Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/002062.htm

Calcio y los huesos

El mineral calcio ayuda a sus músculos, nervios y células a funcionar normalmente.

Su cuerpo también necesita calcio (así como fósforo) para producir huesos saludables. Los huesos son el sitio principal de almacenamiento de calcio en su cuerpo.

Su cuerpo no puede producir calcio. Su cuerpo obtiene el calcio únicamente a través de los alimentos que consume o de los suplementos, si usted no consume suficiente calcio en su dieta o bien, si su cuerpo no absorbe suficiente calcio, los huesos se pueden debilitar o no crecer apropiadamente.

Su esqueleto (los huesos) es un órgano vivo. Los huesos están siendo remodelados constantemente, el hueso antiguo se absorbe y el nuevo se forma. Toma aproximadamente 10 años que todos los huesos de su cuerpo se renueven. Por esa razón es importante poner atención a la salud de los huesos en adultos y no solo en niños en crecimiento.

La densidad ósea se refiere a la cantidad de calcio y otros minerales presentes en una sección del hueso. La densidad ósea es más alta entre los 25 y los 35 años de edad. Esta disminuye a medida que usted envejece. Esto puede provocar huesos quebradizos y frágiles que se fracturan fácilmente, incluso sin caídas ni otras lesiones.

El sistema digestivo es generalmente deficiente absorbiendo el calcio. La mayoría de las personas absorben solamente del 15% al 20% del calcio de su dieta. La vitamina D es la hormona que ayuda a los intestinos a absorber el calcio.

Muchos adultos mayores tienen riesgos comunes que empeoran la salud de los huesos. El consumo de calcio en su dieta (leche, queso, yogur)  es bajo. Los niveles de vitamina D son bajos y la absorción de calcio por los intestinos es baja. En muchos adultos, las hormonas deben tomar algo de calcio de los huesos, cada día, para mantener normales los niveles de calcio en la sangre. Esto contribuye a la pérdida de masa osea.

Debido a esto, conforme se envejece, el cuerpo aún necesita calcio para mantener los huesos densos y fuertes. La mayoría de los expertos recomienda consumir al menos 1,200 miligramos de calcio y entre 800 y 1,000 unidades internacionales de vitamina D por día. Su proveedor de atención médica le puede recomendar un suplemento que le aporte el calcio y la vitamina D que necesita.

Algunas recomendaciones indican dosis mucho más altas de vitamina D, pero muchos expertos consideran que las dosis altas de vitamina D no son seguras para todas las personas. Además, las dosis muy altas de calcio en su dieta pueden causar problemas de salud, tales como estreñimiento, cálculos renales y daño renal. Si le preocupa la salud ósea, asegúrese de hablar con su proveedor sobre si los suplementos de calcio y vitamina D son una buena elección para usted.

Las personas que tienen enfermedades relacionadas con los intestinos (enfermedad del intestino irritable, cirugía de bypass gástrico) enfermedad de la glándula tiroides o toman ciertos medicamaentos pueden necesitar seguir diferentes recomendaciones relacionadas con los suplementos de calcio y vitamina D. Hable con su proveedor si no está seguro de la cantidad de calcio y vitamina D que debe tomar.

Siga una dieta que le proporcione la cantidad apropiada de calcio, vitamina D y proteína. Estos nutrientes no detendrán completamente la pérdida, pero ayudarán a garantizar que su cuerpo cuente con los materiales que necesita para fortificar los huesos. Mantenerse en forma y activo también puede proteger y fortalecer sus huesos. Evitar el tabaquismo también protege los huesos y los mantiene más fuertes.

Los alimentos ricos en calcio incluyen:

  • Leche
  • Queso
  • Helado
  • Hortalizas de hoja verde, como las espinacas y la col rizada
  • Salmón
  • Sardinas (con espinas)
  • Tofu
  • Yogur

Nombres alternativos

Fortalecimiento de los huesos y el calcio; Osteoporosis - el calcio y los huesos; Osteopenia - el calcio y los huesos; Adelgazamiento de los huesos - el calcio y los huesos; Baja densidad ósea - el calcio y los huesos

Imágenes

Referencias

Black DM, Rosen CJ. Clinical practice: postmenopausal osteoporosis. N Engl J Med. 2016;374(3):254-262. PMID: 26789873 pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26789873/.

Brown C. Vitamins, calcium, bone. In: Brown MJ, Sharma P, Mir FA, Bennett PN, eds. Clinical Pharmacology. 12th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2019:chap 39.

Cosman F, de Beur SJ, LeBoff MS, et al. Clinician's guide to prevention and treatment of osteoporosis. Osteoporos Int. 2014;25(10):2359-2381. PMID: pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25182228/.

Sakhaee K, Moe OW. Urolithiasis. In: Yu ASL, Chertow GM, Luyckx VA, Marsden PA, Skorecki K, Taal MW, eds. Brenner and Rector's The Kidney. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 38.

US Preventative Services Task Force, Grossman DC, Curry SJ, Owens DK, et al. Vitamin D, calcium, or combined supplementation for the primary prevention of fractures in community-dwelling adults: US Preventive Services Task Force Recommendation Statement. JAMA. 2018;319(15):1592-1599 PMID: 29677309 pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29677309/.

Ultima revisión 8/29/2020

Versión en inglés revisada por: Brent Wisse, MD, board certified in Metabolism/Endocrinology, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.