Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002491.htm

Intoxicación con hidróxido de amonio

El hidróxido de amonio es una solución química líquida e incolora. Se forma cuando el amoníaco se disuelve en agua. Este artículo aborda la intoxicación debida al hidróxido de amonio.

Este artículo es solamente informativo. NO lo use para tratar ni manejar una exposición real a un tóxico. Si usted o alguien con quien usted se encuentra sufre una exposición, llame al número local de emergencia (911 en los Estados Unidos), o puede comunicarse directamente con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito de ayuda (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos.

Elemento tóxico

El hidróxido de amonio es tóxico.

Dónde se encuentra

El hidróxido de amonio se encuentra en muchos productos y limpiadores industriales. Algunos de estos son removedores de revestimientos de pisos, limpiadores de ladrillos y cementos.

El hidróxido de amonio también puede liberar gas amoníaco al aire.

El amoníaco solo (no el hidróxido de amonio) se puede encontrar en muchos productos domésticos como detergentes, removedores de manchas, blanqueadores y tintes. Los síntomas y el tratamiento para la exposición al amoníaco son similares a los del hidróxido de amonio.

Otros productos también pueden contener hidróxido de amonio y amoníaco.

Síntomas

A continuación, se encuentran los síntomas de la intoxicación con amoníaco en diferentes partes del cuerpo. 

VÍAS RESPIRATORIAS Y PULMONES

  • Dificultad respiratoria (si el amoníaco se inhala)
  • Tos
  • Inflamación en la garganta (que también puede causar dificultad respiratoria)
  • Sibilancias

OJOS, OÍDOS, NARIZ Y GARGANTA

  • Fuerte dolor en la garganta
  • Fuerte dolor o ardor en la nariz, los ojos, los oídos, los labios o la lengua
  • Pérdida de la visión

ESÓFAGO, ESTÓMAGO E INTESTINOS

  • Sangre en las heces
  • Quemaduras en el esófago y el estómago
  • Dolor abdominal fuerte
  • Vómitos, posiblemente con sangre

CORAZÓN Y SANGRE

  • Desmayo
  • Presión arterial baja (se presenta rápidamente)
  • Cambio grave en el pH (demasiado o poco ácido en la sangre, lo cual lleva a daño en todos los órganos del cuerpo)

PIEL

  • Quemaduras
  • Orificios en los tejidos cutáneos
  • Irritación

Cuidados en el hogar

NO induzca el vómito a la persona.

Si el hidróxido de amonio se encuentra en la piel o en los ojos, lave o enjuague con bastante agua durante al menos 15 minutos.

Si la persona ingirió el hidróxido de amonio, suminístrele agua o leche inmediatamente. También se le pueden dar jugos de fruta. Pero, NO le dé nada de beber si tiene síntomas que dificulten la deglución. Estos incluyen vómitos, convulsiones o disminución de la lucidez mental.

Si la persona inhaló vapores o emanaciones, llévela inmediatamente a tomar aire fresco.

Antes de llamar a emergencias

Tenga esta información a la mano:

  • Edad, peso y estado de la persona
  • Nombre del producto (con sus ingredientes y concentración, si se conocen)
  • Hora en que fue inhalado, ingerido o que tocó la piel
  • Cantidad inhalada, ingerida, o que tocó la piel

Centro de Toxicología

Se puede comunicar con el centro de toxicología local llamando al número nacional gratuito (Poison Help) 1-800-222-1222 desde cualquier parte de los Estados Unidos. Esta línea gratuita le permitirá hablar con expertos en intoxicaciones, quienes le darán instrucciones adicionales.

Se trata de un servicio gratuito y confidencial. Usted debe llamar si tiene inquietudes acerca de las intoxicaciones o la manera de prevenirlas. NO tiene que ser necesariamente una emergencia. Puede llamar por cualquier razón, las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Lo que se puede esperar en la sala de emergencias

Si es posible, lleve el recipiente consigo al hospital.

El proveedor de atención médica medirá y vigilará los signos vitales de la persona, incluso la temperatura, el pulso, la frecuencia respiratoria y la presión arterial.

La persona puede recibir:

  • Soporte respiratorio, que incluye una sonda a través de la boca hasta los pulmones y un respirador (ventilador)
  • Exámenes de sangre y orina
  • Broncoscopia -- colocación de una cámara a través de la garganta para observar las quemaduras en las vías respiratorias y en los pulmones
  • Radiografía de tórax
  • ECG (rastreo cardíaco)
  • Endoscopia -- colocación de una cámara a través de la garganta para observar las quemaduras en el esófago y el estómago
  • Líquidos por vía intravenosa (IV)
  • Medicinas para tratar los síntomas
  • Cirugía para retirar la piel quemada
  • Lavado de la piel (irrigación), quizá con intervalos de pocas horas durante varios días

Algunas personas pueden necesitar quedarse una noche en el hospital.

Expectativas (pronóstico)

Sobrevivir las primeras 48 horas generalmente es un indicio de que la persona va a recuperarse. Si ocurre una quemadura química en el ojo, es probable que se presente ceguera permanente.

El pronóstico de la persona depende de lo fuerte que sea el químico y de la rapidez con que se haya diluido y neutralizado el tóxico. Es posible que se presente daño extenso en la boca, la garganta, los ojos, los pulmones, el esófago, la nariz y el estómago.

El desenlace clínico final depende de la magnitud de este daño. Si se ingirió el químico, el daño en el esófago y estómago continúa por varias semanas, y la muerte puede ocurrir hasta un mes o más después.

Nombres alternativos

Amoníaco acuoso

Referencias

Belson M. Ammonia and Nitrogen Oxides. In: Shannon MW, Borron SW, Burns MJ, eds. Haddad and Winchester's Clinical Management of Poisoning and Drug Overdose. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2007:chap 97.

Harchelroad FP Jr, Rottinghaus DM. Chemical burns. In: Tintinalli JE, Kelen GD, Stapczynski JS, Ma OJ, Cline DM, eds. Emergency Medicine: A Comprehensive Study Guide. 6th ed. New York, NY: McGraw-Hill; 2004:chap 200.

Kleinschmidt K, Schwarz E. Toxic inhalants. In: Vincent J-L, Abraham E, Moore FA, Kochanek PM, Fink MP, eds. Textbook of Critical Care. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 187.

Wax PM, Yarema M. Corrosives. In: Shannon MW, Borron SW, Burns MJ, eds. Haddad and Winchester's Clinical Management of Poisoning and Drug Overdose. 4th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2007:chap 98.

Wax PM, Young A. Caustics. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 153.

Actualizado 10/9/2015

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.