Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001569.htm

Sarampión

Es una enfermedad muy contagiosa (se propaga fácilmente) causada por un virus.

Causas

El sarampión se propaga por contacto con fluidos nasales, de la boca o la garganta de una persona infectada. El estornudo y la tos pueden lanzar fluidos (gotitas) contaminados al aire.

Si una persona tiene sarampión, el 90% de las personas que entran en contacto con esa persona contraerá sarampión, a menos que hayan sido vacunados.

Las personas que tuvieron sarampión o que han sido vacunadas contra el sarampión están protegidas de la enfermedad. Hasta el año 2000, el sarampión había sido eliminado en los Estados Unidos. Sin embargo, las personas no vacunadas que viajan a otros países donde el sarampión es común han traído la enfermedad de regreso a Estados Unidos. Esto ha llevado a los recientes brotes de sarampión en grupos de personas que no están vacunadas.

Algunos padres NO permiten que sus hijos sean vacunados. Esto es debido a temores infundados de que la vacuna triple vírica, que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola, puede causar autismo. Los padres y los cuidadores deben saber que:

  • Los grandes estudios realizados en miles de niños no han encontrado conexión entre esta o cualquier vacuna y el autismo.
  • Estudios realizados por las principales organizaciones de salud en los Estados Unidos, Gran Bretaña, y en otros lugares NO ENCONTRARON NINGUNA RELACIÓN entre la vacuna triple vírica y el autismo.
  • Se ha demostrado que el estudio que reportó originalmente un riesgo de autismo causado por esta vacuna es fraudulento.

Síntomas

Los síntomas generalmente comienzan de 8 a 12 días después de la exposición al virus. A esto se le denomina período de incubación.

La erupción cutánea a menudo es el síntoma principal. Esta erupción:

  • Aparece generalmente de 3 a 5 días después de los primeros signos de la enfermedad
  • Puede durar de 4 a 7 días
  • Por lo regular empieza en la cabeza y se extiende a otras zonas, desplazándose cuerpo abajo
  • Puede aparecer como zonas planas y decoloradas (máculas) o zonas sólidas, rojas y levantadas (pápulas) que después se juntan
  • Produce prurito o picazón

Otros síntomas pueden incluir:

Pruebas y exámenes

El proveedor de atención médica le hará un examen físico y le hará preguntas sobre los síntomas. En general, el diagnóstico se hace fácilmente a partir de la erupción cutánea y las manchas de Koplik.

Se pueden hacer exámenes de sangre si es necesario. 

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para el sarampión.

Lo síntomas se pueden aliviar con lo siguiente:

  • Paracetamol (Tylenol)
  • Reposo en cama
  • Vaporizaciones

Algunos niños pueden necesitar suplementos de vitamina A, que reduce el riesgo de muerte y complicaciones en los niños que NO reciben suficiente cantidad de dicha vitamina.

Expectativas (pronóstico)

Aquellas personas que NO presentan complicaciones, como la neumonía, tienen un buen pronóstico.

Posibles complicaciones

Las complicaciones de la infección del sarampión pueden incluir:

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si usted o su hijo tienen síntomas de sarampión.

Prevención

Vacunarse es una forma muy efectiva de prevenir el sarampión. Las personas que no reciben la vacuna o que no tienen sus vacunas completasl están en alto riesgo de contraer la enfermedad.

Tomar inmunoglobulina sérica dentro de los 6 días posteriores a la exposición al virus puede reducir el riesgo de desarrollar el sarampión o hacer que la enfermedad sea menos intensa.

Referencias

Gershon AA. Measles virus (rubeola). In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett's Principles and Practice of Infectious Diseases, Updated Edition. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2015:chap 162.

Mason WH. Measles. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 246.

Ultima revisión 8/31/2016

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

Temas de salud relacionados