Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002345.htm

Injerto protésico

Un injerto protésico está hecho de un material de poliéster artificial (sintético). Se utiliza para reemplazar tejidos corporales naturales. La mayoría de los injertos tienen forma de tubo para reemplazar o reparar vasos sanguíneos. Un injerto se puede utilizar como un stent (endoprótesis vascular) para reparar una arteria, un vaso sanguíneo u otra estructura hueca en su cuerpo (como los conductos que transportan la orina) con el fin de mantenerla abierta.

El material más común para los injertos es el dacrón.

El injerto protésico causa muy pocas reacciones. No contiene químicos perjudiciales y es fácil de tolerar para nuestros cuerpos. Cuando se emplea en vasos sanguíneos, con el tiempo, nuestros cuerpos generan un nuevo revestimiento para el injerto. El recubrimiento es similar a los revestimientos normales de dichos vasos.

Las mejoras hechas a los injertos protésicos han reducido el riesgo de infección del injerto, pero de todos modos pueden presentarse infecciones.

Referencias

Kayssi A, Neville RF. Prosthetic grafts (heparin-bonded and spiral grafts). In: Sidawy AN, Perler BA, eds. Rutherford's Vascular and Endovascular Surgery. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 64.

Ultima revisión 9/16/2019

Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Clinical Associate Professor, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.