Han M, Partin AW. Simple prostatectomy: open and robot-assisted laparoscopic approaches. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 106.

Milam DF. Transurethral resection and transurethral incision of the prostate. In: Smith JA Jr, Howards SS, Preminger GM, Dmochowski RR, eds. Hinman's Atlas of Urologic Surgery. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 67.

Roehrborn CG. Benign prostatic hyperplasia: etiology, pathophysiology, epidemiology, and natural history. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 103.

Ultima revisión 7/31/2019

Versión en inglés revisada por: Sovrin M. Shah, MD, Assistant Professor, Department of Urology, The Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.