Dirección de esta página: //medlineplus.gov/spanish/ency/article/001530.htm

Aflicción

Es una reacción a una pérdida de alguien o algo importante. Con mucha frecuencia es una emoción infeliz y dolorosa.

Causas

La aflicción se puede desencadenar por la muerte de un ser querido. Las personas también pueden experimentar aflicción si tienen una enfermedad incurable o una enfermedad crónica que afecta su calidad de vida. Asimismo, la terminación de una relación significativa también puede ocasionar un proceso de aflicción.

Todas las personas experimentan la aflicción a su manera. Sin embargo, hay etapas comunes para el proceso del duelo. Este comienza con el reconocimiento de la pérdida y continúa hasta que la persona finalmente la acepta.

Las respuestas de las personas a la aflicción serán diferentes, según las circunstancias de la muerte. Por ejemplo, si la persona que murió sufría una enfermedad crónica, se puede haber esperado que se presentara la muerte. El fin del sufrimiento de la persona podría incluso haber llegado como un alivio. Si la muerte fue accidental o violenta, llegar a un estado de aceptación podría tardar más tiempo.

Síntomas

Una forma de describir la aflicción es en cinco etapas. Es posible que estas reacciones no se presenten en un orden específico y pueden ocurrir juntas. No todas las personas experimentan todas estas emociones:

  • Negación, incredulidad, aturdimiento
  • Ira, culpar a otros
  • Hacer promesas (por ejemplo, "si me curo de este cáncer, nunca volveré a fumar")
  • Estado de ánimo depresivo, tristeza y llanto
  • Aceptación, hacer acuerdos

Las personas que sufren aflicción pueden tener episodios de llanto, dificultad para dormir y falta de productividad en el trabajo.

Pruebas y exámenes

Su proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de los síntomas, incluidos el sueño y el apetito. Los síntomas que duran algún tiempo pueden llevar a depresión clínica.

Tratamiento

La familia y los amigos pueden ofrecer apoyo emocional durante un proceso de aflicción. Algunas veces, los factores externos pueden afectar el proceso de aflicción normal y las personas podrían necesitar ayuda de:

  • Religiosos
  • Especialistas en salud mental
  • Trabajadores sociales
  • Grupos de apoyo

La fase aguda de la aflicción generalmente dura hasta 2 meses. Algunos síntomas más leves pueden durar un año o más. La asesoría psicológica le puede ayudar a una persona que sea incapaz de enfrentar la pérdida (reacción de aflicción por ausencia) o que sufra de depresión con aflicción.

Grupos de apoyo

Unirse a un grupo de apoyo donde los miembros comparten experiencias y problemas en común le ayuda a aliviar el estrés de la aflicción especialmente si usted sufre la pérdida de un hijo o cónyuge.

Expectativas (pronóstico)

Se puede requerir un año o más para superar los sentimientos fuertes de aflicción y aceptar la pérdida.

Posibles complicaciones

Las complicaciones que pueden resultar de una aflicción en curso incluyen:

  • Uso de drogas o alcohol
  • Depresión

Cuándo contactar a un profesional médico

Consulte con su proveedor si:

  • Es incapaz de manejar la aflicción
  • Está consumiendo cantidades excesivas de drogas o alcohol
  • Se deprime mucho
  • Presenta una depresión prolongada que interfiere con su vida diaria
  • Tiene pensamientos suicidas

Prevención

La aflicción no se debe prevenir dado que es una respuesta saludable a una pérdida. En lugar de esto, se debe respetar. Aquellas personas que estén afligidas deben tener apoyo que las ayude a lo largo del proceso.

Nombres alternativos

Luto; Congoja; Duelo

Referencias

American Psychiatric Association. Trauma- and stressor-related disorders. In: American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. 5th ed. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing. 2013:265-290.

Powell AD. Grief, bereavement, and adjustment disorders. In: Stern TA, Fava M, Wilens TE, Rosenbaum JF, eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 38.

Ultima revisión 3/26/2018

Versión en inglés revisada por: Fred K. Berger, MD, addiction and forensic psychiatrist, Scripps Memorial Hospital, La Jolla, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.